ABRIL DE REPRESIÓN. Por: HUMBERTO MARCANO RODRÍGUEZ @Hmarcanor

02 de mayo 2017

REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS

HUMBERTO MARCANO RODRÍGUEZ

El ser más depreciable del mundo es aquel que traiciona su patria, pero si es un militar que ha jurado defenderla hasta con la vida, es doblemente despreciable. CHARLES DE GAULLE.

ABRIL DE REPRESIÓN

El mes de abril, mes de alegría y comienzo de la primavera, se va y solo nos ha dejado una enorme estela de luto, de sangre y lágrimas, 27 nuevos asesinados por las hordas represivas del régimen, 1.700 detenidos y centenares de heridos, parece que el régimen pretende con su ola represiva sin contemplación acabar de una buena vez con todo signo de oposición, es decir matarla a como dé lugar, no solo ha echado a la calle a miles de guardias y polinacionales que cada día se parecen más a las fuerzas nazistas hitlerianas sino que se hacen acompañar de los llamados colectivos que no son más que hordas de asesinos y extorsionadores, pagados, alimentados y armados por el régimen, matan, hieren gasean, golpean y asfixian a los opositores y no solo se hacen acompañar de esas bandas de colectivos sino también de francotiradores, utilizan bombas lacrimógenas en disparos directos a las personas, así como los disparos de perdigones y de metras en forma criminal, en esta oportunidad en este mes de abril no solo han embestido contra los manifestantes desarmados sino contra viviendas, comercios y centros de salud, lanzando una profusión de bombas lacrimógenas, disparos de perdigones en forma extremadamente abundantes, en casi todos los casos de muertos y heridos se ha visto que tanto las bombas como los disparos de perdigones son dirigidos directamente y en forma criminal a las personas, hay videos de la saña con las bombas contra personas caídas, se han cometido con la anuencia total del régimen todo tipo de violaciones a los derechos humanos de los manifestantes (crímenes de lesa humanidad), el colmo de todo esto son “las brillantes” declaraciones del ministro de la defensa cuando dijo “ no sé cuántos muertos más necesita la oposición para actuar con responsabilidad”, es decir que ellos están dispuestos a seguir aniquilando a la oposición hasta que esta se rinda, pero se le olvida una gran cosa, esta oposición no se rinde y no estamos hablando de la MUD, estamos hablando del pueblo en la calle, no de los politiqueros de oficio, siempre atrás en espera de ver cuando pueden aparecer para negociar y dar declaraciones.

27 asesinados casi todos jóvenes, ilusiones destruidas, futuro truncado pero no solo de ellos de sus familiares y amigos, este mes de abril siempre habrá de recordarse con lágrimas y mucho dolor, entonces tenemos que preguntarnos ¿Será tan obtusa la mente de ese Nuncio Apostólico, hasta donde llega su afán de colaborar con este régimen dictatorial, es que no termina de entender que estamos bajo un régimen de facto, que nada le importa masacrar a la población indefensa que solo está solicitando democracia y libertad?, en su condición de representante del Vaticano en Venezuela, ¿Qué le informa este nuncio al Papa?, quien ha vuelto a insistir que se debe recomenzar el diálogo y hasta se ha atrevido a decir que el mismo no ha dado resultados por culpa de la oposición, no lo estamos inventando allí están sus declaraciones, ¿Hasta cuando el Papa, la cabeza de la cristiandad mundial se empeña en darle aire a este régimen de facto, de golpistas castro-comunista y militarista, es que ignora a los jóvenes vilmente asesinados en este luctuoso mes de abril, se le olvida la situación inhumana de los presos políticos, donde más del 25 por ciento tienen orden de excarcelación judicial y el SEBIN se niega a dejarlos en libertad, Papa Francisco asuma con dignidad su altísima jerarquía eclesiástica, usted no es un pequeño politiquero de un pueblito argentino, es mejor permanecer callado, oiga y lea los planteamientos verdaderos de la Conferencia Episcopal Venezolana, es que acaso a usted no le duele la aberrante forma y las humillaciones a que son sometidos nuestros Cardenales, Obispos y Sacerdotes en Venezuela por parte del régimen y de su bandas terroristas?, su actitud contrasta totalmente con los centenares de sacerdotes y religiosas que salen cada vez que se convoca una marcha opositora a patear las calles protestando contra este régimen castro- comunista, exponiendo sus vidas como unos opositores más.

Con desesperación vemos como de nuevo las calles de Venezuela se tiñen con la sangre de esa juventud que además de estudiosa, buscan que se establezca la democracia y la libertad en su patria pisoteada por las botas de los patanes invasores cubanos y de la peste militar criolla alcahuete de esos invasores, esos muchachos se lanzan a la calle al grito de FUERA LA DICTADURA, FUERA EL RÉGIMEN CASTRO COMUNISTA, QUEREMOS DEMOCRACIA Y LIBERTAD PLENA, se repite lo del año 2014, muchos de los actuales estaban ese año, pero en aquella oportunidad todos sabemos que resistieron cuatro meses los embates del régimen a pesar del desconocimiento de la MUD y de los directivos de los partidos políticos con Henrique Capriles a la cabeza y Ramón Guillermo Aveledo que no se cansaban de insultar a los muchachos con toda clase de epítetos tales como vagos, bochincheros, extremistas, radicales y hasta asesinos, con la excepción de María Corina Machado, Antonio Ledezma y Leopoldo López. Si la MUD y los directivos políticos de la misma hubieran cumplido con su deber de salir a llamar a un apoyo total para esa juventud en la calle, otra cosa sería, de seguro hoy estaríamos en libertad y democracia, pero hicieron todo lo contrario y salieron para Miraflores a rendirle pleitesía a Maduro y reconocer su régimen producto de una gran fraude electoral y de nuevo allí Capriles de primero, en fotos y videos se les veía sonrientes de estar en Miraflores, sin importarles la forma como los humilló Diosdado Cabello, cuando les dijo: “ solo así entraran ustedes a Miraflores”

Llama la Atención cuando en forma desaforada Capriles no manda a la gente que en vez de protestar que se dediquen a bailar salsa. Ahora él está llamando a la protesta callejera todos los días, ¿Será que ahora si le gusta la violencia? Claro está inhabilitado y pretende que sean los muchachos con sus protestas que logren salir del régimen para solucionarle a él su problema y ser candidato presidencial, creo que tu tiempo pasó Capriles, este pueblo ha creado mucha conciencia y ya no olvida muy fácilmente y esa historia es muy reciente.

OTROS

El Secretario General de la OEA, Doctor Luis Almagro, debe revolverle a Venezuela la carta donde solicitan su desincorporación de ese Organismo Multinacional, esa solicitud no puede tener validez por cuanto no va acompañada de la aprobación de la Asamblea nacional tal como lo establecen las leyes sobre el caso, y esto ha de ser materia de análisis de nuestros Constitucionalistas, ya sobre esto se pronuncio ese gran constitucionalista venezolano lamentablemente en el exilio, el Doctor Allan Brever Carías del cual tomo mi opinión.

Un nuevo aumento del sueldo mínimo el cual ahora ha de llegar a los 65.000 bolívares, sin embargo sigue siendo una miseria y la inflación se lo devoró antes de tener vida, siguen los venezolanos los más golpeados con una inflación la más alta del mundo y el más bajo sueldo mínimo, a modo de comparación tenemos a Haití con 59 dólares de sueldo mínimo, Cuba con 24, Panamá con 550 y Venezuela con 19 dólares, hacemos la conversión al dólar libre que es el único que se consigue, a esto se suma que la cesta alimentaria para una familia de cinco personas alcanzo el precio de 772.458 bolívares para el mes de marzo según el estudio de CENDAS – FVM de igual manera sigue en aumento la enorme escasez de medicinas y alimentos, los cuales el primero llega al 95 por ciento y el segundo al 90 por ciento.

Cualquier cosa se puede esperar, por eso no nos agarro desprevenido las declaraciones de Gerardo Blyde, cuando denunció que había conversaciones entre MUD-PSUV a los fines de logar llegar a un acuerdo para un gobierno compartido de entendimiento, deponiéndose actitudes persecutorias, en dos palabras establecer un borrón y cuenta nueva, pero en esa desesperación se les pasa por alto EL ESTATUTO DE ROMA DE LA CORTE PENAL INTERNACIONAL y que todos esos crímenes de lesa patria y lesa humanidad no prescriben.

hjmrodriguez /// Twitter:@Hmarcanor

CUANDO LA DICTADURA Y LA REPRESIÓN SE HACEN LEY, LA REBELIÓN ES UN SAGRADO DEBER. Simón Bolívar

REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS.docx

Publicado en GOBIERNO | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Dignidad versus bellaquería. Por: Eddie A. Ramírez S.

​Dignidad versus bellaquería

Por: Eddie A. Ramírez S.

Los asesinatos, torturas y otros atropellos del régimen han aflorado los mejores valores de los venezolanos, pero también los peores antivalores. Es motivo de orgullo contar con compatriotas con dignidad, como la señora Tianamen, con la joven que con un pañuelo con nuestro tricolor recoge una lacrimógena para devolvérsela a los chacales, con el flaco que sube desnudo a una tanqueta y con el joven que cuatro en mano soporta con estoicismo la agresión. Ellos representan lo afirmativo venezolano, como diría don Augusto Mijares, quien escribió que ¨ Figuras siniestras o grotescas se agitan ante las candilejas y acaparan la atención pública; pero siempre un mártir, un héroe o un pensador iluminan el fondo y dejan para la posteridad su testimonio de bondad, de desinterés y de justicia¨.

María José tuvo el valor de impedir el paso de una tanqueta, gesto que hizo recordar al chino que se enfrentó a un tanque en la plaza Tianamen. Desafió sola a los atropelladores del pueblo. ¿Qué pretendió esta señora descendiente de esos valiosos inmigrantes portugueses a quienes debemos gran parte de nuestro desarrollo como país? Solo aspiraba, y lo logró, llamar la atención del mundo sobre las violaciones a la Constitución venezolana. Mientras María José lucha por la libertad, otras mujeres como las fanáticas periodistas Blanca Ekhout, Tania Díaz y Maripili Hernández avalan que el régimen restrinja la libertad de expresión y establezca una casi hegemonía comunicacional; y una profesora universitaria como Carmen Zuleta de Merchán dicta desde la Sala Constitucional sentencias que violan la Carta Magna. Las cuatro citadas representan los antivalores, lo negativo venezolano.

La foto de la joven no identificada, que intrépidamente devuelve una bomba lacrimógena a los guardias nacionales es una clara evidencia de que la sociedad venezolana no se doblega ante la dictadura. Se expuso al efecto nocivo de esas armas químicas y a que le dispararan solo porque desea un mejor país. Mientras tanto, otras mujeres como Iris Varela y Carmen Meléndez aceptan que la Guardia Nacional y la Policía Nacional disparen lacrimógenas vencidas que, como ha expuesto la química Mónica Kraute, causan daño a la salud. Según denuncia de esta profesora de la Universidad Simón Bolívar, las lacrimógenas producidas en Venezuela por CAVIM no tienen fecha de elaboración, ni de caducidad, como es requerido internacionalmente. Las producidas en Brasil sí las indican, comprobándose que varios lotes usados están vencidos.

El flaco Hans se desnudó para indicarle a los esbirros que no estaba armado. Ofreció su cuerpo a los perdigones y lacrimógenas solo para decirle al mundo que quienes tienen las armas son los cuerpos represivos del Estado y los paramilitares rojos amparados por la Guardia y por la Policía. Mientras tanto, un Jorge Rodríguez, que ni como siquiatra ha logrado aplacar el odio por el trauma del asesinato de su padre, dispara amenazas a cualquiera que no comulgue con su pérfida revolución y El Aissami no solo arma a los paramilitares, sino que miente constantemente.

El joven que aparece tocando cuatro en medio de una nube de lacrimógenas simboliza la Venezuela que, a pesar de las penurias, sigue siendo alegre y le canta a la vida y a la libertad. Qué diferencia con otros jóvenes como Héctor Rodríguez y Ricardo Sánchez, quienes no pierden la oportunidad de alabar al régimen dictatorial.

Para desgracia del cobarde y soez Maduro, hoy los celulares de cualquier ciudadano y las cámaras de valientes periodistas ponen todos los días al descubierto los atropellos de la Guardia Nacional, de la Policía Nacional y de sus aliados los paramilitares rojos. No importa lo que declaren los espernibles generales Padrino López y Reverol y el pithecanthropus Diosdado. El mundo conoce quiénes son los violentos. No podrán eludir su responsabilidad, así como como tampoco el general Antonio Benavides, Comandante de la Guardia Nacional y el general Alfredo Pérez Ampueda, Comandante de la Policía Nacional. El caso del general Gustavo González López es aún más grave, ya que abundan las denuncias de torturas en el Sebin; las más recientes fueron aplicadas a los morochos José Francisco y Francisco Alejandro Sánchez, tal como ha denunciado su padre. La historia y la justicia condenarán a estos violadores de los derechos humanos. Los venezolanos dignos son más que los bellacos.

Como (había) en botica Continúan los accidentes en la Pdvsa roja y la producción está en solo 1.972.000 barriles por día, lo cual representa un 6,1% de la producción OPEP y algo más del 2% de la producción mundial. A pesar de estas cifras, los fanáticos rojos insisten en que el ¨imperio¨ quiere invadirnos para apoderarse de nuestro petróleo. Se niegan a reconocer que los Estados Unidos ya no necesitan nuestro crudo. Maduro sigue amenazando con encarcelar a José Guerra y a Tomás Guanipa, cuyos únicos delitos son denunciar los atropellos y la crisis económica. Es muy probable que sea Maduro quien termine entre rejas

¡ No más prisioneros políticos, ni exiliados!

eddiearamirez 25/04/17 . Enviado a Noticiero Digital y Runrunes

Publicado en Sin categoría, Tortura | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

VENEZUELA: El régimen sumergido en el infierno de sus miedos. Por: Miguel Henrique Otero @miguelhotero

El régimen sumergido en el infierno de sus miedos
Por Miguel Henrique Otero
17 de abril de 2017 12:01 AM

No se había producido, como en este momento, que el régimen fuese afectado, en una misma etapa, por tantos miedos de forma simultánea. Ahora mismo, en el alto gobierno, nadie se escapa. Están todos aterrorizados. Atravesados por los miedos más diversos. Si alguien se pregunta cuál es el estado de ánimo del poder en Venezuela, la respuesta es inequívoca: canguelo generalizado y en aumento.
Le temen a lo que está sucediendo en las calles del país, ahora mismo tomadas por la lucha de los ciudadanos. Le temen al cambio demográfico que se ha producido entre quienes protestan: marchas y concentraciones se han llenado de jóvenes, que han salido a reclamar su derecho a un mejor futuro. Temen a la rabia de las personas, que han decidido revolverse en contra de la escasez y la inflación galopante. Temen a la extendida volatilidad del ambiente en Venezuela: cualquier incidente puede ser la chispa que desate el derrumbe. Temen a lo que vendrá, después que se produzca el cambio. Temen, como lo escribí la semana pasada, a que no se les incluya en la lista de los que podrán huir a Cuba, cuando los aviones despeguen desde La Carlota. Temen, los civiles, que lo generales privilegien a los suyos, una vez que Raúl Castro ha dicho que el número de funcionarios que serán acogidos será muy limitado. Temen a los montos en moneda dura y efectivo que tendrán que pagar para lograr un cupo en los aviones.
Basta verles los rostros con atención: los de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, los de Maikel Moreno y Tibisay Lucena, los de Padrino López y Tarek el Aissami, los de Reverol y Jorge Rodríguez, son los rostros del miedo. Todos los capos del régimen están asustados. Oigan a Tarek William Saab, a Aristóbulo Istúriz y a Elías Jaua: les tiembla la voz cuando hablan. Ante las cámaras de televisión, titubean. Se quedan colgados. Les preguntan una cosa y no atinan a dar una respuesta convincente.
Pero el miedo más intenso y recurrente es, paradójicamente, el menos visible: se temen a ellos mismos. Ninguna emoción es más potente que el recelo y las sospechas que sienten entre unos y otros. Las mutuas prevenciones entre Maduro y Cabello se han multiplicado en el seno del alto gobierno, de forma exponencial. Todos recelan de todos. Se descalifican. Se señalan los unos a los otros de tener la mayor alícuota de responsabilidad en el descalabro. El alto gobierno es como una pequeña pecera infernal, donde todos sospechan de todos, y donde todos respiran y tragan la misma hipocresía. Las expresiones de solidaridad no son sino simulación. Los intercambios son de odio. Ocurre lo mismo que en las bandas de delincuentes: apenas alguien se distancia, la maledicencia toma el control.
Este estado de creciente desconfianza deriva en dos prácticas: se vigilan y espían entre ellos. No hay alto funcionario del gobierno que no haya sido grabado. Lo asombroso de esas grabaciones es lo que unos dicen de otros. Predominan dos temas: corrupción y traición. Mientras mayor es la proximidad al entorno presidencial, las acusaciones son más graves. Los montos más estrambóticos. Las prácticas, más descaradas. Entre civiles y militares se estaría librando una lucha encarnizada por los últimos contratos. Los civiles rojos acusan a los uniformados rojos de no querer compartir nada.
El otro factor, a la vez fuente de miedo y de señalamiento, es la traición. La traición puede adquirir varias formas: que Maduro tire la toalla, que Padrino López se alce con todo, que Diosdado incite al caos a través de los colectivos, que haya diputados del PSUV que dejen de serlo y se vuelvan independientes, que haya magistrados que se rajen a última hora. La versión del saludo militar que, a modo de chiste, hacen los oficiales de Casa Militar, es significativa: “Chávez vive, la traición sigue”.En las últimas semanas los miedos se han intensificado. La idea inicial de que con Trump la presión podría aliviarse, ha cambiado: ahora el terror se consolida. El miedo lo ocupa todo. El recelo ha invadido el trato que se dispensan entre los altos jerarcas. Hay funcionarios aterrorizados por el peligro que representa ser parte de un narcogobierno, que han enviado mensajes a instancias internacionales con el objetivo de dejar en claro que no todos los ministros están involucrados. Son decenas los funcionarios que ahora mismo quisieran saltar de la pecera, agobiados por el ambiente interno y por el estado del país. Mientras llega el final, la vigilancia mutua se desborda, las horas de grabación se multiplican, el insomnio se convierte en la enfermedad del régimen.
@miguelhoteroFUENTE: EL NACIONAL

REMISIÓN: Humberto Marcano Rodriguez

Publicado en GOBIERNO | Etiquetado , , , , , ,

LA HISTORIA CÍCLICA: El último discurso de Nicolás Ceaucescu. EL PAIS.

Reconstrucción de fusilamiento de Ceaucescu y su esposa Elena

ISRAEL VIANA isra_viana Madrid0 5/11/2014 00:00h – Actualizado: 12/11/2014 21:50h. Guardado en: Actualidad

El último discurso de Ceaucescu

Cuatro días antes de ser ejecutado, el dictador rumano se dirigía al pueblo prometiéndole el aumento del salario mínimo y las pensiones. 

Entre esta frase, «esta mañana hemos decidido que, durante el próximo año, aumentaremos el salario mínimo», y la imagen de Nicolae Ceaucescu y su esposa Elena acribillados en el paredón solo hay cuatro días de diferencia. Los que transcurrieron entre el 21 y el 25 de diciembre de 1989, momento en el que Rumanía cerró una larga etapa en la que su población había sido oprimida, explotada, masacrada y matada de hambre «por la dictadura más feroz que ha conocido Europa desde, probablemente, la de Stalin», señalaba ABC.

El muro de Berlín había caído menos de dos meses antes, pero Europa se transformaba demasiado rápido como para que Ceaucescu pudiera asumir la realidad del desmoronamiento de su propio régimen y el del bloque socialista. El dictador rumano caminaba hacia su muerte sin comprender que el mundo se transformaba. Aquel último discurso era la fiel representación de la pérdida del poder, con los silbidos extendiéndose entre la multitud congregada en la plaza central de Bucarest, mientras prometía una ridícula subida del salario mínimo, subsidios para más de cuatro millones de niños o el aumento de las pensiones. Ya era demasiado tarde.

Ceauscescu llevaba 22 años viviendo un sueño del que ahora despertaba abruptamente. Se había ganado la confianza del pueblo rumano cuando, en 1968, se opuso a la entrada de las tropas soviéticas en Checoslovaquia y amenazó con el uso de la fuerza si la URSS se atrevía a invadir el país. Muchos líderes mundiales ensalzaron entonces su figura y le recibieron con honores de Estado. Pero la realidad no era tan bonita, pues gobernó como un dictador implacable, manteniendo un estado policial de corte estalinista, alimentando la corrupción y el nepotismo, monopolizando los cargos más importantes en torno a su familia y viviendo en la más absoluta opulencia mientras el pueblo se moría literalmente de hambre.

El polvorín de Timisoara

Como en otros países vecinos, a finales de 1989 una buena parte de la sociedad rumana estaba hastiada del gobierno del «conducator», como se había hecho llamar en los años 80 para rendir culto a su persona. Su política económica, así como el plan de austeridad draconiano con el que se quiso liquidar la deuda nacional lo antes posible, habían incrementado la pobreza de Rumanía hasta límites insospechados, mientras la familia Ceaucescu acumulaba una de las fortunas más grandes de Europa.

El 16 de diciembre había estallado la primera protesta en Timisoara, que continuó al día siguiente con la ocupación por parte de los manifestantes la sede del Comité del Distrito del Partido Comunista Rumano (PCR) y la destrucción de documentos oficiales, propaganda política, textos escritos por Ceaucescu y otros símbolos del régimen socialista. El mandatario ordenó disparar contra la población civil, pero, lejos de aplacar la ira del pueblo, convirtió a la ciudad rumana en un polvorín: muertes, peleas, automóviles incendiados, tanques enfrentándose a civiles y voluntarios organizados en retenes para cazar a francotiradores.

La revuelta se extendió rápidamente a otras zonas del país y llegó a la capital, causando miles de muertos en lo que fue uno de los sucesos más graves de Europa tras la Segunda Guerra Mundial. El Frente de Salvación Nacional, como se llamó al Gobierno que sustituyó a Ceaucescu, informó después que los combates registrados desde el inicio de la revuelta popular se habían cobrado entre 60.000 y 80.000 víctimas.

Abucheos contra el «conducator»

El objetivo del discurso del 21 de diciembre de 1989 no era otro que celebrar una multitudinaria manifestación de adhesión al régimen, con la televisión retransmitiendo en directo, y condenar los sucesos de Timisoara. «Parece cada vez más claro que hay una acción conjunta de círculos que quieren destruir la integridad de Rumania y detener la construcción del socialismo, para poner de nuevo a nuestro pueblo bajo la dominación extranjera. Tenemos que defender con todas nuestras fuerzas la integridad e independencia del país», declaró el dictador ante los tímidos aplausos de la primera línea de asistentes. Estos habían sido traídos desde las fábricas, a punta de pistola, para escuchar proclamas como «mejor morir en la batalla, lleno de gloria, que ser una vez más esclavos en nuestra propia tierra» o «debemos lucha, para vivir libres».

Pero Ceaucescu había malinterpretado el espíritu de los restantes manifestantes, que se habían congregado en la plaza central de Bucarest para abuchearle. La imagen del dictador y su esposa Elena tratando de calmar a los asistentes, y pidiéndoles que permanecieran en sus asientos para poder continuar con su discurso, resultaba ciertamente caricaturesca, sobre todo después del anuncio de los irrisorios incrementos del salario mínimo y las pensiones.

La reacción de su «amado» pueblo fue tal que su guardia personal le recomendó que se ocultara en el interior del edificio, al tiempo que la señal de televisión era sustituida por anuncios ensalzando las bondades del socialismo. Pero la mayor parte de la población ya se había percatado de que algo extraño estaba sucediendo en Bucarest y no dudó en lanzarse a las calles de las principales ciudades para gritar «¡muerte al dictador!» y «¡abajo el gobierno!».

«Usted está solo. ¡Buena suerte!»

Ceaucescu aun tuvo tiempo de cometer un último error, quizá el más fatídico de todos: no huir de inmediato. Tenía la convicción de que la represión de las revueltas que había ordenado terminaría por apaciguar los ánimos. Y cuando se convenció de que aquello no era posible, ordenó a su piloto personal que consiguiera dos helicópteros con personal de seguridad para escapar.

Demasiado tarde. Cuando éste dio las órdenes, Ceaucescu alcanzó a escuchar la respuesta del oficial en el auricular, que sonó casi como una sentencia de muerte: «Señor Presidente, hay una revolución aquí afuera. Usted está solo. ¡Buena suerte!». Tuvo que echar entonces mano de un vehículo y huir hasta refugiarse con su esposa en un instituto a las afueras de la capital. En las calles, el Ejército había dejado de obedecerle.

Nicolae y Elena fueron detenidos pocas horas después, mientras los principales responsables del aparato de Gobierno y sus militares eran ejecutados. Ellos no iban a correr mejor suerte. El día de Navidad fueron juzgados y condenados a muerte, sin que el dictador pareciera darse cuenta de que su hora había llegado. «Sólo contestaré al Parlamento del pueblo y vosotros tendréis que responder», gritaba encolerizado, mientras daba órdenes al tribunal, insultaba al juez («usted no sabe leer ni escribir») y replicaba a su mujer: «¿Cómo permites que te hablen de ese modo?». «Usted siempre ha declamado actuar y hablar en nombre del pueblo, ser amado por el pueblo, pero solo ha hecho al pueblo esclavo de una tiranía durante todo este tiempo», le replicó el fiscal.

El matrimonio más poderoso de Rumania era atado de manos y conducido directamente al paredón. Cuentan que fueron muchos los voluntarios que se presentaron para apretar el gatillo y, cuando ocurrió, las manifestaciones continuaron en Bucarest pidiendo que fueran mostradas por televisión las cadáveres. Hasta que no lo vieran, no podrían creérselo. Aquellas imágenes, que dieron rápidamente la vuelta al mundo, ocupan un lugar destacado en la historia del siglo XX.

REMISIÓN: EL FIN DE LA DICTADURA DE NICOLÁS… Pedro Salazar Monsalve.

COMENTARIO : Nunca imaginaron los opositores al régimen que la férrea dictadura de Rumanía, que controlaba todos los poderes del estado, el ejército, la policia secreta, los aparatos de represión y propaganda, y que acababa de demostrar sus músculos con aquella multitudinaria e impresionante concentración de apoyo, estaba realmente llegando a su fin.
Entre la frase, «Esta mañana he decidido que aumentaremos el salario mínimo» en su discurso del 21 de diciembre y la imagen de Nicolás Ceaucescu y su mujer acribillados en el paredón, solo hay cuatro días de diferencia. Los que transcurrieron entre el 21 y el 25 de diciembre de 1989, momento en el que Rumanía cerró una larga etapa en la que su población había sido oprimida, explotada, masacrada y matada de hambre «por una de las dictaduras más feroces que ha conocido Europa.

“Ninguna dictadura dura para siempre, pero casi siempre tiene desenlaces trágicos”

NOTA: Relato histórico tomado del ABC de España:  “El último discurso de Ceaucescu “.   L.A.

FUENTE ORIGINAL: El País.España

Publicado en GOBIERNO | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

LAS REVOLUCIONES TERRIBLES. Por: Robert Gilles Redondo @robertgillesr

​LAS REVOLUCIONES TERRIBLES

​Por: Robert Gilles Redondo

Tomo prestado el título del libro “Las revoluciones terribles” del ilustre abogado venezolano Ángel Bernardo Viso para conceptualizar de alguna manera el proceso de rebelión que viene hilvanándose en el país tras el golpe de estado perpetrado por el tribunal supremo de Justicia y que dejó sin efecto formalmente las funciones constitucionales de la Asamblea Nacional, único poder con legitimidad de origen en este aciago momento.

Sin embargo, habremos de recordar que el empeño de anular a la Asamblea Nacional ha sido sistemático, progresivo y disfrazado de la legalidad que el fallido tribunal supremo le otorga al decidir, por Maduro, las más de cincuenta sentencias que desde enero de 2016 han dejado sin efecto todas, absolutamente todas, las decisiones autónomas del parlamento que fue electo por más de catorce millones de venezolanos en diciembre de 2015. Aquella elección significó el mayor revés electoral de la revolución y develó lo que era imposible detener: la inviabilidad del proyecto totalitario del chavismo, el estrepitoso fracaso de Nicolás Maduro, por incompetencia mental, y la dolorosa implosión del país en la peor crisis de su historia.

Así, la tragedia en la que hoy nos hallamos inmersos no puede ni debe conducirnos sino a la fractura total y definitiva del sistema que desde 1811 tratamos de instaurar. Sistema que ha permitido el avance cíclico de la historia, hecho ineludible, pero el permanente retroceso a la par del avance. Una y otra vez, sin descanso hemos avanzado para al menos intentar superar las taras que impiden nuestro desarrollo. Y una y otra vez hemos retrocedido, ya sea por la infame creencia del mesianismo instaurado desde la revolución de la Independencia, ora por la necedad de delegar en los políticos el derecho exclusivo de hacer política.

Nuestra carrera por alcanzar la democracia se ha convertido en un democraticidio y prueba de ello es el suicidio histórico que significó la llegada de Hugo Chávez desde las bases institucionales, militares, económicas y sociales de la era democrática que, a modo de ensayo, se trató de concretar con el derrocamiento de Marcos Pérez Jiménez y la aprobación de la Constitución de 1961. Dieciocho años después no aprendimos la lección y creemos que puede haber enmienda de parte de aquella indeseable gente que desmanteló en su totalidad al Estado venezolano.

Por eso ante la imposibilidad de una enmienda y ante la necesidad de enmendar nuestro destino, no al chavismo, la rebelión que conduzca a la fractura total del sistema es lo único que debemos realizar. Para ello todos, absolutamente todos, somos necesarios. El país cambia de rumbo con todos y por todos, con sus vitales excepciones, o simplemente estaremos condenados a ser un proyecto irrealizable de sociedad.

Habiendo todos los ingredientes necesarios para que ¡al fin! el progreso deje de ser profecía mesiánica, Venezuela debe recurrir a su identidad, la misma identidad que unificó a los patriotas frente al temible Boves. La identidad oculta que resistió siglo y medio de caudillos y dictadores. La identidad que cada día nos hace creer que este país es realmente la Tierra de Gracia. Un paso firme hacia el reencuentro con nuestra identidad es la obstinación y firmeza física-moral de quienes han decidido salir a las calles en las últimas horas, no en rechazo a una inhabilitación política o por el llamado a elecciones, sino porque entienden que ha llegado la hora de golpearle la mesa a estos delincuentes que secuestraron a la nación. Porque sí, ha llegado el momento del YA BASTA.

Publicado en Socialismo del Siglo XXI | Etiquetado , , , ,

EL CLARÍN DE LA PATRIA Por: Robert Gilles Redondo

EL CLARÍN DE LA PATRIA

Por: Robert Gilles Redondo

No caben dudas que el momento que vive Venezuela es transcendental. Es definitorio del porvenir, es decisivo del presente y evoca al pasado por esas tantas luchas que libramos en la sangre de nuestros antepasados. Es un tiempo de tristezas, de amargas decepciones, de desamores, de hambre, de miseria, de oscuridad. Es un tiempo de dolores sin par.

Nuestro país se ha venido abajo. Ha colapsado. El abismo nos desbordó. La dictadura está decidida a todo, incluso al sacrificio final. Pero no el sacrificio de quienes merecidamente están acusados por la historia, sino el sacrificio de los inocentes, de aquellos anónimos que ahora en cuestión de segundos asumen nombre en las redes sociales. Y no asumen cualquier nombre. Asumen el nombre sobre todo nombre: VENEZUELA. Porque Venezuela somos todos, no es anónima. No es lo que se escribe en minúsculas, ni lo que se traduce en el amplio concepto del chavismo: el mal.

Venezuela es una tierra de montañas azules y verdes, coronada por el Mar Caribe. Venezuela son los andes de nieves eternas entronizadas en el Pico Bolívar. Venezuela es todo. Es la patria desangrada por la alfombra multicolor de Cruz Diez que despide los hijos que despavoridos huyen de la tragedia con la profecía ya escrita de su inexorable retorno. Venezuela es aquella que desde 1811 decidió ser libre y su libertad alcanzó hasta la altura gloriosa de Ayacucho. Es la tierra bendita del petróleo, ese extraño combustible que no entendimos ni nos entiende. Es la tierra que desde los Esteros del Camaguán hasta el Cajón del Arauca nos muestra la más fértil llanura. Venezuela es el sostén de ese cáliz bendito que nos acerca al cielo en la Gran Sabana. Nosotros, los venezolanos, contenemos en nuestra identidad la fuerza de las aguas del Padre Río, el Orinoco, la serenidad del Caroní, la sutil fragilidad de los Médanos, la bravura del mar con sus aguas azules y turquesas.

Nosotros los venezolanos somos muchos Miranda, muchos Bolívar, muchos aguerridos Páez. Somos esos Florentino que, nada menos, cantó con el diablo. Es decir, somos valientes, somos nobles, somos únicos, somos todo lo que VENEZUELA puede contener en sus nueve letras.

Venezuela se canta como “el bravo pueblo que el yugo lanzó” durante veinte años en su guerra de independencia, en sus doscientos años de vida republicana, en la jornada memorable del 23 de enero de 1958 que consagró para siempre a esa valiente generación del 28 a la que tanto debemos.

Venezuela no es la tierra a la que la sinrazón y el odio podrán doblegar. Eso lo dicen sus calles, la frente en alto de quienes no nos resignamos a perder para siempre lo que es nuestro, lo que es nuestra vida, lo que es nuestro todo.

Venezuela es la patria que no perecerá. Es la nación que ha asumido el reto de defenderse con piedras ante las armas, con paz ante el odio, con fe ante la oscurana, con el silencio de la verdad ante los gritos de la mentira, con la estoicidad ante el ultraje, con la historia frente a la opresión. Y con esa patria que no perecerá, que somos todos, que será libre, no podrán never more, never, como alguna vez sentenció Shakespeare, a modo de promesa, a modo de certeza.

Sin tener opción de rendirnos debemos tener fe ciega en lo que todos unidos podemos hacer a la hora de librar la batalla definitiva de nuestro destino porque el mal es una mínima expresión frente al bien más grande que significa el corazón de cada venezolano que ha decidido ser libre. No estamos en guerra, apenas libramos una de esas tantas batallas que antes hemos ganado y por las cuales nunca nos podemos rendir. El clarín de la patria llama, adelante.

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

HEDOR. Un hedor a muerte baja desde el Cuartel de la Montaña, @AnonimusCR

​​​HEDOR

Un hedor a muerte baja desde el Cuartel de la Montaña,

allí de donde yace la

memoria del precursor de esta pudrición…

Un hedor que se esparce y se siente en toda Venezuela …

desde las cavas sin electricidad de la morgue de Bello Monte, hasta las salas de

parto de los hospitales, desde la salida de una fiesta en Las Mercedes hasta la

habitación donde duermen los señores plácidamente…, todo, todo hiede a ella, no hay lugar ni situación que escape, aquí todo apesta a muerte.

Ya no basta caminar con un pañuelo en la boca, la náusea nos persigue… Los sentidos de la vista, del oído y del tacto siguen allí …podemos ver, escuchar y sentir allá a unos niños comiendo basura, y otros armados con cuchillos amenazantes, dispuestos a….., vemos neonatos sin vida , abandonados …., oímos, escuchamos, quejidos, quejas, lloriqueos, “no tengo”, “no puedo”, “dame algo” , “tengo hambre, no he comido nada hoy”, “se me muere el viejo no consigo el antibiótico”, “esta mañana mataron al hijo de María, salió a trotar a las 5.30 de la mañana”, “se metieron anoche en el estacionamiento del edifico, se llevaron baterías y cauchos de los carros”…..

Maduro habla, baila salsa, dice que todo es mentira, que el país es el mejor del

mundo, que los empresarios tienen suerte de tenerlo a él. También los empresarios bailan salsa con Maduro, le agarran sus dólares, es lo único que les importa, y

bailan… “Gracias Santa Teresa” dice uno.

Siento que me tocan un brazo, es una señora que pide, con un niño dormido al

hombro, por cierto, siempre estos niños están dormidos?, todas andan con un niño dormido, como hacen para que siempre estén dormidos? Me pregunto.

Un perro me mira, es puro hueso, su mirada es dolorosa como el grito de Edward Munch y recuerdo a mi perro, querido y alimentado.

Me tapo los oídos, pero sigo viendo y ahora huelo de nuevo, y ahí está de nuevo el hedor, Venezuela hiede a muerte y al leer la noticia en el periódico de un quiosco, “TSJ sentencia eliminación de la inmunidad parlamentaria a los diputados de posición”, veo que el hedor me entra por los ojos, muertas las instituciones, muerta la

democracia, muerta la ética y los valores, muerta la reacción del pueblo…..

La pudrición se nos mete en el alma….. Conjurar los zamuros que se acercan por bandadas en el cielo, que oscurecen con su presencia, que también mueren y caen

sobre el asfalto, las aceras … Conjurar tanta muerte, solo con La Vida, anteponer el Eros al Thanatos, la Vida a la Muerte ….. Es necesario liberar a Venezuela de sus verdugos, rescatarla de la muerte y devolverla a la Vida…. No nos queda de otra…..

Ciudadano Anónimo

HEDOR.docx

Publicado en Venezuela | Etiquetado , , , , , , , , ,