El triunfo de la libertad sobre el despotismo. Por: Luis Ugalde

El triunfo de la libertad sobre el despotismo

Luis Ugalde

Hace dos siglos (1817) se publicó en Filadelfia el importante libro El Triunfo de la Libertad sobre el Despotismo, parido dos años antes por Juan Germán Roscio en su prisión española. Roscio creía que para independizarse el pueblo, antes que las armas, necesitaba de ideas de dignidad y libertad, convencido de que Dios quiere la libertad de los pueblos y no su opresión; esto frente al falso catecismo inculcado de que ir contra el rey era oponerse a Dios. En este año 2017 he aquí la desesperación, nuevas convicciones y con acciones de la gente se abrirán las puertas para rescatar la libertad y la democracia.

El año 1814 fue terrible para la naciente República venezolana: luego de la “campaña admirable” del año anterior, la declaración de la “guerra a muerte” y la triunfal proclamación de El Libertador en Caracas, la Segunda República tenía General en Jefe de los Ejércitos, pero carecía de Constitución, Congreso y Gobierno Civil. Pensaron que la fuerza bastaba, pero la furia de la guerra de colores desatada por Boves y sus llaneros trajo las derrotas mantuanas de Bolívar, de Ribas y de otros tantos, y la pavorosa “Huida a Oriente”. A mediados de año, Bolívar desde el Cuartel General de Caracas lamentaba “Terribles días estamos atravesando: la sangre corre a torrentes, han desaparecido los tres siglos de cultura, de ilustración y de industria: por todas partes aparecen ruinas de la naturaleza o de la guerra. Parece que todos los males se han desencadenado sobre nuestros desgraciados pueblos” (carta 6-V-14). Luego, derrotado, arrinconado en Carúpano y a punto de embarcarse en huída, Bolívar siente las acusaciones de los patriotas contra él “Yo he sido elegido por la suerte de las armas para quebrantar vuestras cadenas, como también he sido, digámoslo así el instrumento de que se ha valido la Providencia para colmar la medida de vuestras aflicciones”. Le duele que “Vuestros hermanos y no los españoles han desgarrado vuestro seno, derramado vuestra sangre, incendiado vuestros hogares y os han condenado a la expatriación” (Manifiesto, Carúpano 7-9-14). “Con esto sufro al contrario el profundo pesar de creerme instrumento infausto de sus espantosas miserias, pero soy inocente porque mi conciencia no ha participado nunca del error voluntario o de la malicia, aunque por otra parte haya obrado mal y sin acierto” (Ib.). Si viviera Chávez hoy, un sentimiento parecido le inundaría a la vista del inmenso desastre y miseria desatados por él, probablemente con buena intención. Pero Bolívar termina reafirmando su vocación de Libertador, “sin que haya potestad humana sobre la tierra que detenga el curso que me he propuesto seguir hasta volver segundamente a libertaros…” (Ib).

No era fácil resurgir de las cenizas. A fines de 1814 todo parecía en contra de la destrozada y dividida causa independentista. También en Europa, pues con la derrota de Napoleón y con apoyo de las monarquías restauradoras, España enviaría sus mejores tropas (como lo hizo) para restablecer sus dominios americanos. Pero en tres años la derrota se transformó para la Independencia en caminos de victoria. Fracasado el aparente atajo de la sola fuerza, se recorrió un nuevo camino, con amplio rodeo que de romper las barreras socio-raciales tan queridas por los mantuanos, unir a los jefes de ambiciones, ganar a Oriente, Guayana y Los Llanos, lograr colaboración internacional, sustituir Caracas por Angostura, elaborar una nueva constitución civil, y – tras el increíble “paso de Los Andes”- liberar a Bogotá antes que a Caracas. En este camino brilla la idea de que la república no es la fuerza, aunque esta sea imprescindible para derrotar las armas enemigas. En este nuevo camino el Libertador desde Haití invita a Roscio, Cortés de Madariaga y Castillo (recién fugados de la cárcel española de Ceuta) a sumarse en Angostura a la construcción civil de la República porque el sistema militar es el de la fuerza, y la fuerza no es gobierno”(carta 26-XI-1816). Roscio le respondió que antes tenía que hacer algo más importante, que era publicar en Filadelfia (1817) su singular libro con ideas de dignidad y libertad, conciencia política cristiana y soberanía popular, que deslegitiman y desnudan a los déspotas. Luego con su libro en la mano llegará a Guayana donde será escogido Presidente del Congreso de Angostura, Secretario de Estado y Hacienda y Vicepresidente de la Gran Colombia.

El año 2017 será el año del “Triunfo de la Libertad sobre el Despotismo” con lanecesaria unidad de los líderes democráticos, multitudes ciudadanas con conciencia en acción y soldados que valoran sus trabajos y “privaciones por la libertad y la salvación de nuestros conciudadanos, que todos están errantes o gimen esclavos” ( carta 27-10-14) “Acordaos – dice Bolívar a los soldados- de vuestros padres, hijos, esposas; de vuestros templos, cunas y sepulcros; de vuestros hogares, del Cielo que os vio nacer, del aire que os dio aliento; de la Patria en fin que os ha dado todo; todo yace anonadado por vuestros tiranos. Acordaos que sois venezolanos, caraqueños, republicanos y con tan sublimes títulos, ¿cómo podréis vivir sin ser libres?…” (Ib.).

Caracas, jueves 2 de febrero de 2017.

REMISIÓN: Haydeé Irausquín

IMAGEN SUPERIOR: Por cortesía de Caraota Digital

Descarga el texto en Word aqui:

El triunfo de la libertad sobre el despotismo (2)-1.docx

Publicado en Venezuela | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Venezuela: la nueva frontera. Por: Eddie A. Ramírez S.

ndiceers

Venezuela: la nueva frontera

Eddie A. Ramírez S.

La torpe política exterior del régimen ha puesto en peligro nuestros derechos sobre el Esequibo pero, por otra parte, el aproximadamente millón y medio de venezolanos que fueron obligados a exiliarse ampliaron nuestras fronteras en cuanto a presencia humana en otros países. La Venezuela del exilio es una realidad que debemos confrontar para aprovechar ese talento que se está enriqueciendo con experiencias de otros lares.

Durante nuestra vida republicana numerosos compatriotas fueron obligados a permanecer en el exterior. Bolívar fue quizá el primero. Posteriormente, casi todos los gobiernos se consideraron con derecho a expulsar a quienes les venía en gana. A veces, conmutaban la pena de cárcel por la no menos dura del exilio. Numerosos fueron los desterrados en tiempos de la dictadura de Juan Vicente Gómez y más numerosos aun cuando el dictador Pérez Jiménez. También hubo un muy reducido número de exiliados en el período democrático previo a la llegada al poder de la barbarie.

Con los rojos se produjo un fenómeno nuevo. Al tradicional auto exilio de políticos debido a las arbitrariedades del gobierno avaladas por fiscales y jueces, se sumó una nueva especie de exiliados. Son ciudadanos que no son activistas políticos. Unos emigraron porque firmaron la solicitud de referendo revocatorio presidencial, lo cual les limita las posibilidades de trabajo. Otros, son venezolanos acosados por el hampa propiciada por el régimen o que tienen pocas oportunidades de trabajo debido a los robos de la propiedad privada por el régimen , a las políticas económicas que ocasionaron cierre de negocios y elevada inflación o sencillamente porque se cansaron de las peroratas de quienes han usurpado el poder estos últimos tres lustros.

Quienes están en el exterior emigraron obligados y siguen espiritualmente en Venezuela. Incluso algunos realizan campañas con sus propios recursos para contribuir a desnudar al régimen ante ciudadanos de otros países. A veces apoyan las decisiones de la MUD y otras veces las critican. Tienen el mismo derecho de quienes se quedaron. Todos ellos pasaron por dificultades iniciales, pero gradualmente progresaron y están integrados al país que los acogió. El principal consejo que dan a los recién llegados es que deben dejar de lado conductas arrogantes y no tener a menos empezar desde abajo.

¿Regresarán a Venezuela cuando caiga la dictadura? Lo dudamos, pero son nuestros mejores embajadores. Confieso que era de los que pensaba que este exilio de talento era una tragedia para el país. Sin embargo, después de leer el excelente trabajo coordinado por Tomás Páez, recogido en el libro ¨ La voz de la diáspora venezolana¨, el cual puede conseguirse en Amazon, me siento optimista. Páez descarta lo de ¨robo de talento¨ utilizado por los rojos y también lo de fuga de cerebros, adoptando más bien la ¨circulación de cerebros¨ y postula que los venezolanos de la diáspora crearon una nueva geografía nacional. Sin desconocer el efecto negativo que tiene para el país la pérdida de tanto talento, ve también una oportunidad.

En su investigación encontró que la diáspora venezolana está integrada por personal no solo capacitado académicamente, sino también con mucha experiencia. Un 12% tiene nivel de doctorado, 46% de maestría, 36% de licenciatura, 4% son técnicos superiores. Más del 92% no regresaría a corto plazo aun con un nuevo gobierno, pero un 47% dice estar dispuesto a regresar cuando cambien las condiciones, reconociendo que ello llevará mucho tiempo. Un 85% está dispuesto a colaborar en la reconstrucción del país, desde su lugar de residencia. Para Páez la pregunta no es si Venezuela perdió o no, sino ¨cómo aprovechar el capital humano que ha ensanchado las fronteras del país para que la ciencia, la empresa, la innovación, el desarrollo tecnológico y la calidad de vida resulten vencedores¨.

Recordemos la iniciativa del doctor Francisco Kerdel Vegas con el proyecto Talven, cuya experiencia debe aprovecharse. Páez propone la creación de un Observatorio como un paso en la dirección de identificar el capital humano y la forma en que puede contribuir a la reconstrucción de Venezuela. Una Plataforma ¨ para mantener una relación bidireccional de y con los venezolanos en el exterior, identificar obstáculos, problemas, aspiraciones y expectativas y ofrecer servicios y respuestas¨, proponiendo agendas en lo económico, social, educativo, cultural y política, así como la necesidad de que embajadas y consulados se adecuen a esta nueva realidad. Este valioso aporte de Páez y sus colaboradores contiene mucha información y testimonios. La misma debe ser leída y discutida por los interesados en la reconstrucción de Venezuela.

Como (había) en botica: Hoy las voces más equilibradas de esa inmensa mayoría que son los independientes critican con espíritu constructivo las actuaciones de la MUD, pero esta no cumple con su oferta de reestructurarse y depurarse. Eulogio Del Pino declaró que el gas debe llegar sin especulación a las comunidades ¿ Y Pdvsa-Gas Comunal? Los cambios en directiva de Pdvsa son como el nombramiento del nuevo presidente del Banco Central: la misma ineptitud. Trump ocasionará un gran daño a los Estados Unidos y al mundo ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez 31/01/17 Noticiero Digital y Runrunes

Publicado en Venezuela | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

LA CAÍDA DE PÉREZ JIMÉNEZ. Por: Robert Gilles Redondo

LA CAÍDA DE PÉREZ JIMÉNEZ

La historia de Venezuela en su cíclico transcurso es, además de una angustiosa secuencia de infortunios y errores, un brillante ejemplo de determinación, perseverancia y paciencia. A todas nuestras tormentas nos hemos repuesto. Nunca hemos perecido definitivamente. Y eso nunca pasará, a diferencia de las muchas civilizaciones que en el mundo se enfrentaron al fin de sus días. Somos una nación joven, apenas doscientos años de identidad republicana.

Este tiempo es muy amargo y doloroso. El país ha sido devastado tras los dieciocho años de esta tragedia que se hace llamar revolucionaria. La delincuencia que asaltó el poder, tras la debacle consumada de la “democracia civil” que inició firmemente tras el derrocamiento del general Marcos Pérez Jiménez, un 23 de enero de 1958, ha logrado imponer sobre nuestra sociedad sus parámetros de vida, ajenos totalmente a nuestra idiosincrasia. El resultado es vergonzante. Nos hemos transformado en un pueblo hambriento, mendigo, desorientado moralmente, bajo el sometimiento del permanente terrorismo psicológico que promovió en su momento el difunto Hugo Chávez y ahora el nefasto Nicolás Maduro.

La desmovilización del país es dramática. Gravísima si se toma en cuenta las anomalías de la dirigencia opositora-partidista que se congrega en la Mesa de la Unidad. Esto debemos reconocerlo, no para generar división, porque se divide lo que es uno y todo es la MUD menos un ente de unidad, excepto para los fines electorales (motivo de su existencia) que está hartamente comprobado no propician una salida final sino extienden la cohabitación.

Lejanos quedaron aquellos tiempos donde el Nuevo Circo de Caracas rebozaba de venezolanos sedientos de libertad. Extraviados están aquellos que con sus machetes iban detrás de la Fuerza Armada a defender su Gobierno constitucional y democrático. Y tenemos que admitir que frente a semejante monstruo de mil cabezas como es el chavismo, no tenemos ni el mínimo de organización y determinación que las generaciones del 28, del 36, del 45 y de toda la dictadura perejimenizta nos legaron como ejemplo histórico.

Pero no es el pesimismo o la desesperanza los que debe ganarnos el aliento. Es el momento de actuar y ser muy firmes. No se pueden permitir procesos que apenas permiten alargar la descomunal tragedia venezolana. Por ejemplo, las elecciones regionales, porque el punto no es ocupar a nivel nacional cuotas de poder sino salvar al país, eso implica salir de Maduro y desmantelar el narco régimen que preside.

Que sea el 23 de enero una fecha para sincerar la lucha y afianzar la unidad verdadera de las fuerzas vivas. La tarea no es responsabilidad exclusiva de los partidos políticos. Es de todos. Sobre todo ahora que es evidente el descalabro de la estrategia política que la MUD enarboló y que fue coronada con el proceso de diálogo, fracasado antes, durante y después de sus reuniones.

“Nuestra patria tiene un enemigo. El monstruo está en su madriguera y lanza sus últimos zarpazos. La patria te necesita: sigue firme y tesonero en la lucha por la liberación” (Manifiesto Nº 2 del Estudiantado Universitario, Caracas 17 de enero de 1958).

Robert Gilles Redondo

Publicado en GOBIERNO | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

23 de Enero: ¡La verdad de un paradigma! Por: G/D (GNV) Enrique Prieto Silva @Enriqueprietos

photo

23 de ENERO: ¡LA VERDAD DE UN PARADIGMA!

Enrique Prieto Silva

Viernes, 20 de enero de 2017

Aún permanecen renacientes viejos Quijotes del comunismo otoñal, pero hoy, cerca de una nueva primavera, cuando tendremos flores para embellecerla y perfumarla, y como paradoja, los verdaderos cambios hay que verlos sin la premura con que los revolucionarios impregnaron el ambiente, creyendo que por amanecer temprano recogerían buen rocío y un mejor sol para alumbrar el día, pero como en todas las paradojas, el día siempre llegara, sin premura y sin atropellos, y el transcurrir del tiempo, aunque largo, siempre será igual, vendrá la mañana después del amanecer, luego vendrá la tarde y al final entrará la noche con su natural oscuridad, impregnada de luz con las estrellas y la luna, pero con el giro terráqueo, como lo presumimos, volverá otra vez un nuevo amanecer. ¿Con luz, con vida? Amanecerá y veremos.

Habían transcurrido tan solo siete años y 23 días de la segunda mitad del Siglo XX, cuando ocurrió el cambio. Hoy lo celebramos a pesar de las ingratitudes que hemos sentido durante los últimos años. Pero, así es la vida juvenil que añoramos, la del engaño y del desengaño, para al final aprender que el mundo se conforma a nuestro designio, pero no siempre con igual paradigma. De allí que los golpes enseñen, pero es de sabios vivir de la experiencia.

Ese día de 1958, acude a nuestra mente como el recuerdo de una vivencia perdurable. El día en que muy jóvenes, nos deparó la vida un momento que marcó en nosotros un camino para vivir del orgullo existencial. Ese camino de la huella con destino cierto, que han querido mancillar nuevos y viejos actores, algunos con insistencia, antes inmadura y hoy equivocada. Actores de la terquedad y del desatino, quienes piensan que el mundo puede ser, a pesar de sus fracasos, la utopía de Moro o el camino de Marx, alimentada y aderezada con los incultos caudillismos criollo y latino de un mundo diferente. Siempre, sin sentido, llamada “revolución”.

En diciembre de 1957, se había efectuado un plebiscito para decir “SI” o “NO” al gobierno de Pérez Jiménez. Fue un plebiscito secreto, pero los empleados tenían que llevar al día siguiente la tarjeta (redonda) del “NO” a su trabajo. El malestar se fue generalizando, hasta que se desata un descontento general.

El 1º de enero de 1958, una rebelión militar debelada desencadena una serie de manifestaciones de todos los sectores. En ese entonces no funcionaban las encuestas como ahora, pero los paros, las huelgas y la desobediencia civil ocupaba todo el espectro socio-político. Crisis que se agudiza con la decisión gubernamental de ocupar los principales cargos públicos con oficiales de las Fuerza Armadas. Es de recordar la designación del general Prato como ministro de educación, lo que causó como burla y protesta una manifestación con el desfile de un burro con las iniciales de “ME” en su gualdrapa.

Desde el día 1° se ordenó acuartelamiento clase “A” (general) y se desencadenó la persecución de los militares que tuvieron que ver o supieron algo sobre la rebelión. Eran vox pópuli los manifiestos militares pero muy escondidos ya que no existía ni el correo electrónico ni el internet. Los líderes de la asonada, unos huyeron al exterior y otros fueron internados en calabozos de las instalaciones militares y los civiles en la Seguridad Nacional. Vivimos esos momentos y podemos contar sobre nuestras angustias, hasta la mañana del 23 de enero, cuando Venezuela pudo ver en la incipiente TV, la huida del que creímos el líder del último gobierno militar. Fuimos testigos y escoltas para la salvaguarda de la vida de los que le acompañaron en los mandos y mal utilizaron el nombre de las FAN.

Pero no fue tan simple. Había concluido el 21 la huelga de los medios de comunicación, bajo el ataque inclemente de la Seguridad Nacional y la vigilancia antimilitarista de los “medias blancas” (Policía Militar). En la noche del 22 con su amanecer del 23, no había vuelta de hoja, la historia estaba marcada para nuestro estreno militar, por lo que aceptamos el reto y decidimos enfrentarlo contra una diatriba cuyo rumbo iba a lo desconocido. Teníamos que decidir, entre quedarnos estáticos para mantener la visión de “El Nuevo Ideal Nacional”, o dar un paso al frente para apoyar y dar cabida al ideario de los políticos que, luego del “golpe” de 1945, habían sido depuestos en 1948, por uno de los líderes militares que los acompañaron en la aventura, convertido por la voluntad de sus seguidores, en el Jefe del Estado. Dimos el paso al frente solicitado, que significó “romper pabellones” y tomar las armas para, con voluntad, revivir el movimiento iniciado en Maracay el 1° y poner fin al sistema de gobierno presidido por el general Marcos Pérez Jiménez, que apuntalado por la Seguridad Nacional se autoproclamada el gobierno de las Fuerzas Armadas, pero sin los militares.

La historia se presenta siempre activa y real, cuando existen personajes actores que pueden contarla, aunque sabemos que no es irreal el que siempre la escriben los vencedores. También es real, que durante los últimos 18 años nos trataron de vender la historia de una “revolución” sin vencedores, producto solo de la palabra ensalzada de mentiras y ataques malsanos al quehacer, de los que si luchamos por lograr esta democracia.

La historia no puede cambiarse hoy tan fácilmente con la revolución de las comunicaciones. Es de necios pensar, como han pensado los revolucionarios de los pasados 59 años, donde viejos y jóvenes han aunado su ignorancia supina, para creer que lo mesiánico, los puede llevar a conclusiones políticas. Para ellos, el tiempo es nuevo pero la historia los confunde, por lo que no podrán cambiar los hechos. La democracia de hoy es la misma que quiso surgir en 1945, con la llamada Revolución de Octubre, que, como rebelión cívico-militar depuso al general Isaías Medina Angarita. Luego, los mismos personajes, entre otros Marcos Pérez Jiménez en el llamado golpe militar del 24 de noviembre de 1948, derrocaron el gobierno electo de Rómulo Gallegos.

Fue el transcurrir de una historia militar de golpes y contragolpes en el siglo XX, donde los personajes del liderazgo político, si así pudiéramos llamarlo, se subrogaban el gobierno en nombre de las Fuerzas Armadas, hasta el surgimiento de Pérez Jiménez, luego del asesinato de su colega Carlos Delgado Chalbaud, hasta su derrocamiento del que creímos era el último golpe de Estado, el 23 de enero de 1958. Chávez y su grupo nos confirmaron que estábamos equivocados.

La lectura de una entrevista efectuada por el periodista Tulio Hernández, al general Pérez Jiménez, publicada en septiembre de 2001, nos llamó a la reflexión sobre el pensamiento de algunos militares, quienes pareciera, que en el contacto con la generalidad profesional, sintieran una inflexión para considerarse como dotados de un poder de interpretación del colectivo, asumiendo el rol del liderazgo para insurgir en nombre de las FAN y luego, en nombre del pueblo. Dice el periodista: “El único momento de debilidad –al referirse a Pérez Jiménez- fue cuando le pregunté si había llorado alguna vez y me dijo que sí, que lo había hecho en enero del 58, cuando bajó a la base naval de Mamo y tuvo que meter preso a un grupo de oficiales que estaban conspirando. Lloró porque eran como sus hijos. Porque no entendía cómo le hacían eso a él esos jóvenes por quienes lo había dado todo, incluyendo el golpe, y por la institución militar, que era su tacita de plata, que él había contribuido a modernizar y profesionalizar contra «los chopo e’ piedra», los no profesionales que reinaron en las Fuerzas Armadas hasta los tiempos de Medina. Hacerle eso a él, que había construido el Círculo Militar para que los jóvenes oficiales no se sintieran menos cuando los llevaran a las quintas con piscina del Country Club”. Cada quien que asuma su interpretación y comparación.

Pero si algo queremos sacar como conclusión de lo que es la celebración del 23 de enero, o “la verdad del paradigma”, es comprender, que el fin del movimiento en el 58 y el que hoy se persigue con la llamada al Pueblo para marchar pidiendo “elecciones”, es el mismo: “Mantener la Democracia”, ya que quiérase interpretar o no, tenemos una democracia enferma de “comunismo” disfrazado de “socialismo del siglo xxi”; así se desprende de la convocatoria de la Mesa de la Unidad Democrática, por lo que debemos recordar, que El 23 de enero de 1958, el pueblo de Venezuela y la Fuerza Armada Nacional, se unieron para derrocar la última dictadura militar que sufrió el país. En este momento, 59 años después de aquella fecha, el país se une nuevamente para rechazar cualquier intento de establecer y consolidar un sistema totalitario y atrasado, y reitera su inquebrantable decisión de vivir para siempre en paz y libertad.

Muchas cosas se explican del 23 de enero de 1958 y aciertan los que dicen que más del 70% de los venezolanos no saben la razón de ser de esta jornada y son muchos, tanto jóvenes como viejos que tienen una idea desfigurada de lo que ocurrió entonces. De mayor gravedad que, tanto el Presidente Chávez en vida y hoy su sucesor Maduro y sus seguidores de la “revolución”, abiertamente lo confunden con el pacto de Punto Fijo que surgió a posteriori. Más aún, tratan de compararlo con las escaramuzas fracasadas del 4 de febrero y 27 de noviembre de 1992, que unen los seguidores al proceso electoral que llevó a Chávez a la Presidencia con lo que tratan de justificar el fracaso que llaman “proyecto” o “revolución”. Algunos seguidores, conocedores de la gesta del 23 de enero y de las anteriores, engañan a sus ignorantes camaradas, haciéndoles creer que en verdad se trata de una revolución, pero ese engaño ya se les está revirtiendo. ¡Nunca es tarde!

El “23 de enero” terminó la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez. Miles de compatriotas recuperaron la libertad confiscada. Otros, más afortunados, regresaron del forzado destierro a que fueron condenados durante años y los familiares de los muertos y desaparecidos, pudieron honrar su memoria. Los partidos políticos, declarados ilegales y víctimas sus dirigentes de persecuciones y atropellos feroces, salieron de la clandestinidad al recuperar personería jurídica, respeto y autorización para actuar sin restricciones. Les correspondería, nuevamente, organizar la sociedad civil y servir de instrumento intermedio entre el estado y un pueblo que no tenía estructuras para expresarse social y políticamente. Desapareció la censura sobre los medios de comunicación y la libertad de expresión del pensamiento se convirtió en la primera manifestación efectiva del cambio radical que se iniciaba.

Hoy, cuando afloran vestigios de la dictadura, nos encontramos en la duda de que hacer para apoyar la decisión de la Asamblea Nacional de declarar el abandono del cargo de Maduro y reclamar los procesos electorales que corresponden de acuerdo a la Constitución, o pedirle al ausente que renuncie.

@Enriqueprietos

Ud. puede descargar el texto en Word aqui:

 

23 de enero la verdad de un paradigma.docx

Publicado en Venezuela | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

EL COMANDO DEL GOLPE. Por: Robert Gilles Redondo

EL COMANDO DEL GOLPE

El expresidente, de origen ilegítimo, Nicolás Maduro, declarado así por la Asamblea Nacional de acuerdo al artículo 233 constitucional el pasado lunes 9 de enero, ha decidido establecer el Comando Antigolpe, presidido por el narcoterrorista Tareck El Aissami, vicepresidente de la República. Esta patraña institucional que el Estado fallido y forajido impulsa como máximo órgano de represión y persecución política contra la oposición democrática del país debe mantenernos alertas, no tanto por sus funciones sino por aquello que podría venir de añadidura.

Además de toda la sociedad venezolana, pese a su avanzado estado de anomia, el chavismo es el mayor interesado en la salida de Nicolás Maduro. Léase bien, el chavismo. No el madurismo. Son las dos caras de esta anacrónica revolución que sobrevive, sin duda, a los últimos días de su agonía. El Comando Antigolpe es un mecanismo para sofocar la necesidad evidente que tienen las mafias chavistas (narcos, terroristas, corruptos, etc.,) de evitar la catástrofe final que los arrastrará al precipicio histórico al que se condenaron después de devastar a Venezuela.

Pese a la insistente lealtad que se le asocia a El Aissami con Hugo Chávez, no tenemos por qué creer que es así en la realidad y mucho menos después de cuatro años de la muerte del Comandante. El Aissami es uno de los personajes más oscuros dentro de toda la oscuridad chavista-madurista. Sus vínculos con grupos terroristas del Medio Oriente como Hezbollah, a quienes representa y comanda en América Latina, así como su participación activa en diversas mafias delincuenciales y narcotraficantes, lo convierten en un bastión al que Maduro no puede renunciar por cuanto es menos peligroso que el gran capo del narcotráfico Diosdado Cabello.

Esta resteada final de Maduro, para echar el todo por el todo, no puede ser subestimada. Y menos ahora que la dirigencia partidista de la MUD se ha extraviado en sus propias trampas. El madurismo y el chavismo, sin lograr ponerse de acuerdo, están dispuestos a utilizar al país como escenario de sus cruentas luchas internas. En el desarrollo de éstas no tengamos dudas que los eslabones de la auténtica unidad nacional, esa de las fuerzas vivas que están realmente conscientes de la urgencia histórica que nos apremia, serán golpeados y forzados a desistir. Entonces no podremos ceder y tendremos la histórica responsabilidad de no seguir vacilando. Entre más cercano está el final de estos tahúres y delincuentes, así como el de sus cómplices, más peligroso se hace el camino inexorable de nuestra libertad que al final nos hará libres.

Cada día cobra más vigencia el exhorto a los sectores institucionalistas de las Fuerzas Armadas para que, lejos de permitir el suicidio que representaría su indiferencia en las horas venideras, asuman con coraje y en reivindicación de su propia estirpe el sitio que les corresponde históricamente: estar al lado del pueblo.

Los días por venir serán oscuros. Muy oscuros. Decirlo no es profecía del desastre ni el resultado de un sesudo análisis. La historia del país así nos lo comprueba en su mágico desandar cíclico. La desesperanza es aquí y ahora el sentimiento antinatura. No podemos permitir la victoria moral del chavismo-madurismo sobre nuestros espíritus. Tenemos que comenzar a pisar con firmeza las calles de la rebelión y de la desobediencia civil porque así nos lo demanda la historia.

Robert Gilles Redondo

13 de enero de 2017

Publicado en GOBIERNO | Etiquetado , , , , ,

Torturadores y sus padrinos.Por: Eddie A. Ramírez S.

ndiceers

Torturadores y sus padrinos.

Eddie A. Ramírez S.

La tortura se convirtió en una herramienta del régimen para poder sobrevivir. Muchos rojos ejecutan directamente las torturas a ciudadanos de la oposición por razones políticas. Otros son alcahuetas que apadrinan a los torturadores facilitándoles su aborrecible labor, por lo que también son torturadores. Cabe recordar que el Artículo 1 de la Convención de las Naciones Unidad contra la Tortura establece que ¨ Se entenderá por el término tortura todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido, o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, o por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores o sufrimientos sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instigación suya, o con su consentimiento o aquiescencia¨.
En la vieja acepción de lo que constituía la tortura, es evidente que son torturadores los oficiales y guardias nacionales que asaltaron en horas de la madrugada y agredieron a los residentes del campo petrolero de Los Semerucos. También los guardias nacionales que han agredido a ciudadanos con abusivo uso de la fuerza durante manifestaciones de protesta. Desde luego los funcionarios del Sebin que torturan a los presos en el Helicoide, denuncia formulada recientemente por el diputado Rosmit Mantilla, testigo de los hechos. A partir de 1987, priva la Convención citada, por lo que también se consideran torturadores a jueces, fiscales y a cualquier funcionario público que haya ocasionado directamente el daño o que lo haya propiciado.

Son torturadores los fiscales que han hecho falsas imputaciones y los jueces que han condenado a prisión a ciudadanos que han manifestado su desacuerdo con el régimen castro-comunista que impera en Venezuela. A continuación una pequeña muestra de jueces que deberán ser investigados por presuntas torturas al sentenciar sin pruebas: Gerson Niño, Carmen Amelia Chacín, Marjorie Calderón, Saturno Sánchez, Ciro Rincón Vera, Máximo Bernardo González, Carlos Julio Espinoza, José Ponce Anzola, Milagros Morales, Nerio Martínez, Samer Richard, Jesús Orangel García, Marlis Castillo. Juan Díaz, Fidolo Salcedo, Florencio Silano, Susana Barreiro, Miguel Graterol Maneiro y Migdalia Añez, entre otros.

Con respecto a los fiscales cabe investigar a Haifa El Aissami, Gilberto Landaeta, Isaías Rodríguez, Maikel Moreno, Eladio Aponte, Hernando Contreras, Yorauco Bauza, Luisa Ortega Díaz, José Benigno Rojas, Maribel Moreno, Gladys Carpio, Turcy Simancas, Alejandro Castillo y María Alejandra Pérez, para mencionar solo algunos. También pueden ser considerados torturadores los fiscales y jueces que avalaron despidos injustificados, así como Tarek Williams, quien se hace el desentendido.

¿Acaso no son torturadores los magistrados de la Sala Constitucional causantes del sufrimiento de millones de venezolanos a quienes se les violó su derecho constitucional a solicitar un referendo revocatorio y anularon la Ley de Amnistía? Sus integrantes son Gladys Gutiérrez, Carmen Zuleta de Merchán, Calixto Ortega, Arcadio Delgado, Luís Damiani, Lourdes Suárez Anderson y Juan José Mendoza Jover. ¿Y las rectoras del CNE?

Desde luego que Maduro y su tren Ejecutivo, principalmente el general Padrino López, también pueden ser considerados torturadores por ser los causantes de la escasez de medicinas y alimentos que hacen sufrir a la población y por apadrinar violaciones a los derechos humanos. Recordemos que una de las acepciones del diccionario es que ¨padrino es una persona que ampara y protege a otra, y que a veces emplea su poder para facilitarle la consecución de algo¨. Los torturadores tienen la opción de seguir delinquiendo y eventualmente enfrentar la justicia, la cual deberá decidir imparcialmente quién es culpable y quién es inocente, o bien propiciar un gobierno de transición mediante un acuerdo político que decrete una amnistía dentro de ciertos límites. Ello los beneficiaría y facilitaría la futura gobernabilidad.

Como (había) en botica: Era de esperar que Maduro designara a ministros radicales. Muy peligroso el nombramiento de El Aissami Ninguno tiene méritos y el país seguirá cuesta abajo. El nuevo aumento del sueldo mínimo es prueba de que la inflación no tiene control. Muchas empresas cerrarán. Le deseamos éxito a Julio Borges al frente de la Asamblea. La MUD falló en su estrategia para enfrentar al régimen. La buena noticia es que muchos de los dirigentes han aceptado que se equivocaron y que hay traidores en sus filas. Esperamos que depuren y rectifiquen. Lamentamos el fallecimiento del geólogo Alex Lorenz, buen ciudadano y excelente profesional petrolero. También de Roberto De Vries, respetado siquiatra, y de Octavio Lepage, quien fue luchador contra la dictadura de Pérez Jiménez:

¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez 10/01/17. Noticiero Digital, Runrunes

Publicado en JUSTICIA | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

El Sable y el Honor Militar. Por: Richard González C.



El Sable y el Honor Militar

El Sable tiene su origen como arma de guerra y la historia registra su aparición durante el IV milenio A.C. La destreza individual en su manejo por parte de los soldados, inclinaba la superioridad en los combates debido a su alta y efectiva contundencia para contener y dominar al enemigo. Pasó a ser un arma de uso exclusivo de los ejércitos y denotaba dominio militar y es así, como originó innumerables conquistas, historias y anécdotas que a título de ejemplo pudiéramos mencionar la famosa expresión: “La Espada de Damocles”. (… la que pende hoy día, sobre muchas cabezas, 2017)

Esta arma, con el correr del tiempo pasó a ser un elemento ceremonioso que sólo portaban o era para uso exclusivo de personas que ostentaban un rango, poder o posición en determinadas agrupaciones sociales y que a la final, pasó a ser parte del uniforme militar que con el desarrollo de la tecnología armamentista fue desplazado y quedó como significado glorioso, símbolo de mando y un compromiso de honor dentro de las fuerzas armadas. Es considerado una condecoración muy especial, a quienes les es otorgado tal reconocimiento:… “la entrega del sable”.

Nuestra historia lo reseña como arma de combate utilizada en la gesta libertadora y de hecho, el padre de nuestra patria “Simón Bolívar” es pintado por reconocidos artistas portando el sable con un significado intrínseco como signo de mando, distinción y honor: “Libertador de Naciones”.

Hoy día, se hace entrega de sables a los alumnos que culminan sus estudios en las Academias Militares, y lejos de un formulismo más como tradición histórica, es un acto sagrado. Se constituyen en ese momento, como integrantes del brazo armado de la Ley, administradores de las armas de la República y defensores de la soberanía, o sea, garantes de la Constitución que es el pilar fundamental de nuestra existencia que nos da identidad como Nación, razón por la cual, son juramentados ante Dios, la Patria, la Bandera, las Instituciones, etc., a costa de su propia vida…. y el sable es envainado ante la sagrada manifestación: “Si,… lo prometo”, y desde ese momento se sella en forma tácita y a conciencia, un compromiso, “Pacta Sunt Servanda”, y los graduandos así lo asumen en su acto de investidura militar.

Venezuela, atraviesa una difícil situación histórica producto, de una disociación cognoscitiva del modelo político inconstitucional impuesto donde han sido tergiversados los términos y es engañado el juramento (no los juramentados) dado que nuestra Carta Magna, no estipula sistema de gobierno bajo marcos teóricos de índole capitalista, comunista y mucho menos el inentendible, y fracasado socialismo del siglo XXI. La manipulación ha sido tan extrema y vulgar por parte de los actuales gobernantes que han puesto a nuestros militares al servicio de un partido político al margen del juramento y violando la más sagrada de las tradiciones, orgullo de los Oficiales Militares Venezolanos como es… portar ese sable, emblema del honor militar y signo exterior de respeto.

“A nuestro glorioso Ejército venezolano, forjador de libertades. Cumplan con su juramento representado en el sable.

Se los pide el pueblo de Venezuela, o la historia os demandará”.

Elaborado (01 de Enero 2017) por: Richard González C.

Publicado en BOLÍVAR | Etiquetado , , , , ,