Tiro de gracia. Por: Pablo Aure @pabloaure OPINIÓN. ¡Hasta cuándo!

¡Hasta cuándo!

Tiro de gracia

@pabloaure

El acta de defunción de Oscar Pérez, ex inspector del CICPC señala como causa de su muerte “traumatismo cráneo encefálico severo por herida de arma de fuego en la cabeza”. Parecido informe plasmó el forense para detallar la causa de la muerte de quienes lo acompañaban en el momento monstruoso de la ejecución de El Junquito. Se lee: “hemorragia subdural, fractura de cráneo, herida por arma de fuego con proyectil único a la cabeza” Las siete personas (incluido Oscar Pérez) murieron por un tiro en la cabeza. Ninguno se salvó en esa masacre. La orden fue clara: “mátenlos a todos”. Y para que la orden se cumpliera al pie de la letra se recurrió a mercenarios experimentados en el arte de asesinar y extorsionar, a los tristemente famosos y mal llamados “colectivos”.

La sola presencia de los irregulares armados en las inmediaciones de El Junquito es suficiente para corroborar que Venezuela es dirigida por una especie de “pranato” al margen de la ley. Llegaron al sitio los colectivos pero se le impidió al CICPC tener acceso al lugar de los acontecimientos. No se resguardaron las evidencias, sino por el contrario, han hecho todo lo posible para desaparecerlas.

El régimen exhibió con desnudez espantosa su naturaleza asesina. No tiene escrúpulos, ni el más mínimo respeto hacia la vida del rendido. Maneja códigos ajenos a la civilidad.

El pasado lunes 15 de enero Venezuela retrató el verdadero rostro del “Socialismo del siglo XXI”; un rostro que no mata en defensa sino como lección. El mensaje de escarmiento o medida ejemplarizante fue ratificado por funcionarios del régimen pocas horas después del ajusticiamiento: quien se atreva a hacer lo mismo que Oscar Pérez, correrá con idéntica suerte.

El sadismo de quienes desgobiernan no se conformó con ejecutarlos salvajemente, al mismísimo estilo de aquellos verdugos fundamentalistas que filman el momento de quitarle la cabeza a los infieles como señal de poder. Sino que también después de darle muerte, profundizan el dolor ya causado a sus familiares, demorando la entrega de los cadáveres. Amenazándolas con incinerarlos y finalmente estableciendo el lugar, fecha y asistentes al sepelio. No hay otra palabra para calificar a los capitostes del régimen: ¡son unos monstruos! Pero como ya lo he dicho en estas mismas líneas, no son unos monstruos cualquiera, pues en su haber tienen un variado culto a la muerte: Han asesinado a jóvenes manifestantes disparando metras, perdigones en los ojos, bombas lacrimógenas directo al corazón y a la cabeza, han dejado morir a miles de ciudadanos por no conseguir medicamentos, le prohíben a los médicos del sistema público de salud diagnosticar desnutrición para ocultar las cifra de los venezolanos que no pueden comer más de una vez al día, y como si esto fuera poco, parece que le han agarrado el gusto que sus ejecuciones sean transmitidas por redes sociales.

De defensor a verdugo.-

Tarek William Saab, funcionario designado como fiscal general de la república por la espuria asamblea nacional constituyente, ha sido sordo, ciego y mudo en esta masacre.

Él que se ufanaba de ser un gran defensor de los DDHH, hoy con su silencio se convierte en encubridor de muchos delitos y, hasta en el cómplice necesario para que los mismos se cometieran. ¿Qué pasó la madrugada de aquel 15 de enero en El Junquito? ¿Hubo autorización expedida por un juez? ¿Dónde está el acta “policial” levantada para llevar a cabo esa operación? ¿Se le participó al ministerio público? ¿Por qué Tarek William Saab no envió a ningún fiscal para garantizar el respeto a los más elementales DDHH? Desde muy temprano estaban circulando en las redes mensajes de Oscar Pérez y de muchos de sus seguidores donde anunciaban la operación. El fiscal general de la república, que otrora simulaba ser defensor de los DDHH ahora se hizo el loco, y por desatender sus responsabilidades como “fiscal general”, la historia lo obligará más temprano que tarde a sentarse en el banquillo de los acusados por no haber impedido esos asesinatos.

El legado de Oscar Pérez

Muchos ignoraban lo que en realidad quería Oscar Pérez, estoy seguro que él nunca se imaginó el legado que dejaría. Si estaba sustrayendo armas de los cuarteles para usarlas en defensa del pueblo cuando así lo considerara necesario, difícil entender entonces, que no las haya utilizado para defenderse durante esa salvaje operación. Su lenguaje jamás fue de odio, él invitaba a sus compañeros y a las FAN a unirse al pueblo. Hoy, a una semana de su acribillamiento, podemos decir que Oscar murió con las botas -de la resistencia- puestas. Pero además, documentó paso a paso el desenlace de la operación que acabó con su vida convirtiéndolo en el mártir que tuvo el valor de filmar su ejecución. Esas transmisiones en las que manifestaba que estaba rendido, tengan la seguridad que serán de vital importancia en la inminente acusaciónn contra Nicolás Maduro ante la Corte Penal Internacional.

cleardot.gif

Anuncios

Acerca de Sammy Landaeta Millán

Coronel de la Fuerza Aerea Venezolana, en Situación de Retiro, según resolución N°7446 de fecha 27 de julio de 2000 (Propia solicitud). Licenciado en Ciencias y Artes Militares (Opción Aeronáutica). Especialista en Administración de los Recursos de la Aviación. Maestria en el Empleo del Poder Aéreo. Diplomado Estado Mayor Conjunto N°14. Diplomado Curso Especial de Seguridad y Defensa para Ejecutivos. Piloto Aviador Militar. Piloto de Helicópteros Militares. Piloto de Helicóptero Comercial. Especialista en Busqueda y Salvamento. Edita desde la Gran Caracas. VENEZUELA, el blog de opinión militar y politica. LA PROTESTA MILITAR http://laprotestamilitar.blogspot.com
Esta entrada fue publicada en Pablo Aure, Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.