El poder de la Fe (Articulo de opinión de Vinicio Guerrero Mendez)

EL PODER DE LA FE

Vinicio Guerrero Méndez

Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. (Hebreos 11:1)

Doy gracias por haber disfrutado dieciocho años después del primer cateterismo la inmensa suerte de vivir más allá de los 60 años libre de condicionamientos para comer o beber con libertad pero sin abusos; sin medicinas y una condición física envidiable, todo eso lo ha logrado mi fuerte espíritu fortalecido en Dios y Jesucristo. Más aun después de esta segunda recaída, no atribuyo a Dios despropósito alguno, me siento muy dichoso de haber sido sometido a esta prueba ya que lo que fue puesto a prueba fue mi fe, por eso estoy convencido que su amor por la humanidad es igual a su grandeza. No tengo miedo pero si un fuerte sentimiento de gratitud por la vida, pero no voy a operarme como tampoco permitir que el pasado empañe mis decisiones.

Con los años cuando nos volvemos adultos, es que empezamos a palpar injusticias ocultas ante nuestros ojos, como la sensibilidad social, por eso veo necesario hablar sobre esto, y como paciente cardiaco tengo el derecho de ser altamente desconfiado. Desde siempre he sido muy apático a los fármacos, en realidad no siento necesidad de ellos y mis razones son suficientes como para explicarlo por mi experiencia vivida en esos dieciocho años en los que prescindí de ellos. En pocas palabras no voy a ser parte de la gran estafa a la que siempre hemos estado sometidos como los tan conocidos “conejitos de indias”. En suma si hay tres grandes enemigos tanto de la sociedad como de la salud son: las clínicas privadas, las compañías de seguros y la industria farmacéutica, voy a explicarles el porqué:

Primeramente y por experiencia se que la cirugía de corazón no funciona en el 40-50 % de los pacientes porque la placa o el sarro regresa prontamente. Incluso después de la operación o cateterismo me fue aplicado un parche de nitroglicerina pero investigando me entero que extrañamente la FDA recientemente rechazo una solicitud para este novedoso parche.Y me recetaron el medicamento “Lipitor” el cual debo tomar diariamente pero investigando me encuentro que este produce amnesia (y yo no quiero olvidar a mis deudores) según manifiesta El ex-astronauta de la NASA y USAF, que Lipitor fue la causa de su propio caso de TGA mientras volaba (transient global amnesia) (ver portal http://www.spacedoc.net/Statins_flyer.html)

Tuve más de cuarenta años con un seguro y es increíble que cuando más lo necesite la cobertura es tan irrisoria para los tiempos de hoy que el mismo seguro que durante tantos años me acompaño vista la necesidad imperativa de la vejez me falla y tengo que acudir a ella después de cumplir con latosas formalidades que lo que da es hasta pena tenerlo. Todo paciente sabe que en las clínicas y lo diré con conocimiento de causa al mostrar el seguro no te van a dejar salir hasta tanto no te lo hayan raspado a cuesta de cualquier diagnostico y también es conocido en el caso de los militares una vez agotado el recurso, te envían al hospital militar o a tu casa. O sea que si amplio la cobertura igual dará si es básico o mayor todo quedara allí amen que debo esperar doce meses para hacerlo efectivo. Se da el caso propio que cuando estaba en quirófano el doctor me advierte en pleno, que tenía una arteria tapada y que era necesario hacerme un endovascular con un balón, sin esperarlo este paralizo la operación y fui sometido a la primera barricada económica, “LA ADMINISTRACIÓN“, la cual mi familia debía justificar si contaba con los recursos económicos (aun en sábado) para continuar. Mis familiares fueron llamados y le exigieron cierta cantidad de dinero para llevar a cabo la intervención. En mi caso afortunadamente se dispuso el dinero y escuche cuando informaban que podían continuar mientras, yo esperaba por alrededor de treinta minutos catéter en pierna. En algunos de estos casos, la espera puede conllevar a la muerte del paciente. Son incontables los reportes de propios y extraños que han sido víctima de esta aberración del sistema de salud privada, quizás algún día mejoren ese método de manera más decorosa. Conclusión de la operación: Angioplastia fallida de lesión en ACX por demás, el objetivo no se cumplió debido a que la lesión está severamente calcificada. Sin embargo, me sugirieron fuera a un especialista el cual tuvimos que contactarlo por la premura del caso en Barquisimeto del cual me exigían que debía ser trasladado en ambulancia con un médico de cabecera debido a mi condición de salud mas para mi condición yo me sentía muy diferente a lo prescrito; de hecho (yo que soy de poco hablar), me fui en la ambulancia charlando con la doctora y el paramédico.

En la primera gestión la clínica exigía 1200000 bolívares fuertes mas doce donantes de sangre, mi seguro tiene una cobertura de 150000 el cual fue raspado en apenas dos días sin contar el monto adicional cancelado para la intervención. Finalmente logramos un mejor presupuesto en Ascardio.

El día de la consulta una semana después, el médico una vez analizado el CD del cateterismo determino que un tratamiento resolvería el problema pero para asegurarse de su diagnostico el día siguiente se llevaría a cabo una junta médica lo que aprovecharía para ver si ellos coincidían con su diagnostico. Efectivamente el día siguiente hice acto de presencia y la junta sugirió que me hiciera un eco-esfuerzo bajo las siguientes condiciones: si salía negativo entonces me harían el tratamiento si positivo, un cateterismo para llevar a cabo una revascularización con tres balones y dos “stent”.

Como era de esperarse el eco-esfuerzo salió positivo. Asistí a consultarme con el médico tratante y me pidió los resultados además del CD y unos veinte minutos después me confirma la necesidad de intervenirme. Me dirigí a la administración a solicitar el presupuesto. Una vez allí me informaron que una vez dispusiera del monto solicitado yo tendría que llamar para contactar la cita y esperar por unos insumos necesarios (no para mí sino como parte del equipamiento clínico necesario para todos los pacientes) por venir en fecha próxima. Volví a la consulta y le pregunte al galeno cual era el beneficio de la operación y cuales sus riesgos, este me informa que el riesgo siempre lo habrá y que el trataría de abrir el conducto por medio del globo y si no daba resultado entonces me daría un tratamiento; entonces le dije que para que iba a correr el riesgo si igual me cobrarían por tratar pero en fin igual me daría el tratamiento. En verdad sentí que iba a tener que pagar por un riesgo que al final favorecería y abultaría la ganancia para la clínica y ese riesgo me lo llevaría yo y no ellos. Incluso la hoja del presupuesto reza al pie de página que “el presente presupuesto no contempla ningún tipo de complicaciones”. Y para finalizar la última y tercera razón es la poderosa industria farmaceuta, la más rentable del mundo y sus productos son cuando mucho inútiles y hasta peligrosos.

Decidí no correrlo y vivir más tiempo con el único que si puede o no garantizarme la vida y más libre de condicionamientos: Dios y mi fe. Tengo esperanzas contra la esperanza. No me voy a dejar vencer aun contra la esperanza tendré la sobre esperanza que me da la fe.

Según el eco cardiograma practicado muy necesario para presentarlo el día de la consulta arrojo que mi corazón tiene un 63% de fortaleza y me pregunto ¿es que acaso no va de acuerdo a mi edad? tengo 64 años entonces que piensan los médicos que voy a tener un corazón joven? él es como mi cuerpo y está condicionado a mi cantidad de años.

Sin duda alguna esto genera angustia e impotencia en la sociedad, que ven pasmados, como el negocio y el dinero se antepone a la vida de un ser humano. Es imperativo luchar por el derecho al sistema de salud público, de la realidad que vivimos los venezolanos al momento de ingresar por emergencia al sistema de salud privado.

Después de esta experiencia propongo eliminar todas las clínicas privadas y los seguros y en cuanto a las compañías farmaceutas que se unifiquen todas las entregas de sus productos directamente a los hospitales. Que todas las coberturas de estos seguros sean asignados a los hospitales públicos del país y sean modernizados a fin de adecentar tanta corrupción y oportunismo en la salud al menos por el respeto que nos merecemos todos como ciudadanos y ser tratados por igual incluido el presidente y su tren ejecutivo (o autobús). Única manera que estos gobernantes entiendan que los derechos son por igual y que la salud es lo más importante para todos y no para unos.

A pesar de todo, mi ánimo no ha decaído ni por un instante. He amado y he sido amado; he recibido mucho y he dado algo a cambio; he leído, viajado, escrito y disfrutado de una especial relación con Dios.
Poseo la misma pasión de siempre, carácter abierto, sociable y alegre, capaz de sentir afecto, de gran moderación en todas mis pasiones.

Mi generación está ya de salida, y cuando hayamos desaparecido no habrá nadie como nosotros ni mejores que ustedes porque cada ser es único. Deseo y espero, en el tiempo que me queda solo por voluntad de Dios y no de la ciencia, despedirme con un gran abrazo a ese círculo de personas que mucho bien me han hecho y a la vez agradecer un perdón con los que llegue a tener diferencias.

Por otra parte, muchos médicos sino todos, los más jóvenes son los menos culpables de ese escenario donde se ven obligados por estos señores de tales clínicas a evadir su ética y principios que deben acatar al momento de atender a un enfermo. Por mi parte me alegro cuando conozco estos jóvenes médicos de talento, incluso los que me trataron, de ellos recibí una conducta apropiada y respetuosa como paciente. Eso me satisface porque visualizo el futuro de mi país en buenas manos.

Confiar en Dios es estar totalmente seguro de que uno va a recibir lo que espera. Es estar convencido de que algo existe, aun cuando no se pueda ver. Cristo volverá. ¿Qué importa cuando? Quizás no esté para recibirle pero mientras, mi vida se quema en la oración porque todo el contenido del libro sagrado se sintetiza en esta gran enseñanza:

“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas y ama a tu prójimo como a ti mismo”.

La oración! No la dejes nunca por nada. Ella da brillo a tus ojos, ardor a tu corazón, fuerza a tu voluntad. Persevera todos los días, sin desistir y Dios te escuchará.

Afectuosamente, Imperfecto.

Vinicio Guerrero Méndez

vinguerrero

EL PODER DE LA FE.docx

Anuncios

Acerca de Sammy Landaeta Millán

Coronel de la Fuerza Aerea Venezolana, en Situación de Retiro, según resolución N°7446 de fecha 27 de julio de 2000 (Propia solicitud). Licenciado en Ciencias y Artes Militares (Opción Aeronáutica). Especialista en Administración de los Recursos de la Aviación. Maestria en el Empleo del Poder Aéreo. Diplomado Estado Mayor Conjunto N°14. Diplomado Curso Especial de Seguridad y Defensa para Ejecutivos. Piloto Aviador Militar. Piloto de Helicópteros Militares. Piloto de Helicóptero Comercial. Especialista en Busqueda y Salvamento. Edita desde la Gran Caracas. VENEZUELA, el blog LA PROTESTA MILITAR http://laprotestamilitar.blogspot.com
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.