“Es el petróleo, imbécil” Por: Eddie A. Ramírez S. OPINIÓN

“Es el petróleo, imbécil”

Eddie A. Ramírez S.

El título de este artículo lo tomo del libro “Usurpación Constituyente (1999,2017), de Allan R. Brewer-Carías, de lectura obligatoria para quienes deseen conocer parte de los orígenes de nuestros males. El destacado jurista sostiene que “El mal manejo del petróleo, después de hacer depender absolutamente todo el país del mismo, será en definitiva, por la hambruna, lo que ocasionará el desenlace. Y eso será lo que producirá más temprano que tarde el colapso del régimen”.

El conocido profesor afirma que “tenemos un gobierno asambleario y tumultuario, que actúa sin Constitución, conducido por un reducido grupo de asaltantes del poder, sin control alguno, configurándose como el reino de la arbitrariedad”.

¿Cómo llegamos a esta situación? Pensamos que quizá el sistema bipartidista se terminó de desprestigiar a finales de los ochenta, bajo la presidencia de Lusinchi. Según Brewer, el detonante de esta situación ocurrió en 1993, cuando Acción Democrática defenestró a Carlos Andrés Pérez y Rafael Caldera descuartizó a Copei. La Asamblea Constituyente de 1999 “sirvió de vehículo para permitir el asalto al poder por parte de la logia militar que había dado el fracasado golpe de Estado de 1992, cuyos miembros se apoderaron de todas las instancias del poder para implantar un modelo de Estado totalitario y cleptocrático”. La Asamblea Constituyente del 2017 “terminó de destruir los últimos vestigios que podían aún existir del nunca estructurado Estado democrático ….quizá con el objeto de estructurar otro Estado siguiendo el modelo arcaico soviético y cubano”.

Para Brewer-Carías, el régimen está en estado de “apoptosis”, es decir que se está autodestruyendo, tal y como hace un organismo multicelular para desprenderse de células dañadas. Al respecto señala seis factores: 1-. El aislamiento internacional del régimen. 2-El fracaso de querer implantar una doctrina bolivariana. 3- La destrucción masiva de la institucionalidad democrática. 4- Las violaciones a los derechos humanos. 5- El fracaso económico y social de la gestión de gobierno y 6- El fracaso en el desarrollo de la industria petrolera.

En este artículo nos referiremos al último punto. Nadie debe dudar de la destrucción de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y sus filiales. En los primeros años del totalitarismo esta empresa siguió funcionando por la inercia natural de una actividad que fue bien manejada desde sus inicios. Poco a poco fueron surgiendo los resultados del despido masivo de casi 23.000 trabajadores, los cuales tenían un promedio de quince años de experiencia. Por el deseo de poner a la empresa al servicio del partido de gobierno, fueron despedidos el 67% de la nómina ejecutiva, 67% de la mayor, 29% de la menor y 27% de la nómina diaria, perdiéndose una inversión de 21 millones de horas-hombre de adiestramiento, con un costo de unos dos mil doscientos millones de dólares. A esto hay

que sumar que los nuevos directores y gerentes fueron designados por su afinidad política al gobierno, quienes descuidaron el mantenimiento, no realizaron las inversiones para sostener y aumentar la producción, y eliminaron el centro de adiestramiento . Por si fuera poco, la corrupción se adueñó de la empresa.

Las cifras que suministra Venezuela a la OPEP y las que esta estima evidencian la caída de la producción. Las reseñas de la prensa ponen de relieve los accidentes en las refinerías y las paradas no programadas de las mismas. Así mismo, es relevante las renuncias masivas de trabajadores por falta de seguridad en el trabajo y deplorables condiciones socioeconómicas.

Ya los mismos rojos denuncian el deterioro de la empresa y la corrupción. El expresidente Rafael Ramírez semanalmente señala que las directivas que le sucedieron manejaron muy mal la empresa. Por su parte la espernible ministra Iris Varela lo acusa de “volver mierda “ a la empresa. El expresidente Del Pino reconoció que “descuidamos el mantenimiento para favorecer los programas sociales”. El embustero Maduro dice que “desde el inicio de este año la producción aumentó en 250.000 barriles por día, cifra que dista de lo que informó el ministerio de Energía y Petróleo a la OPEP y lo que esta estima. Para completar el panorama, el usurpador Tarek Saab ha imputado por corrupción a unos 70 gerentes, inclusive a dos expresidentes de Pdvsa. A Rafael Ramírez, con el cual no tengo relación familiar como declaró la posesa Iris, lo tienen en caldo de ñame.

Coincidimos con Brewer-Carías en que el fin del régimen está cerca y en la vital importancia del petróleo en la economía venezolana. Quizá no será posible recuperar a Pdvsa y, en el mejor de los casos, quedará reducida a su mínima expresión. Sin embargo, la industria de los hidrocarburos tendrá que volver a florecer. La tecnología y la inversión se podrán conseguir sin mayores dificultades, pero el recurso humano será limitante. Desde luego el Estado tendrá que disminuir su participación debido a que los rojos lo tienen en la carraplana.

Como (había) en botica: Más grave que el deterioro de la industria petrolera es la situación de nuestras universidades por la falta de recursos económicos y porque se están quedando sin profesores. También preocupa la cantidad de médicos que están emigrando. Padrino López tolera el maltrato a sus compañeros de armas, entre ellos a los generales Vivas y Baduel ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez 20/02/18 Noticiero Digital, Runrunes y Digaloahi digital

Anuncios
Publicado en Eddie A. Ramírez S. | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Militares víctimas del genocidio de Nicolás Maduro. Por: Cnel. (Ej.) Rubén Dario Bustillos Rávago @rdbustillos OPINIÓN.

Militares víctimas del genocidio de Nicolás Maduro

Por: Cnel. (Ej.) Rubén Dario Bustillos Rávago

Naves de guerras europeas comienzan a patrullar las aguas internacionales caribeñas frente a las costas venezolanas; Colombia moviliza sus tropas y blindados a su frontera con nuestro país; Brasil y Guyana hacen lo propio en sus líneas fronterizas, formalizando una fase más hacia la inminencia de una “intervención internacional humanitaria”. El hambre y la miseria junto a reportes de muerte de cientos de niños, mujeres y ancianos, tornan la situación en visos de catástrofe humanitaria.

Nadie escapa al genocidio de Nicolás Maduro y los militares no somos la excepción. Quede en estado de shock, cuando escuche el testimonio de mi compañero, Tcnel. (Av.) Edgard Francisco Núñez Montero y otros Oficiales que lo confirmaron, sobre los hechos ocurridos en el Circulo Militar de Maracay de las barracas, en donde mas de 300 oficiales, obligados por el hambre, irrumpieron estrepitosamente, peleándose por una caja de comida de las contenidas en las cajas denominadas CLAP, que supuestamente les entregarían en la mencionada entidad militar, previo pago de las mismas en el IPSFA. Nunca, se habían reportado incidentes de esa magnitud.

Es evidente que la FANB comandada por el ministro de la Defensa, General en Jefe (Ej.) Vladimir Padrino López, para quien el dictador Nicolás Maduro creó la Gran Misión Abastecimiento Soberano (GMAS), para coordinar todo el sistema alimentario del país es responsable de la hambruna originada en Venezuela. Pues, aun cuando manifestaron que la creación del GMAS era para consolidar el control del sistema alimentario nacional como estrategia y política de Estado, la militarización de dicho sistema no es más que otro aparato de corrupción, similar al existente en Cuba, en donde los militares controlan todos los negocios de monedas duras, con el yerno de Raúl Castro, coronel Luis Alberto Rodríguez Calleja, como director del Grupo de Administración de Empresas (GAESA).

La desintegración de las FANB, es evidente. Las gráficas de las formaciones de tropas y cadetes así lo confirman. Jóvenes famélicos, que caben en sus uniformes, se desvanecen antes sus superiores quienes, frente a la evidencia, se encuentran impedidos de ocultar la verdad. Los integrantes de la FANB son víctimas inocentes de la corrupción de sus superiores.

Miles de soldados profesionales y oficiales de los cuatro componentes solicitan ser dados de baja, por no poder alimentarse apropiadamente y mucho menos, con lo que ganan, poder alimentar a sus familiares.

Sin olvidarnos de los colegas que se encuentran sufriendo en las mazmorras de la opresión y aquellos que sufren por no encontrar medicinas para curar sus dolencias, reafirmamos que los militares también somos victimas de la dictadura de Nicolás Maduro y sus cómplices genocidas.

Mientras, el suelo patrio continúe siendo mancillado por la planta insidiosa del enemigo extranjero, nosotros continuamos insistiendo en que, los colegas activos, responsables de la guardia y custodia de las armas de la república, las utilicen en cumplimiento de sus obligaciones constitucionales para desalojarlos del poder.

rdbustillos, @rdbustillos.

Caracas, 21 de febrero de 2018

REMISIÓN:
De: Ruben Bustillos
Fecha: 18 de febrero de 2018, 22:44
Asunto: Militares victimas del genocidio de Nicolas Maduro.

Apreciados amigos:Por aquello de la informacion “oportuna y veraz”, me permito adelantar la publicacion de mi articulo semanal, correspondiente al miercoles 21/022018.Cordiales saludos.

Ruben Dario

Militares víctimas del genocidio de Nicolás Maduro.docx

Publicado en Rubén Bustillos Rávago | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

El reto de la oposición democrática. Por: Fernando Ochoa Antich @FOchoaAntich OPINIÓN.

El reto de la oposición democrática

Fernando Ochoa Antich.

Venezuela se encuentra en una grave encrucijada. La tragedia que enfrenta nuestro pueblo, pobreza, hambre, muerte y diáspora, es de exclusiva responsabilidad de Nicolás Maduro y de su gobierno. Eso hay que saberlo. Los venezolanos no deben dejarse engañar por la propaganda oficial. Las causas de la destrucción nacional no provienen de las acciones de los norteamericanos, ni de la derecha venezolana, ni de la Mesa de la Unidad Democrática, ni del Grupo de Lima, ni de la OEA, ni de la Unión Europea, ni de nadie. Esas causas provienen de la ceguera ideológica y la ambición de riqueza de una camarilla que ha usufructuado los dineros públicos y comprometido el destino nacional. En el año 2013 ya se percibía una segura y significativa caída del precio del petróleo. Nicolás Maduro, en lugar de rectificar la equivocada orientación económica diseñada y conducida por Hugo Chávez, se dedicó a profundizar la ineficiencia y el despilfarro, conduciéndonos a la hiperinflación, a la caída de la producción petrolera y a una permanente y criminal represión.

Ante este estado de cosas, la oposición democrática debe afrontar un reto muy complejo y exigente. Se trata de unificar a más del 80 % de nuestro pueblo, que rechaza firmemente la gestión del régimen, en un solo movimiento de opinión capaz de enfrentar, en cualquier circunstancia, a Nicolás Maduro hasta lograr que abandone el poder. Digo complejo y exigente porque así lo es. No será fácil unificar para la acción a tan amplio sector de la población formado por diferentes grupos sociales, con distintas ideologías y hasta con intereses contrapuestos. Lograrlo exige, en poco tiempo, convencer a los venezolanos de que es posible derrotar a Nicolás Maduro, en cualquier circunstancia, si se logra un liderazgo firme y capaz, acompañado de una eficiente estrategia. El primer problema a resolver es la escogencia de un líder con suficiente credibilidad y las cualidades necesarias que le permitan entusiasmar a los votantes. Justamente, evitar que la oposición pudiera escoger un candidato de unidad en elecciones primarias, fue una de las razones que tuvo el régimen para establecer las elecciones presidenciales en el mes de abril.

Al no existir el suficiente tiempo para realizar esas elecciones primarias, se requerirá de un consenso entre la dirigencia política opositora para lograr un candidato de unidad nacional. Américo Martín sugería, en un programa de televisión, que la forma de escogencia debería ser mediante un acuerdo entre los dirigentes fundamentales de los partidos políticos de oposición, habiendo aceptado previamente que ninguno de ellos podría ser el escogido, pero con la certeza de que los representaría a todos. En verdad, es muy difícil lograr un consenso para designar a un candidato único. Claro está, que todos los posibles aspirantes conocen perfectamente bien que de no haber el consenso sobre esa figura y existir dos o más candidatos ocurriría la segura derrota de la oposición y la consolidación de la dictadura madurista. La gravedad de la crisis exige de una trascendente reflexión. Se requiere dejar a un lado las ambiciones personales para escoger a un candidato de unidad que pueda garantizarle a nuestro pueblo la salida del poder de Nicolás Maduro. Ese gesto de los líderes políticos tendría un amplio reconocimiento en nuestra historia.

Más complejo aún es la respuesta a la convocatoria del régimen madurista a una elección presidencial carente totalmente de legalidad y legitimidad, con un amplio rechazo tanto nacional como internacional. Ante esta situación, la oposición democrática sólo tiene dos opciones: participar o no hacerlo. Una verdad de Perogrullo, pero una gran verdad. Analicemos los argumentos favorables y las críticas a cada una de esas opciones. Empecemos con el abstencionismo. Después del fracaso de las negociaciones de Santo Domingo, provocado por Nicolás Maduro, lo lógico es no participar en dichas elecciones, ya que el régimen, al negarse a respetar las debidas condiciones de transparencia electoral, lo impide. Esa falta de condiciones, están representadas entre otras, por un CNE, ilegítimo e ilegal, totalmente parcializado a favor del régimen; cientos de presos políticos; miles de exiliados; millones de venezolanos en el exterior sin derecho a votar; partidos y dirigentes de oposición inhabilitados etc. Además, participar en esas elecciones sería visto como un reconocimiento a la írrita ANC, con el consecuente debilitamiento del apoyo internacional.

Naturalmente, hay sectores que rechazan la posición abstencionista. Sus argumentos son: políticamente no es conveniente dejar de votar, ya que se regalan las elecciones sin lograr realmente nada importante en contra de la dictadura madurista, cuando el 80 % de los venezolanos rechaza el régimen, existiendo una elevada posibilidad de que haya una asistencia masiva de votantes favorables a la oposición. Al no asistir a la elección se ratifica la posición del régimen que mantiene que la oposición rechaza las elecciones y busca desestabilizar el gobierno de Maduro a través de la violencia y el intervencionismo extranjero. Igualmente, se está facilitando el objetivo fundamental del madurismo que busca evitar que la oposición asista a la elección para que de esa manera no sea necesario perpetrar un fraude electoral, ya que Nicolás Maduro obtendría el triunfo por inasistencia de la oposición. Dejar de votar lo único que realmente logra es darle una mayor legitimidad al régimen madurista.

De esta diatriba toma fuerza la opción participativa, al sostener que no participar contribuye a legitimar a Nicolás Maduro y a favorecer su estrategia para realizar una elección caracterizada, como siempre, por un inaceptable ventajismo, convencido como está que las contradicciones, entre las opciones abstencionista y participativa, permitirán obtener un triunfo arrollador. Nicolás Maduro no desea que haya elecciones competitivas. Conoce el creciente rechazo a su figura política y a su pésimo gobierno. Muy lejos está el tiempo en que Hugo Chávez se jactaba en hacer elecciones. Nicolás Maduro sólo ha ganado elecciones mediante el abuso de poder y la subordinación del TSJ y del CNE. Fernando Mires sostiene en un excelente artículo titulado “Las opciones de la oposición venezolana” que “convocar a las elecciones no es un regalo a la oposición, pero si una concesión a la opinión pública internacional. Lo que en fin necesita la dictadura, no es impedir las elecciones, sino devaluarlas”.

Naturalmente el sector abstencionista de la oposición critica con severidad a la posición participativa. Mantiene que aceptar ir a las elecciones conduce a reconocer la legitimidad de la Asamblea Nacional Constituyente. La respuesta es firme y racional: ese argumento no es real, ya que siempre la ANC será inconstitucional como también lo será un gobierno de Maduro que surja de unas elecciones fraudulentas si la oposición presenta las pruebas necesarias. El problema no es jurídico sino político. Por su parte, el sector abstencionista argumenta que: asistir a votar compromete el respaldo internacional de la oposición, ya que el Grupo de Lima, los Estados Unidos y Europa han considerado que la convocatoria apresurada a las elecciones presidenciales es una acción ilegítima. El grupo participativo responde que ese cuestionamiento internacional sólo tiene fuerza suficiente para comprometer la legitimidad de origen de Nicolás Maduro si ocurre un verdadero fraude electoral.

Pertenezco al sector participativo de la oposición. Fundamentalmente creo, que una elección que se realice en las condiciones que sea es una gran oportunidad para fortalecer a la oposición, denunciar el fraude y abrir, con posibilidades de éxito, una crisis política. Mi segundo argumento se basa en la certeza de que las otras formas de acción para derrotar la dictadura, las cuales se comentan en la opinión pública, tienen complejidades indiscutibles: la protesta popular, el golpe militar y la intervención extranjera. Las protestas pacíficas sólo logran un cambio político cuando son masivas y se mantienen en el tiempo. Las violentas son reprimidas y controladas por las dictaduras. El golpe militar y la intervención extranjera los analizaré en mis próximos artículos. Sin embargo pienso, que es imperativo respaldar, cualquier decisión que tome la dirigencia política sobre una de las dos opciones, de manera unánime y masiva por los venezolanos. Al mismo tiempo, esa decisión deberá ser acompañada por una vigorosa campaña, nacional e internacional, bajo la conducción de ese candidato nacional para denunciar todas las irregularidades cometidas por el régimen durante el proceso electoral.

El tiempo apremia, por ello se requiere acudir a la conciencia y al sentido de responsabilidad de la dirigencia política y de todos los venezolanos para tomar las más sabias decisiones que conduzcan a la derrota del régimen. Sería criminal permitir la permanencia de Nicolás Maduro en el poder. Su absurda e inaceptable conducta, así como sus inconvenientes declaraciones, muestran la urgente necesidad del cambio político.

Caracas, 18 de de febrero de 2018.

fochoaantich.

REMISIÓN: Estimados amigos:
Les remito anexo mi artículo de opinión de mañana domingo. Decidir, si se debe ir o no ir a las elecciones es, justamente, el reto de la oposición democrática. Ojalá, tengan el genio político de hacerlo con acierto. Abrazos, Fernando.
Fecha: 17 de febrero de 2018, 20:56
Asunto: El reto de la oposición democrática

20180218. El reto de la oposición democrática.docx

Publicado en Fernando Ochoa Antich | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Una débil e irresponsable política exterior (II) Por: Fernando Ochoa Antich @FOchoaAntich

Estimados amigos:

Les remito anexo mi artículo de opinión del pasado domingo. Cordialmente, Fernando Ochoa Antich.

Una débil e irresponsable política exterior

II

En mi anterior artículo dejé en claro que el riesgo que actualmente enfrenta Venezuela, ante la decisión del Secretario General de las Naciones Unidas, de enviar la disputa entre Guyana y Venezuela a la Corte Internacional de Justicia, es consecuencia de la débil e irresponsable política exterior de los gobiernos de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro. Ellos, en lugar de haber defendido, de manera intransigente, los intereses vitales de Venezuela prefirieron manipular nuestra política exterior en beneficio de su atrasada ideología e intereses políticos personales. Esta realidad, es lo único que puede explicar su hostilidad hacia los Estados Unidos, Canadá, Europa, y los países democráticos de América Latina, así como su absurda alianza con Rusia, China, Irán, Siria, Cuba, Nicaragua y Bolivia. Esta inconveniente conducta en materia internacional ha puesto en riesgo las siempre difíciles relaciones con Colombia.

Apenas Hugo Chávez tomó posesión de la presidencia de la República mostró un marcado interés por intervenir en el conflicto interno de Colombia. De manera imprudente declaró que “la guerrilla colombiana tiene bajo su control una parte de Colombia. Venezuela es neutral en el conflicto colombiano. No somos enemigo del gobierno de Colombia ni tampoco de la guerrilla”. Posteriormente, en febrero de 2008, declaró que “Venezuela limita al oeste, al suroeste, al noroeste, no con el Estado colombiano sino con la fuerzas insurgentes de Colombia, que tienen otro Estado, que tienen leyes propias, que las aplican y las hacen cumplir, es una realidad que no se puede seguir desconociendo”, ignorando que en los conflictos armados no internacionales es imposible plantear la neutralidad de otro Estado debido a que el derecho internacional establece que el único interlocutor legítimo entre los Estados son sus pares. Esa insensata agresividad trajo como consecuencia la pérdida del esfuerzo, realizado, después de la crisis de la Corbeta “Caldas”, para institucionalizar las relaciones colombo venezolanas.

En estos últimos dieciocho años coincidieron con los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro las presidencias de Andrés Pastrana, Álvaro Uribe, y Juan Manuel Santos. El gobierno de Andrés Pastrana estuvo signado por un importante esfuerzo de paz que terminó sin resultados. Las relaciones entre los dos gobiernos fueron relativamente normales. Al alcanzar la presidencia Álvaro Uribe e iniciar su ofensiva contra las FARC y el ELN, empezaron a surgir delicados enfrentamientos personales entre los presidentes Uribe y Chávez, caracterizados por serias crisis diplomáticas que condujeron a la paralización de las comisiones de vecindad, y en varias ocasiones, al llamado a consulta de los respectivos embajadores. Al tomar posesión Juan Manuel Santos se observó una mejoría en las relaciones diplomáticas entre los dos países, pero al alcanzar la presidencia Nicolás Maduro, esas relaciones entraron en un proceso de deterioro que se han mantenido hasta el presente.

Sin embargo, a pesar de las tensiones existentes se produjo, durante el año 2009, un sorprendente acercamiento entre ambos gobiernos que buscaba resolver el problema de la delimitación de las áreas marinas y submarinas en el Golfo de Venezuela. Hugo Chávez cometió una grave imprudencia al designar al embajador en Bogotá, doctor Pabel Rondón, presidente de la Comisión Negociadora, para la solución del diferendo limítrofe. Al llegar a Bogotá, empezó a ser atraído por el doctor Pedro Gómez Borrero, presidente de la comisión colombiana, hasta convencerlo de presentar al presidente Chávez un proyecto de acuerdo de delimitación a espaldas de los otros miembros de la comisión. Dicho proyecto le agradó de tal manera a Hugo Chávez que, en presencia de Álvaro Uribe, se atrevió a decir: “desde mis tiempos de militar tuve un criterio alejado de posiciones extremistas. Una guerra entre nosotros sería lo último que podría ocurrir. La delimitación en el Golfo de Venezuela hay que solucionarla, como tiene que resolverse un problema entre hermanos”

Ese posible y peligroso acuerdo no tomó suficiente fuerza por la patriótica posición asumida por el doctor Francisco Nieves Croes, miembro de la comisión negociadora. Al conocer Hugo Chávez que ese proyecto se había filtrado a la opinión pública decidió dejarlo a un lado. El proyecto de acuerdo Pabel-Gómez violaba el principio de la Globalidad al encontrarle exclusiva solución a la delimitación de las Áreas Marinas y Submarinas en el Golfo de Venezuela y no a todos los demás problemas por resolver, tales como el señalamiento geodésico de los límites terrestres; no mantenía la prolongación de la frontera terrestre como línea divisoria al terminar dicha línea en Punta Cocuy en la Península de Paria y ceder espacios marinos de Venezuela, actualmente patrullados por nuestra Armada. Es difícil de entender las razones que tuvo Hugo Chávez para aceptar inicialmente dicho acuerdo, pero el riesgo de la firma existió.

Nuestra política exterior siempre tuvo como objetivo fundamental guardar los necesarios y convenientes equilibrios geopolíticos, tanto regionales como mundiales. En el caso de Colombia se preservaba la neutralidad de los Estados Unidos, al equiparar la mayor cercanía del gobierno colombiano a las políticas norteamericanas con nuestra garantía de ser seguros proveedores de petróleo a Occidente, si ocurría alguna interrupción en el suministro de crudo por conflictos en el Medio Oriente. Lográbamos limitar alguna reacción árabe en la OPEP, siendo solidarios con su política de precios, pero manteníamos, al mismo tiempo, una política respetuosa con la existencia de Israel. En el caso de Brasil teóricamente no había problemas territoriales pendientes, pero la reclamación de Venezuela por el Esequibo creaba importantes tensiones diplomáticas. Ese equilibrio con Brasil se lograba mediante el fortalecimiento del Grupo de los Tres (México, Colombia y Venezuela), la cercanía con los Estados Unidos y los países de habla hispana.

Los cuadros de la Fuerza Armada Nacional deberían reflexionar sobre los riesgos que enfrenta Venezuela de continuar aplicando la absurda geopolítica madurista. Los resultados están a la vista. Lo único que ha logrado su gobierno es aislar internacionalmente a Venezuela y comprometer nuestra soberanía nacional. El diseño de una política exterior exige de gran frialdad y pragmatismo en el análisis. El Alto Mando Militar tiene la obligación de estudiar con gran criterio, prudencia e inteligencia, el riesgo que significa la declaración del secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, para nuestra soberanía. Las respuestas altisonantes de Nicolás Maduro y de Vladimir Padrino lo único que hacen es incrementar ese riesgo. La mejor contribución que podría aportar la Fuerza Armada Nacional consistiría en influir, con lealtad y firmeza, para que se convoquen unas elecciones realmente democráticas y transparentes que permitan expresar libremente a los venezolanos su decisión soberana para la superación de la grave crisis nacional e internacional. Esa es la respuesta que espera de ustedes nuestro pueblo. Reflexionen, en sus manos está el destino de Venezuela.

Caracas, 11 de febrero de 2018.

fochoaantich.

20180211. Una débil e irresponsable política exterior.docx

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Militares, magistrados y rectoras en la picota. Por: Eddie A. Ramírez S.

Militares, magistrados y rectoras en la picota

Eddie A. Ramírez S.

El régimen está en sus estertores. Sus violaciones a la Constitución y en especial a los derechos humanos han tenido como consecuencia la condena por parte de los gobiernos democráticos. En Santo Domingo, Maduro y sus espernibles negociadores pusieron la guinda a la torta al negar la posibilidad de permitir elecciones transparentes, además de no aceptar las atribuciones constitucionales de la Asamblea Nacional, insistir en una Asamblea constituyente espuria, continuar con inhabilitaciones ilegales a dirigentes de la oposición y mantener presos políticos ¿Quiénes del régimen están en la picota pública, o sea en una situación de descrédito, y deberán responder ante la historia y ante los tribunales?

Este es un régimen militarista. La Fuerza Armada no solo ha reiterado su apoyo al régimen, sino que cientos de oficiales ocupan importantes cargos en la administración pública. Los magistrados del Tribunal Supremo de Elecciones han avalado todas las violaciones a la Constitución, perseguido a los opositores y protegido a los corruptos. Las cuatro rectoras del Consejo Nacional Electoral han sido sumisas a las peticiones de Miraflores, propiciando trampas y ventajismo electoral para favorecer al PSUV. ¿Cuál es el grado de responsabilidad de esos actores?

La Fuerza Armada es una organización piramidal, donde se aplica el principio de “superior que manda y subalterno que obedece”. Hoy ningún soldado debe obedecer órdenes ilegales. Así es que cualquiera que haya incurrido en un delito puede y debe ser juzgado. Un punto que puede parecer gris es el de aquellos que no han violado la Constitución, pero que no se han opuesto o manifestado su inconformidad ante dichas violaciones. Se podría alegar que quienes están en la picota son solo los integrantes del Alto Mando. Esto es es parcialmente cierto. Teóricamente no debería responsabilizarse a un teniente, a un mayor, a un coronel o incluso a un general por situaciones que están fuera de su control. Sin embargo, el Artículo 333 de la Constitución obliga a cualquier ciudadano a colaborar en la restitución de la Constitución.

En las actuales circunstancias no se trata de que la Fuerza Armada derroque un presidente o lo obligue a cambiar de rumbo porque está haciendo un mal gobierno, lo cual no se justificaría, ya que los militares no deben ser quienes decidan cuándo remendar el capote. Eso le corresponde a los Poderes del Estado. Lamentablemente, en el presente caso no sólo tenemos un pésimo gobierno, sino que el mismo no respeta la Constitución y tiene secuestrados los Poderes establecidos para controlarlo.

Para que se produzca una insurrección o una desobediencia de los militares al poder establecido, debe haber una crisis política, económica o ambas, las cuales son evidentes. Pero también debe haber apoyo político de la dirigencia opositora, lo cual no

existe porque los civiles tienen el prurito de que los militares nunca deben intervenir; también por un temor, a veces fundado, de que se coman el mandado o bien por miedo entendible de ir presos si el régimen descubre la relación. Además, para que un movimiento cívico-militar tenga éxito, debe contar con una masa crítica de oficiales comprometidos.

Los militares deben entender que, por acción u omisión, están en la picota de la opinión pública. Está en su propia supervivencia y prestigio presionar al Alto Mando para que obligue a renunciar a Maduro o bien a que convoque a una elección transparente con nuevo árbitro. En caso de que ese Alto Mando no proceda, el resto de la oficialidad tiene la palabra.

La picota es ineludible para los magistrados del TSJ, ya que cada uno de ellos es autónomo, no tienen jefe y deben proceder acorde con su conciencia. Todos ellos se han convertido en cómplices de las violaciones. Tan culpable es un Mikel Moreno, como el catedrático Damiani, una profesora emérita como Carmen Zuleta de Merchán o un político como Calixto Ortega. El mismo caso es el de las cuatro rectoras del CNE. Por otra parte, considerando los últimos acontecimientos, el rector Rendón debería presentar su renuncia para no ser testigo de un acto bochornoso, como sería la elección convocada para abril.

Como ( había) en botica: En Santo Domingo, el régimen evidenció que volverá a realizar trampas para ganar siendo minoría. Participar, en contra de lo que opinan países democráticos e instituciones venezolanas, sumado a un ambiente proclive a rechazar esa elección, sería un suicidio político. Según el Oil Market Report de febrero de la Opep, fuentes secundarias reportan que Venezuela solo produce 1.600.000 barriles por día, apenas un 4,9% del total de los países de esa organización. A raíz de la extradición desde España a los Estados Unidos de los corruptos Nervis Villalobos y Luís Carlos León, muchos rojos deben poner sus bardas en remojo. Extraña la demora de la MUD en definir su posición. Otro asesinato del régimen a la libertad de expresión: después de 114 años de existencia, el diario El Impulso, de Barquisimeto, no podrá circular en la versión impresa ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez 13/02/18 Noticiero Digital, Runrunes y Digaloahi digital

Publicado en EDIEE RAMIREZ | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

VENEZUELA REQUIERE DE UNA INTERVENCIÓN INTERNACIONAL ARMADA Por: Rubén Dario Bustillos Rávago OPINIÓN. @rdbustillos.

 

VENEZUELA REQUIERE DE UNA INTERVENCION INTERNACIONAL ARMADA

Por: Rubén Dario Bustillos Rávago

Para los demócratas venezolanos no es fácil entender como sus Fuerzas Armadas Nacionales, FAN, renunciaron a su papel establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, como es el de defender la patria y sus instituciones, para dedicarse a su participación activa en el saqueo de sus arcas públicas, al narcotráfico y a abrirles las puertas de la Patria a la dictadura cubana, a las FARC y a grupos foráneos del terrorismo internacional, pues 40 años de democracia, para las actuales generaciones que se demarcaron en sus tareas familiares y profesionales, las actuaciones de las instituciones del estado, con todos sus defectos, funcionaban y se equilibraban mutuamente en la administración del Estado.

Diecinueve años hemos tenido que sufrir para entender que la DELINCUENCIA ORGANIZADA que mantiene secuestrado a la nación venezolana, tiene como cómplices a quienes el pueblo les entrego sus armas para su guardia y custodia, las denominadas FANB, y que no se marcharan por los medios constitucionales y democráticos. De tal manera que tienen que ser desalojados por la fuerza internacional de una intervención.

INTERVENCION:

La historia de estos últimos 50 años está llena de intervenciones militares necesarias para detener matanzas, que obligan al desplazamiento de su población, como la que hoy está ejecutando el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

La intervención de Vietnam a Camboya en 1978, que puso fin al genocidio de Pol Pot y sus tropas del Khmer Rouge, que acabaron con la vida de más de dos (2) millones de camboyanos, es solo un ejemplo de ello.

La intervención de Ruanda en 1994 por tropas de la ONU (Cascos azules), en donde más de un millón de personas de la etnia tutsis fueron asesinadas por los hutus, que exterminaron a un 75% de su población.

La intervención humanitaria de la OTAN y la ONU en Kosovo es un ejemplo mas de la necesidad de la participación internacional de fuerzas de paz en conflictos en donde criminales se aprovechan de la fuerza del estado para masacrar a sus conciudadanos. El genocidio o bien llamado limpieza étnica que tuvo lugar durante 1992-1995 en la llamada guerra de Bosnia es un ejemplo de ello. Slobodan Milosevic, ex presidente de Yugoslavia, responsable del genocidio, se suicido mientras era juzgado por el Tribunal Penal Internacional para Yugoslavia.

En 1965 la República Dominicana fue intervenida por EEUU para evitar una guerra civil en esa Isla. Posteriormente, el 6 de mayo de ese mismo año, la OEA aprueba la Resolución III, que crea la Fuerza Interamericana de Paz (FIP) la que se encargaría de la intervención integrada por contingentes militares voluntarios de las naciones participantes.

El 25 de octubre de 1983 se llevó a cabo la toma de Granada, operación ejecutada por los Estados Unidos y otras naciones del CARICOM, en respuesta al golpe de Estado de Hudson Austin y su alianza militar cubano-soviética.

La Intervención en Panamá por los Estados Unidos de América el miércoles 20 de diciembre de 1989 tuvo como propósito capturar al general Manuel Antonio Noriega, gobernante de facto de Panamá, quien era requerido por las justicias estadounidense y francesa, acusado de narcotráfico y lavado de dinero.

Mas reciente esta la participación interventora de Rusia, Estados Unidos, la OTAN, Turquía y el Kurdistán, en la región árabe de Irak y Siria en donde una organización extremista del islam que se había autoproclamado califato y tomado el título de Estado Islámico de Irak y Levante (ISIS), pretendieron establecer un sultanato bajo un estado de terror (2014-2018). Todavía, en la región, se libran encuentros armados con pequeños grupos rebeldes.

Es evidente de que Venezuela requiere de una intervención de fuerzas internacionales que coadyuven a liberar a nuestro país de manos del narco-régimen antes de que la tragedia venezolana se convierta en un holocausto, cuyo responsable es el dictador Nicolás Maduro Moros, quien tiene que ser sometido a la justicia internacional, junto a sus secuaces, por su reiterada violación a los derechos humanos de los ciudadanos venezolanos. Caracas, 08 de febrero de 2018.

rdbustillos, @rdbustillos.

REMISIÓN:

De: Ruben Dario Bustillos Ravago
Fecha: 7 de febrero de 2018, 15:14
Asunto: Venezuela requiere de una intervencion armada.

Favor difundir…

VENEZUELA REQUIERE DE UNA INTERVENCION INTERNACIONAL ARMADA.docx

Publicado en Rubén Bustillos Rávago | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario