El Recluta en la Escuela de la Inmoralidad. Por: Yitzhak Betancourt Solórzano @betancour

El Recluta en la Escuela de la Inmoralidad.

No sé si alguno de los lectores ha entrado a un cuartel del Socialismo del Siglo XXI, pero lo voy a tratar de describir textualmente.

En los actuales componentes de las distintas fuerzas militares venezolanas a la hora de reclutar no se miden, ni se tienen en cuenta las virtudes, reputación e integridad del individuo, la cual en nuestra actual crisis social una institución como la FANB no es ajena, por eso vemos que el Recluta refleja las faltas de sus Oficiales Superiores, tal como lo describe la jerga castrense Venezolana cuando se refiere “El Soldado es el reflejo de su Comandante” por ende tenemos Soldados y Soldadas de los niveles sociales del cual ha tenido mayor impacto la actual crisis Venezolana. Cada nuevo contingente los comandantes les exigen a los Jóvenes Oficiales Reclutadores que se desplazan a las distintas conscripciones del país a cumplir una meta, la cual se debe cumplir a todo trance y como una orden militar y no se le es permitido detenerse a reflexionar estos Oficiales subalternos, por ende se ven obligados a engañar y ofrecer promesas falsas a todo aquel individuo que esté a disposición; En la diversidad de todos nos encontramos con muchachos buenos de familias pobres, sin estudios, con las más difíciles condiciones sociales y sin oportunidades de ingresar a un mercado laboral el cual se encuentra en su mayor decadencia de nuestra historia y que por la necesidad e obligación se ven forzados a ingresar a las filas, pero al igual tenemos el lado oculto, muchachos de barrios que han crecido en zonas de más alto conflicto social, con dudosa reputación y alta carga de violencia, también tenemos consumidores de estupefacientes e algunos hasta con presentaciones en tribunales por crímenes como robo y homicidio. La vida militar entonces para estos individuos no se convierte en una oportunidad de regeneración, de crecer profesionalmente, de ser un mejor ciudadano, más bien todo lo contrario, se convierte en una escuela negativa donde no se le inculca al individuo el amor a la patria, a defenderla, a cambio se le adiestra a la ignominia la total desmoralización entre sí mismos. Los oficiales y sargentos careciendo de conocimiento científico social y psicológico, simplemente repiten el maltrato emocional en sus distintas versiones: Ladilla, Plantón y Mierdera del cual han sido víctimas en las distintas academias militares venezolanas. Esos maltratos emocionales los podemos describir como: falta de empatía, la descalificación, la violencia verbal, los insultos, las amenazas, el control excesivo, la extorsión afectiva, la culpabilización, la presión económica, los sarcasmos, la coerción, las críticas destructivas, el desprestigio de los vínculos del sujeto (descalificación política, descalificación social), el aislamiento emocional, las burlas, entre otros las cuales las distintas academias de psicología e psiquiatría describen y alertan que tienen fuertes impactos y consecuencias en la personalidad y no es que el ser humano se deba maltratar emocionalmente para formar un carácter castrense, es que el individuo se debe educar para ello, y en el área hay muchas herramientas disponibles como es el caso de Condicionamiento Conductual. Pero yendo más allá acaban teniendo a un soldado el cual no posee la confianza de sus superiores algo ínsito en una institución militar, tenemos soldados amenazando de muerte a oficiales y a sargentos rompiendo así la obediencia y subordinación, hurtando material estratégico, cometiendo diferentes crímenes dentro de la institución, como venta de drogas, tráfico de municiones y armas, al mismo tiempo seres humanos los cuales ya poseen una carga de violencia exacerbada como consecuencia social, siendo inducidos a una carga de violencia superior por lo cual es luego de cumplir el determinado tiempo de servicio es liberado hacia la sociedad como un potencial criminal, el cual ya posee entrenamiento táctico y curso básico de manipulación de armamento, mientras vemos al Oficial Superior e General intentando ser parte del saqueo institucional, corrompiéndose buscando la forma de subsistir en un sistema político totalmente podrido, sosteniendo una institución podrida de la cual él es parte y consecuencia.

En un momento tendrán que reflexionar, ya tenemos precedentes como el caso del Bandido denominado El Picure, quien fue soldado de fuerzas especiales de la Armada, esa tropa que sale a la calle entrenada y con armas a la mano se esta transformando en un monstruo que terminara devorando a sus creadores.

Muerte a la Tiranía, Viva la Libertad.

Fecha: 19 de octubre de 2017, 13:32

​Yitzhak Betancourt.

betancour@gmail.com

@betancour

IMAGEN SUPERIOR: Por cortesía de NOTITOTAL

PDFANB.docx

Anuncios
Publicado en Yitzhak Betancourt Solórzano | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

¿CON QUE SE CEPILLA USTED, SEÑOR MINESTRON? Por: Jesús R. Malaver V. EL ADIPOSO PERSONAJE

EL ADIPOSO PERSONAJE

¿CON QUE SE CEPILLA USTED, SEÑOR MINESTRON?

A: Viktor y John.

Por: Jesús R. Malaver V.

La pesada, obscura y tormentosa noche había transcurrido insomne. Pablo Paciente Pío (alias triple P), como un tonto onírico, desciende de su barriada con 25 kilogramos menos, bien identificable su pérdida de masa muscular. Va vía del nosocomio federal, entre alucinaciones viso-auditivas y trémulas parkinsonianas, con un ropaje raído, que lo semeja a un personaje The Walking Dead. Su habitual presión sanguínea, en los tensiómetros de la misión de salud integral, caballero Don Santurrón Mayor, había incrementado, puesto que no localizaba a un aristócrata de apellido Losartan, el indicado en diagnosis, para su hipertensión grado III. Paciente Pío, no tenía para reunirse con ese alemán, porque era muy inflado, pedante y de muy finos y plutocráticos perfumes. Prefería comprar el pan indígena, que le amortiguaba su extrema debilidad. Esa luna, había soñado que era un príncipe de cuentos pediátricos, especie de lord burgués, con servidumbres que le rendían ágapes, necios que reptaban en zalamerías, de dedos y cuellos repletos de oro y diamantinos collares, de carruajes dorados, y de los infaltables menage a sex trois, donde desfloraba a doncellas que le suministraba un señor conocido en la comarca como el ´´Zar de las bellezas´´. Su glándula pineal, inundada de melatonina, no lo hacía despertar, máxime cuando era un viajero, de múltiples mares, increíbles cielos y tierras sagradas. En el instante que retorna al principio de la realidad, un suero ingresa lentamente en su torrente hematopoyético, y un frio auscultador va descifrando obscenidades biológicas. Señor Paciente, usted tiene muy elevadas temperaturas, una desnutrición severa, los electrolitos en el piso….. y el test palúdico positivo, argumentaba la sabia descendiente de la prole Nightingale. Y cómo respira aun usted, interrogaba la de impecable bata blanca. El paradigma de Pablo, era un nítido cuadro de asombrosa similitud, al del Dr. Viktor Frankl, aquel psicólogo de tránsito en un campo de exterminio nazi. Tributaba así, su crística fachada, un rendido homenaje al holocausto judío, de corte hitleriano. En la lúgubre habitación, de quejidos, llantos, angustias y desahuciados, en el fondo, sutilmente singlaba la canción de Blades, Pablo Pueblo. La patografía de Paciente Pío era horrible. Había sobrevivido de los conteiner de basura de su favela, al igual que de las zonas gentiles C, B y A. De la bondad de un Caritas. Su desodorante y pasta dental, era bicarbonato NA. Su jabón, las llaves, que le donaban en lavanderías de trajes para gente media, su papel toilette, agua del cielo y, la pechera de una franela roja Polo original, quien sabe de qué político del este urbástico. Champú para su cana y anémica cabellera, loción de cayena, preparada por él de las matas de la ranchería. Su tualet rendidor, pues defecaba una vez por semana. Su extensa hipersomnia de etiología alimenticia, que lo llevara a engullir un puño de perrarina Dog Chow, en su desespero de hambre, cierto 4 de octubre, día de San Francisco, cuando las damas encopetadas de la Quinta Mansión, en su actitud de filantropía, departían cual Madres Teresa de Calcuta, con los famélicos y esqueléticos perros que deambulaban en composiciones de Otilio Galíndez. Justo cuando el reloj de pared, al lado de una imagen del Dr. José Gregorio Hernández Cisneros, archiconocido en un país del Tercer Mundo, ubicado al norte de sur América, como El Médico de los Pobres, una república en descomposición y desintegración, marcaba las 3 en punto de aquel viernes santo, una extensa y continua línea verde se apoderaba de la pantalla biomédica. No hubo funeral, ni féretro, ni curas, iglesias, oraciones, pero si mucho miedo porque la autocensura evita el castigo de la soga que aprieta, dicho está decir, vivimos en el país, donde la tragedia es una utopía, el país de la felicidad infinita. Una furgoneta made in China, la de los préstamos patrios, avanza hacia la peste, con un haz de cuerpos neonatos, infantiles, adolescentes, adultos y longevos, que arribaron al hospital que yace en el centro de los desiertos y de las catacumbas, donde los dioses de los enfermos, de la Medicina, son los anti dioses de la salud y la vida. Mientras la Generación de los que pisan la hierba que no crecerá, al típico prototipo de las leyendas épicas de un Atila y sus Hunos, el señor Minestron arriba en su yate de 55 metros desde codaste hasta la roda, de una ciudad albergante de ciudadanos socialistas estilo XXI, que viajan allá, y se traen sus alcoholes de 25 años, tablets, tabacos, agua destilada, pastas dentales para hipersensibilidad, vestimentas aristocráticas, rolex áureos, vajillerías, línea blanca, farmacología, enlatados y demás sutilezas y delicateses del consumismo made in u.s.a. Aquella noche pesada, obscura y tormentosa, en el pent house del señor Minestron, con sede en el este capitalino, a las faldas del señor Ávila, ante un espejo con su rostro y papadas rozagantes, su adiposo cuerpo, después de su opima cena, servida por la dama de los turbantes blancos, con su pasta y cepillo importados y pagados en dólares, el ciudadano norteamericano John Kennedy Toole, le impetra al voluminoso gendarme de la kakistocracia cleptomaníaca…. ¿Con Qué Se Cepilla Ud. Señor Minestron?

Post Data. Siendo las 3.11 pm, del 09/10/2017, llega a mi celular, casi al instante de epilogar el presente artículo, el siguiente mensaje.

´´Murió mujer de 80 años por paludismo en Muelle de Cariaco´´. Mantente informado en EL PITAZO.

Ahora yo quiero preguntar al señor Minestron, ¿Con Qué Se Vacuna Ud. contra el Paludismo.?

REMISIÓN:
From: Jesus Malaver  kanter53@hotmail.com

Date: 2017-10-10 12:36 GMT-04:00
Subject: EL ADIPOSO PERSONAJE

CON QUE SE CEPILLA USTED.docx

Publicado en Jesús Malaver | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Los come casquillo. Por: Eddie A. Ramírez S.

Los come casquillo

Eddie A. Ramírez S.

Quizá hoy se usa poco esta expresión que era popular en tiempos de mi amigo Antonio. Casquillero es una persona mal intencionada que dice algo para poner a pelear a quienes se comen el casquillo.

En nuestro medio el casquillero mayor es sin duda el presidente de facto. Declara que gobierno y oposición se han reunido varias veces y los come casquillo se tragan el cuento y arremeten en contra de los dirigentes de la MUD. El dictador sentencia que ya han llegado a varios acuerdos y los come casquillo lo creen ciegamente, se rasgan las vestiduras y tildan de colaboracionistas a nuestros representantes.

Extraña, por decir lo menos, que a sabiendas de que el bufón es un mentiroso compulsivo sin embargo se tragan estos embustes y censuran a quienes dan la cara por la democracia ¿A qué se debe que algunos acepten como verdades estas declaraciones del autócrata a pesar de que tildan de embustes todo lo demás que anuncia en sus largas peroratas? Quizá unos pocos le otorgan credibilidad en este tema para desprestigiar a algunos rivales políticos, pero estamos convencidos de que los más son ciudadanos bien intencionados pero que priva en ellos la desconfianza. Este es uno de los defectos de nuestra sociedad, el cual ha sido un freno para nuestro desarrollo.

Hay otros casquilleros rojos que, indirectamente, inducen a no votar en las próximas elecciones. Para ello, unos declaran que los gobernadores electos tendrán que someterse a la constituyente espuria. Otros aseveran que algunos de nuestros candidatos serán inhabilitados y no faltan quienes predican que ellos ganarán casi todas las gobernaciones, dando a entender que cuentan con un CNE parcializado y con mecanismos para amedrentar a los electores. Sin duda que todo esto lo pueden hacer, y lo harán, pero hay que ponerles la mayor cantidad de trabas posibles.

Del lado nuestro todavía hay compatriotas que fomentan la abstención. No los consideramos casquilleros, ya que son bien intencionados y tienen algunas razones válidas. Sin embargo, ya se han dado muchos argumentos de mayor peso para demostrar con contundencia que en la actual circunstancia en que somos mayoría abrumadora y contamos con gran apoyo internacional lo procedente es acudir a votar.

Hay otros grupos que han declarado que no promueven la abstención, pero tampoco llaman a votar, entre ellos los partidos que lideran los grandes luchadores María Corina y Antonio Ledezma, por quienes siento admiración. Ante un hecho cumplido de que todos los demás partidos están convocando a votar, ojalá reflexionen y se sumen a la mayoría, después de haber manifestado su desacuerdo.

También hay casquileros que no son rojos y generalmente no son políticos, sino escribidores de cuartillas que siembran la discordia tildando de antipolíticos y acusando de haber matado la democracia a quienes critican a los partidos. Los hechos evidencian que AD y Copei fueron los que se hundieron y no pudieron detener a los rojos cuando estos iniciaron sus atropellos a la Constitución. Sin embargo, hoy AD se ha reivindicado y junto con los demás partidos constituyen la única opción para salir del totalitarismo rojo. Debemos confiar en ellos y acudir a votar.

Tal día como hoy, hace 26 años, se produjo la reunificación de Alemania Hoy, el pueblo venezolano insta a sus dirigentes a que se vuelvan a unir para iniciar la reconstrucción del país. El 16 de octubre tenemos que amanecer optimistas por haber obtenido casi todas las gobernaciones. Seguramente inhabilitarán a algunos de los electos y a otros les quitarán competencias, pero esa es otra pelea que tendremos que dar contando con apoyo internacional.

Como (había) en botica: El ministro Eulogio Del Pino reconoció que Pdvsa importa grandes cantidades de gasolina debido al deterioro de nuestras refinerías. En efecto, declaró que la escasez de gasolina se debe a que las agresiones de Estados Unidos dificultan el pago a los barcos fletados. Si la refinerías estuviesen operativas estaríamos exportando gasolina como en tiempos de la Pdvsa meritocrática. La corrupción en Pdvsa data desde el 2003 y se acentuó bajo la presidencia de Rafael Ramírez y de su delfín Eulogio. Hoy los “correctos” no están enjuiciando a los corruptos. Lo que existe es un pleito entre mafias. Libertad para Vasco Da Costa, Roberto Picón, Lorent Saleh y otros presos políticos. Excelente que el 13 de este mes se instale en la OEA el TSJ en el exilio, electo legítimamente por la Asamblea Nacional. Lamentamos el fallecimiento de Luis Morales Bance, distinguido compositor y violinista ¡ No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez 3/10/17 Noticiero Digital, Runrunes y Digaloahi digital

Publicado en Eddie A. Ramírez S., Sin categoría | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

La salida electoral. Por: Robert Gilles Redondo

LA SALIDA ELECTORAL

A José Rafael Herrera

“Fui seducido por Hitler. Creer en él no cansaba, era facilísimo”.

Günter Grass

En Venezuela, tras el agotamiento fatal de la República democrática, se realiza lo que Karl Popper consideraba “la paradoja de la democracia”. La consideración de este eximio pensador austriaco no admite apelación: Hitler asaltó el poder del III Reich tras la entrega que hizo el ya senil mariscal Hindenburg, apoyado en el voto de los alemanes pese a que en las elecciones de 1932 los nazis habían sufrido un notable golpe en cuanto a las curules del Reichstag. Una situación muy parecida, aunque distante en el tiempo, se realiza en Venezuela.

Lo que aquí se realiza entra en los parámetros de comparación con los crímenes cometidos en la Alemania nazi y en la Rusia estalinista. Y con el sistema de complicidades que ensombrecieron a la Europa de principios del siglo XX.

No debe sorprender entonces que algunos de los más notables pensadores y políticos venezolanos consideren que las elecciones regionales del próximo 15 de octubre, además de una paradoja, sean un peligroso cuchillo que puede terminar –independiente del resultado- por consumar el asalto final a la nación que el narco régimen se ha propuesto con la elección e instalación de la asamblea constituyente. Esa orgía de malvivientes cuyo objeto es convertirse en la instancia final de las decisiones nacionales, suplantando de forma definitiva la voluntad popular. Una prueba de ello es la decisión que dicha “constituyente” tomó al adelantar las elecciones regionales, lo que de facto implica para quienes participen en esos comicios el reconocimiento de esta organización criminal.

No pienso mal de los partidos que agrupados en la Mesa de la Unidad deciden participar en las elecciones, todo partido tiene vocación electoral, sino no lo es, lo malo es ver que el sacrifico del segundo trimestre de este 2017 que le costó la vida a casi ciento cincuenta ciudadanos asesinados, no era para desalojar del poder a la narcodictadura sino para, entre diálogos conocidos y desconocidos, convivir “democráticamente”, asumir algunas cuotas de poder y tratar de sostener la inmensa presión que cae sobre la dictadura para que en 2018 se produzca una elección.

Lo terrible de esta historia es mirar atrás y ver el camino recorrido, el camino ensangrentado de los inocentes que dieron su vida por el país en aquellas jornadas épicas de las manifestaciones de 2014 y este año. Mirar el camino que tenemos por delante por la sola permanencia de la dictadura en el poder: el colapso financiero de la nación, por las necesarias y justas sanciones impuestas por la Comunidad Internacional; el colapso humanitario, sin comida ni medicinas no nos queda sino un halo de muerte; el colapso moral, la necesidad de solucionar como sea la crisis que cada ciudadano tiene; el colapso político, que ya se está realizando, traducido en la dirigencia fallida que asume de forma autoritaria el monopolio de la conducción. Todo ello terminará por resignarnos a la “no-salida”, al país se nos fue de las manos y las grandes masas de la sociedad acabarían por admitir que al no haber salida no queda sino también convivir como lo hacen otros.

No me gana la desesperanza esta carrera cuando afirmo que todo lo logrado de nada sirvió. El desconocimiento que hizo el señor Henrique Capriles a la elección de Maduro en 2013; los asesinatos durante “La Salida” y el diálogo de 2014, la abrumadora elección de una Asamblea Nacional en 2015, la naturaleza fallida que ésta adoptó por culpa de sus propias omisiones y por el desmantelamiento atroz que le hizo el tribunal supremo de justicia. De nada sirvió meter a Bergoglio, el Papa, y sentarse en una nueva mesa de diálogo. Tampoco que nuestro valiente Episcopado asumiera la vanguardia moral de la nación. Y ¿qué decir de las decisiones y declaratorias que, aún ya fallida, hizo la Asamblea Nacional este año? ¿O de los más de cien muertos de las protestas que desde abril, cual primavera, florecieron por el supuesto canto de solemne de la rebelión que invocó la “dirigencia” política? Al decir todo esto sólo concluyo que nunca se ha puesto en juego el poder realmente, que todo ha sido pujar pero no parir. Que siguiendo convencidos que los indeseables del narco régimen pueden actuar de buena fe alguna vez, no sólo es ingenuidad sino el acatamiento directo de la condena que ellos nos imponen por la fuerza sin razón.

El régimen que apenas Maduro encabeza, aunque no lo dirija, no sólo no tiene buenas intenciones sino que cada paso dado para sostener la esperanza de una salida democrática por la vía electoral ha sido fríamente calculado y no pone en riesgo de modo alguno su existencia.

Tan atípica es esta dictadura como lógica su salida. Quien deriva en la condición criminal, sólo puede ser tratado como tal. Esto hace negativo el resultado de la aplicación de métodos convencionales que incluso en nuestra historia fueron utilizados para desalojar regímenes como el de Gómez y Pérez Jiménez (no hay analogías de estos con el chavismo). Tales métodos en nuestra dirigencia parecieran sólo tener el fin de entronizar estadistas que no lo son) o de “Mandelas”. Es decir, la satisfacción de un apetito personal y no el destino de la nación. ¿Por qué? Es un negocio muy rentable para algunos ser oposición.

No necesitamos que el presidente Donald J. Trump o Luis Almagro confabulen con el resto de países para poner sobre la mesa, como último y amargo cáliz, el desalojo de Maduro por la intervención de una fuerza militar extranjera. Basta con realmente unir los criterios y entender que a través de la movilización definitiva de todos los sectores del país y la acumulación de toda su fuerza es suficiente para cual David echar abajo a ese simulacro de Goliat que se sostiene por el dinero del narcotráfico, el silencio cómplice de las Armas de la República y la complicidad de otros tantos.

Y aunque es difícil entenderlo: no necesitamos gobernadores para derrocar la dictadura. Necesitamos derrocar la dictadura para salvar al país. ¿Acaso la Venezuela que amanecerá con casi la totalidad de gobernaciones opositoras será democrática? ¿Se dará por entendido que Maduro retornó al orden constitucional? ¿Aceptaremos desde entonces la existencia de la asamblea constituyente? Algo dicen hoy, algo dirán mañana quienes hoy, para preservar sus espacios ganados, invitan de forma vehemente a votar en una nación cuya Asamblea Nacional declaró el abandono del cargo de un Presidente y que invocó el derecho a la rebelión, un derecho que quizá acaba cuando conviene y que no se aplica al desconocimiento definitivo de las instituciones que componen al narco fallido Estado venezolano.

Pablo Neruda, el poeta austral, decía que “Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y ésa, sólo ésa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas”. Nosotros como nación nos hemos negado morbosamente a este necesario encuentro. Hacerlo nos permitiría caer en cuenta el tamaño real de la monstruosidad que enfrentamos y ese entramado de intereses que la sostienen, sólo así entenderíamos la magnitud de la lucha que debemos entablar. La narcodictadura no cederá el espacio que nosotros no sabemos cómo ocupar.

El acatamiento por parte de nosotros mismos de la declaratoria del abandono del cargo que hizo la Asamblea Nacional, el respaldo consecuente –en la dialéctica, en el discurso público y en la práctica- con la Comunidad Internacional, el respeto a la solemne invocación de la rebelión, ejecutar el mandato del 16J: designar nuevas autoridades de los Poderes y conformar un Gobierno de Transición.

No es con fusiles ni con votos. Es con plena determinación de hacer lo que debe hacerse.

Para mí es simple, no voto. Y que nos asistan desde afuera o habremos perdido definitivamente la República.

Robert Gilles Redondo

Publicado en Robert Gilles Redondo | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Universidad: ¡última trinchera! Por: Pablo Aure @pabloaure ¡Hasta cuándo!

¡Hasta cuándo!

Universidad: ¡última trinchera!

@pabloaure

La grave crisis de la educación en Venezuela es una de las grandes preocupaciones que nos aquejan. No abarcaré toda la problemática ni mucho menos todos los niveles del sistema educativo, solo me referiré a algunos aspectos de la educación superior en la cual me he desempeñado como gerente en la Universidad de Carabobo desde hace más de tres lustros. En efecto, desde director de la escuela de Derecho, pasando por el decanato de su facultad primogénita (la de Ciencias Jurídicas y Políticas) y ahora, ocupando el cargo de secretario. La Secretaría de las universidades de acuerdo a la Ley son las encargadas de certificar los documentos que de ellas emanan. Pudiéramos decir que casi todos los documentos que emite la Universidad pasan por las manos del secretario.

Hago esta introducción para que se entienda que no escribiré sobre especulaciones, sino con pleno conocimiento de causa. Es decir, relataré lo que he vivido, no solo como gerente sino también como docente, pues estoy activo en mis horas de clases desde hace casi treinta años. La Universidad de ayer no se parece en nada a la que tenemos hoy. Sus carencias y dificultades cada día se multiplican. Gerenciar la Universidad del pasado -cuando en Venezuela se invertía en la educación- no es ni la sombra a esta Universidad de guerra. Hoy, literalmente: sobrevivimos. Son muchas las causas para decir esto. Desde lo económico hasta cualquier otro motivo que ustedes se puedan imaginar. A pesar de la gravedad existente, nuestros trabajadores están allí, llenos de preocupaciones al igual que los estudiantes. Todos sabemos que estamos muy mal pero lamentablemente nos quedamos solo en la preocupación y no logramos avanzar, por lo que hemos retrocedido. Las constantes luchas son para exigir salarios o becas dignas, que sinceramente están muy lejos de la dignidad en el trato que merecen trabajadores y estudiantes.

Hoy imposible pensar que un profesor haga sus estudios de cuarto o quinto nivel en una institución de Europa, eso es impensable el euro o el dólar al cambio, son inaccesibles. Antes, que los profesores viajaran, era lo común durante los años sabáticos o planes conjuntos. Mis profesores, casi todos, hicieron sus maestrías o doctorados en Italia, Inglaterra, Francia o España. Estudié Derecho. Daba gusto escuchar una exposición de mis maestros recién llegados de cursar estudios en el exterior, nos traían exquisitas enseñanzas. Criterios con experiencias vividas en el primer mundo. Con dolor lo digo: esa Universidad ya desapareció. Hoy nuestros colegas profesores estudian en la misma universidad, aunque son de buena calidad esos estudios, no es lo recomendable, porque se produce lo que los colombianos llaman “la promiscuidad académica”. Lo interesante del postgrado es realizarlo en otras universidades y si es posible en otros países.

Universidad, herida de muerte.-

La Universidad venezolana si se mantiene bajo el mismo esquema, está condenada a morir. Lo escribo con angustia. El desvelo de sus autoridades no puede ser la de mendigar le asignen presupuesto para poder mantenerlas abiertas. Eso es lo que a diario hacemos. Suena feo, pero debo decirlo. La mayoría de los salones tienen los aires acondicionados dañados, las oficinas prácticamente igual, a oscuras o con poca iluminación, las becas de los estudiantes son miserables, quince mil o dieciocho mil dependiendo del tipo de beca. ¿Sabrá el régimen cuánto cuesta alquilar un cuarto, o el pasaje en autobús, sin pensar en un cachito, una empanada, un sándwich, un jugo o cualquier otra chuchería? La respuesta es: sí lo sabe, pero ellos, el régimen, insiste en su propósito de destruir la moral burguesa. Para ellos -el régimen-, quienes estudian y se superan son burgueses y, en consecuencia su moral deben destruir.

Hablar del sueldo de los trabajadores, solo para mencionar el de los profesores es hasta vergonzoso. Claro que da pena si lo comparamos con lo que gana un docente en los países donde valoran la educación. Al cambio amigos míos, un profesor universitario en Venezuela no gana ni siquiera un dólar diario.

Todos los días hablo con mis alumnos, con los empleados, obreros y profesores, también lo discutimos en las reuniones de autoridades. Concluimos en que hay que asumir la verdadera lucha, no solo para defender la UC, mantenerla abierta y reimpulsarla, sino para rescatar la democracia en Venezuela.

He hablado muchísimo con mi rectora y amiga Jessy Divo de Romero, a quien la historia reconocerá como una ciudadana ejemplar, honesta, universitaria que dedica el tiempo que sea necesario para mantenernos unidos (a las autoridades). Solo así ha sido posible que la UC continúe activa. Nuestra UC se mantiene funcionando por ella, por su dedicación y por su permanente acercamiento con los distintos gremios. Su regio, decente y convincente discurso, ha hecho posible lo que para otros quizá era irrealizable. A ella, nuestra rectora, mi respeto y admiración. Pues bien, en esas conversaciones siempre el tema que sale al tapete es la falta de recursos, la renuncia de trabajadores y la deserción estudiantil. Esos aspectos, al igual que los constantes hurtos, falta de transporte, deficiencia proteica para el comedor, reparación de la infraestructura, falla de los servicios públicos como el agua o la luz eléctrica; ya parecen una letanía pero son problemas que debemos atender constantemente. Desde luego, una Universidad en esas condiciones difícilmente puede ser productiva; y eso para no tardar en explicar los mecanismos para la reposición de material que cada vez son más engorrosos. Lo son, porque la UC, por ser una institución pública, debe regirse por procesos de contratación que están regulados en la Ley de contrataciones y, tal como está el costo de la vida, con una inflación exorbitante, hasta para comprar una caja de papel bond hay que hacer un llamado a licitación. En definitiva amigos, la gerencia de esta Universidad es una tarea cuesta arriba. A eso, también hay que sumarle las rendiciones periódicas de cuentas a la auditoria interna y luego a la Contraloría General de la República. De cada bolívar que ingresa a las arcas universitarias debe explicarse cuál será su destino final. Eso está muy bien, si los recursos fueran suficientes y no viviéramos agobiados por la inflación. El presupuesto que hoy nos dan para adquirir un producto tiene una vigencia a lo sumo de tres días, esto quiere decir que, cuando se abre el proceso de contratación, el precio ha variado y por bastante.

Universidad, cuna de libertades.-

Hemos venido diciendo que la Universidad hay que reinventarla, pero es menester decir también que ninguna modificación que le hagamos podrá subsistir bajo este sistema político que padece el país. Mientras estemos en dictadura, quizá seguiremos administrando nuestra alma mater con los parámetros que nos impone una especie de economía de guerra, pero sin embargo urge cambiar nuestro comportamiento personal. Me explico. Si queremos salvar la Universidad y transmitir nuestro reflejo hacia el país, cada miembro de la comunidad universitaria debe convertirse en un líder para los cambios. Ustedes se preguntarán ¿cómo es eso? Muy sencillo: cumplir con nuestros deberes laborales y estudiantiles hasta convertir a la Universidad en nuestra trinchera de lucha para vencer la indiferencia ciudadana, para alertar el peligro que acecha no solo al alma mater sino también al país de continuar este régimen de oprobio que ha empobrecido al pueblo venezolano.

La Universidad no se rinde.-

Sin miedo tenemos que defender las ideas, sin miedo hay que alzar nuestra voz libertaria: en los salones, en los laboratorios, en el transporte, en los pasillos y en las comunidades donde residamos. No nos detengamos en pensar que no hay condiciones mínimas para el trabajo o para el estudio, lo que tenemos que tener es agallas y talento para esgrimir nuestras ideas, que trasciendan más allá de los espacios universitarios. Tenemos que estar muy claros que el principal enemigo de los regímenes de talante dictatorial son los universitarios. Somos los llamados a recuperar el país.

No perdamos más tiempo. ¡Es ahora o nunca! Que nadie falte a clases, que nadie falte a sus puestos de trabajo, solo así, recuperaremos y transformaremos nuestra UC y desde allí conquistaremos la libertad venezolana. Todavía podemos decir que el único espacio con indicio republicano lo tenemos en nuestras universidades. ¡A estudiar y a luchar!

Pablo Aure

REMISIÓN:

De: Pablo Aure

Fecha: 24 de septiembre de 2017, 17:16
Asunto: Remito columna semanal “Universidad: ¡última trinchera!

Publicado en Pablo Aure | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

VENEZUELA: Carta del #PrisioneroPolitico @juangiraldo_8a desde #Sebin #Helicoide

Carta del prisionero político @juangiraldo_8a desde el #Sebin #Helicoide #Venezuela

Hoy cumpliendo 3 años de injusto encarcelamiento en la prisión del
Sebin, conocida como Helicoide, he visto salir y entrar compañeros siendo inocentes; a ellos como a mí, los encarcelan por pensar distinto al gobierno.

Desde el 2014 hasta la fecha, se ha incrementado la cifra de personas privadas injustamente de su libertad solo por el hecho de alzar su voz en denuncia y protestas por la difícil situación . Venezuela hoy es el país con mas presos y perseguidos políticos.

Yo tengo una familia la cual quisiera ver, abrazar y compartir con tranquilidad, no solo por unas horas, ya que el tiempo es corto. Los días de visitas es solo los días miércoles y sábado, y son apenas unas horas. Mi familia solo puede viajar una vez al mes -viven lejos, de aquí-, es muy difícil para ellos poder venir, pues como ustedes lo saben, la situación económica que atravesamos en Venezuela es complicada.

Quiero hacer un llamado a la comunidad internacional, pero en especial al gobierno de Colombia , ya que también soy ciudadano colombiano. Les pido intercedan por mí, ya que me niegan mi derecho a la defensa; el tribunal que tiene mi caso desde hace 1 año y 8 meses no despachan, es decir, no hacen ningún trámite, lo que hace que mi detención se prolongue más allá del límite permitido por la ley. Voy perdiendo esperanza de un pronto regreso a casa.

Presidente Juan Manuel Santos, usted que ha estado al lado de los venezolanos, le pido que escuche mi petición y ayúdeme a obtener mi libertad.

Juan Pablo G.O
#PrisioneroPolítico #Venezuela  #Sebin #Helicoide

Twitter: JUAN GIRALDO @juangiraldo_8a 

FUENTE: TwitLonger 

Publicado en Juan Giraldo Ochoa | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario