El desastre militar. Por: Nitu Pérez Osuna.

El desastre militar

NITU PÉREZ OSUNA

Miércoles 5 de febrero de 2014

El 28 de diciembre de 2012 durante la salutación de fin de año a las guarniciones militares, Maduro como vicepresidente, leyó un mensaje enviado por Chávez a los verde oliva: “En el país hay una revolución militar en marcha, que debe ser permanente, no puede detenerse”.Pero si no la detenemos -la revolución militar- nos moriremos de hambre, enfermedades y/o a tiros. Me explico.

La semana pasada se descubrieron en el puerto de La Guaira “32 contenedores con medicamentos y equipos médicos en estado de abandono desde hace meses o hasta un año”, y el ministro de Salud, Francisco Armada, detalló que los mismos “estaban vencidos y que algunos eran falsos equipos médicos o no estaban en condiciones adecuadas para su uso”.

Es decir, amigo lector, los puertos y aeropuertos que están administrados y custodiados por militares venezolanos bajo las órdenes de militares cubanos, dejan perder las medicinas que tanto necesitamos, en las almacenadoras y …ni siquiera saben quiénes los importan.

Pero esto no es todo, la agencia oficial de noticias dice esta perla con respecto a la mercancía de los contenedores: “Aseguraron que los contenidos fueron importados con divisas a precio preferencial para traer al país medicamentos o equipos médicos, pero que en su interior contenían otros bienes, como lavadoras o insumos vencidos”. ¡Qué desastre!

¿Cómo es que el G2 cubano, la DIM, Cicpc, BAE, Sebin y otros grupos de la misma naturaleza, que son una maravilla para vigilar, perseguir, amedrentar y golpear a la oposición, no saben quienes son los CADIVISTAS que se robaron los cobres de la salud del país?

El militar, García Plaza, encargado del transporte aéreo y acuático y también jefe del órgano superior de la economía, denunció el 1 de febrero, el presunto abandono legal en el puerto de Puerto Cabello de 130 contenedores de alimentos contentivos de arvejas y arroz entre otros productos. El 2F la cifra subió a 5 mil contenedores presuntamente con comida perdida, podrida o no apta para el consumo…¡5 mil!¡5 mi! ¡5mil! ¿Otros CADIVISTAS más y no hay ni un solo preso? ¿Tampoco saben quienes son estos choros importadores? ¿No es el régimen quien otorga los dólares americanos y los permisos de importación? ¿No es el régimen quien nacionaliza la mercancía? … Y el pueblo haciendo cola para comprar lo que no hay y de paso nos señalan de acaparadores.

Mientras tanto el Patria Segura sigue en las tinieblas, para muestra… Ocumare del Tuy, donde la banda “los orejones”, en número de 30, rodearon a la población a punta de armas de alta potencia y sitiaron a los cuerpos de seguridad de la zona en respuesta a la muerte de 3 de sus integrantes.

En un trabajo de Rafael Arias en este diario, se revela como “los orejones” utilizan las redes sociales para enviar mensajes. En los mismos afirman “estar decididos a enfrentar la guerra contra los cuerpos de seguridad”. Llama la atención el que afirmen que el gobierno los traicionó”, que fue “violado el acuerdo de paz”. ¿Qué es esto? ¿De qué acuerdo hablan? ¿Patria Segura?

Amigo lector, saque usted su conclusión.

pereznitu

REMISIÓN:
De: rafaelrodriguez34 <rafaelrodriguez34>
Fecha: 6 de febrero de 2014, 12:40
Asunto: El desastre militar – Opinión

IMAGEN: Cortesía de EL IMPULSO

Anuncios

Acerca de Sammy Landaeta Millán

Coronel de la Fuerza Aerea Venezolana, en Situación de Retiro, según resolución N°7446 de fecha 27 de julio de 2000 (Propia solicitud). Licenciado en Ciencias y Artes Militares (Opción Aeronáutica). Especialista en Administración de los Recursos de la Aviación. Maestria en el Empleo del Poder Aéreo. Diplomado Estado Mayor Conjunto N°14. Diplomado Curso Especial de Seguridad y Defensa para Ejecutivos. Piloto Aviador Militar. Piloto de Helicópteros Militares. Piloto de Helicóptero Comercial. Especialista en Busqueda y Salvamento. Edita desde la Gran Caracas. VENEZUELA, el blog LA PROTESTA MILITAR http://laprotestamilitar.blogspot.com
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.