UN ACUERDO PARA ACUERDOS. Por: G/D (Ej.) Oswaldo Sujú Raffo. (IDEFV) Referido al 50 Aniversario del Acuerdo de Ginebra de 1966.

Gral-Oswaldo-Suj%25C3%25BA-Rafo.jpgCon afecto les envío este artículo del IDEFV, referido al 50 Aniversario del Acuerdo de Ginebra de 1966. Cordiales saludos. G/D. Oswaldo Sujú Raffo. (IDEFV) 18-02-2016.
EL 17-02-1966, HACE 50 AÑOS:

UN ACUERDO PARA ACUERDOS.

La determinación de Venezuela de demostrarle a Inglaterra y por ende al mundo sobre el cruel despojo de su Guayana Esequiba, en un viciado y nulo Laudo Arbitral de París en 1899 y que, además fue consecuencia de una componenda de potencias mundiales (Inglaterra y Rusia vs EE.UU) como un aborto jurídico del ilegal Tratado de Washington de 1897; ello motivó hace 50 años que la altiva Inglaterra; abrumada por la inmensa cantidad de pruebas documentales, históricas, jurídicas, geográficas e incluso cartas personales de juristas cómplice; se sentara por vez primera con jueces venezolanos y aceptara la contención de Venezuela sobre la nulidad del Laudo de Paris.

Desde el Siglo XIX y el XX se logró con grandes esfuerzos, fortalecer con ineludibles pruebas lo que sería nuestra irrenunciable posición reivindicadora. En los años 1822 al 1843 se destacan con apasionado afán patriótico, el Dr. Alejo Fortíque en Londres y el Dr. José Maria Baralt en Madrid, con las carencias y limitaciones de todo tipo. Luego en los años 1961 al 1966 se destacan en los gobiernos de Rómulo Betancourt y Raúl Leoni, los juristas Dr. Carlos Sosa Rodríguez, Dr. Marcos Falcón Briceño y el Dr. Ignacio Iribarren Borges este último Canciller de Venezuela para la firma del Acuerdo.

El 17 de Febrero de 1966, Venezuela y la Gran Bretaña, incluyendo (¿?) al Premier de la colonia Guayana Británica firman en Ginebra el Acuerdo para “acuerdos” cuya finalidad es buscar soluciones satisfactorias, para el arreglo práctico de la controversia territorial; el 13 de Abril se ratifica ese convenio. Este hecho histórico tiene un gran significado para Venezuela pues acaba con lo invulnerable del Laudo de París de 1899 y termina con la presunción de “cosa juzgada” lo que permite reabrir el caso y sin lugar a dudas es un triunfo para nuestra Cancillería. Soy de los que opino que hubo mucha lenidad y generosidad por Venezuela, al aceptar la presencia de la Colonia inglesa como firmante y luego reconocer la nueva República de Guyana y su ingreso a la O.E.A sin dejar constancias, ante los Altos Tribunales Internacionales de la formal reserva de esas decisiones. Reconozco que privó la bandera de acabar con vestigios del colonialismo en América y esa buena fé nunca ha sido reconocida por nuestros vecinos.

Guyana nunca dio demostraciones de cumplir con el leit motiv del Acuerdo para acuerdos desde su inicio. El cumplimiento del trabajo para las Comisiones Mixtas, siempre fue saboteado por Guyana de tal manera que pasaron 4 años y nada se acordó positivamente. Inglaterra se sacudió pronto del asunto y dejó a Guyana frente a Venezuela y eso hoy es una imagen contraria a lo original: Un país grande y poderoso (Venezuela) contra un país chico y pobre (Guyana)…El Acuerdo de Ginebra, según renombrados juristas (Ejem: Dr. René de Sola) dilataba de manera inútil la reclamación venezolana y además nuestra futura cooperación económica con Guyana, debía ser condicionada en la medida que el nuevo Estado haga reconocimiento de nuestros legítimos derechos, en el territorio usurpado por el imperialismo inglés.

Los errores políticos cometidos por Venezuela, desde la fecha del Acuerdo de Ginebra, para acuerdos que hoy no se cumplen, nos muestran una Guyana agresiva, insolente y con un gran aprovechamiento de las oportunidades. El desconocimiento de jurisprudencias internacionales, de decisiones de la O.N.U, de la O.E.A y otros organismos mundiales demuestran su poco sentido de la amistad y generosidad recibido desde hace 50 años desde Venezuela. La invasión a priori de nuestro territorio, por múltiples empresas foráneas, la depredación y contaminación del ambiente, el genocidio de nuestras etnias allí residentes, la grosera e ilegal exploración petrolera, de minerales estratégicos, de oro y diamantes y la destrucción forestal de grandes extensiones de una tierra venezolana inerme y sin dolientes, entregada a la voracidad de Guyana y sus cómplices, nos recuerdan que la amistad entre Estados no existe sino sus propios intereses…

El Acuerdo de Ginebra de 1966, seguirá vigente hasta que se logre un acuerdo entre ambos países, será por la buenas o de otra forma… Lo cierto es que no debemos permanecer indiferentes ante lo que allí sucede cada día. Nuestro espacio marítimo al Este es de 175.000 kms 2 y no 15.000 kms2 como pretende Guyana. Nuestro límite al Este llega hasta la divisoria de aguas en el delta del río Esequibo, como lo contempla el Decreto 1.152 de 1968 del DR. Leoni, que es Ley de la República. Compatriotas nunca permitamos que el interés ideológico político esté por encima del interés nacional de esta Venezuela que es tuya, mía y nuestra.

La Patria es primero.

Hasta luego!!

idefvsoberania
Publicado por Blogger para LA PROTESTA MILITAR el 2/24/2016 01:28:00 p. m.

Anuncios

Acerca de Sammy Landaeta Millán

Coronel de la Fuerza Aerea Venezolana, en Situación de Retiro, según resolución N°7446 de fecha 27 de julio de 2000 (Propia solicitud). Licenciado en Ciencias y Artes Militares (Opción Aeronáutica). Especialista en Administración de los Recursos de la Aviación. Maestria en el Empleo del Poder Aéreo. Diplomado Estado Mayor Conjunto N°14. Diplomado Curso Especial de Seguridad y Defensa para Ejecutivos. Piloto Aviador Militar. Piloto de Helicópteros Militares. Piloto de Helicóptero Comercial. Especialista en Busqueda y Salvamento. Edita desde la Gran Caracas. VENEZUELA, el blog LA PROTESTA MILITAR http://laprotestamilitar.blogspot.com
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.