EL CASO EBER. Por: Luis Marín.

descarga

EL CASO EBER

El lunes 15 de junio de 2015 el periodista Eduardo Tomás (Eber) Flores Aponte fue asesinado en su apartamento de las Residencias Polux en la Urbanización Santa Mónica de Caracas. Degollado, acribillado a puñaladas y finalmente quemado, fue precisamente el humo que salía del apartamento lo que alarmó a los vecinos que llamaron a los bomberos quienes encontraron el satánico espectáculo.

Uno más de los tres homicidios que ocurren cada hora, setenta al día, más de dos mil al mes, veinticuatro mil al año, casi trescientos mil en lo que va de revolución pacífica pero armada. Una de las pocas industrias que crece en este expaís es el asesinato, junto al secuestro, la corrupción, el lavado de dinero, el tráfico de armas, personas, narcóticos: el imperio del crimen organizado transnacional.

Pero en medio de esta masacre, ¿por qué detenerse en un crimen en particular, por cruel y espantoso que sea? Cuando la idea parece ser precisamente la contraria, que pase por debajo de la mesa, inadvertido, mientras con sordina, el mensaje llegue a su destino, con calculada precisión profesional.

El primer dato duro es que se trata de un periodista y ante un hecho de esta naturaleza lo primero sería preguntar qué estaba haciendo, qué escribía, si estaba investigando algo y si disgustaría a alguien; esto en cualquier lugar del mundo salvo en Venezuela, donde ni el Colegio Nacional de Periodistas se ha dignado a publicar siquiera una nota de duelo, ni ningún periodista se ha acercado a solidarizarse o preguntar qué puede haber detrás de esta atrocidad, aunque sólo fuera por curiosidad.

Otro dato es que se trata del Jefe de Prensa del Movimiento de Derecha Liberal Autonomista, su Relacionista Institucional, Coordinador Nacional de los Comités Cívicos Autonomistas Regionales, Promotor Nacional e Internacional de la “Salida Autonomista”, administrador de sus cuentas de Tweeter, creador y director del portal MDLVenezuela.org y del blog Aclarate.org como de la casi humorística Rebelión de los Hartos, es decir, que se trata de un personaje mediáticamente expuesto.

De hecho había sido detenido, secuestrado, golpeado, asaltado varias veces y en todas las cuales les fueron confiscados sus teléfonos celulares, laptops, cámaras fotográficas y de video, PCs, pen drives, tarjetas SIM, etcétera.

Los asaltantes se llevaron sus computadoras y diversos equipos, dos  salieron en su propio carro, un honda civic verde, a las once del mediodía sin ocultarse de los vecinos que los vieron claramente; el sujeto que franqueó la entrada, como supuesto amigo de Eber, se identificaba como un humilde empleado del Instituto de Previsión Social de las Fuerzas Armadas.

Last but not least, Eber es ciudadano norteamericano, con su familia domiciliada en EEUU, incluso, sus hermanos no pudieron asistir al funeral porque les postergaron las visas en el consulado de Venezuela en Washington. ¿Se configura otra claudicación de la Administración a la defensa de los ciudadanos americanos en el exterior?

Finalmente es inocultable el grosero contraste entre el escándalo sideral del régimen cuando matan a uno de los suyos comparado con el insultante silencio con que encubren casos como éste. Ni siquiera porque su padre es Capitán de la Armada alguien le presta la más mínima atención al caso Eber.

Pero hay silencios que claman al cielo, al punto que atormentarían al mismo Dios.

EL PENDEJO AMERICANO

¿Cuba tiene algo que ver con los actos de terrorismo de Estado que se perpetran en Venezuela? ¿Se trata de una política para diezmar la población y que abandonen el país quienes se sientan amenazados? Estas son preguntas que tendrían que hacerse Tom Shannon, Roberta Jacobson, John Kerry o a quien corresponda alguna responsabilidad sobre los intereses norteamericanos en este expaís, si es que les queda alguno.

El primer tropiezo de Eber con los servicios secretos cubanos probablemente se produjo en Marruecos, donde fungía como corresponsal de un periódico americano en la guerra olvidada del Magreb, donde los cubanos terciaban a favor del Frente Polisario, del cual son fundadores y eternos patrocinantes.

La relación del régimen de Castro con el Frente Popular de Liberación de Seguía el Hamra y Río de Oro se remonta a su fundación el 10 de mayo de 1973, así como con la autoproclamada República Árabe Saharauí Democrática, en 1976. No existe evidencia de que esos vínculos se hayan interrumpido o menguado en los últimos seis meses.

Muy por el contrario, el Frente Polisario acaba de darle un ultimátum a la comunidad internacional de que si la ONU no cumple con el plan conducente a la independencia del Sahara Occidental volverán a “la lucha armada”. No se necesita ser filólogo para advertir alguna reminiscencia de la doctrina homóloga de Fidel Castro, sobre todo si no se ignora deliberadamente que el ejército saharaui ha sido armado y entrenado en Cuba, con una apreciable ayuda de Rusia.

El presidente Obama causó una de sus habituales conmociones en las redes sociales por su sonriente apretón de manos con Mohamed Abdelaziz, no porque estuviera riéndose en el funeral de Nelson Mandela, sino porque éste es el personaje más controversial del Norte de África. Presidente en el exilio de la RASD desde que fue autoproclamada y Secretario General del Frente Polisario, lleva cuarenta años como dictador de una República que formalmente todavía no existe.

Se le hacen las críticas habituales en personajes de este tipo, como que ejerce una férrea tiranía en los campos de refugiados de Tinduf en Argelia, que recluta niños para engrosar las filas rebeldes, de corrupción con las ayudas de la ONU que van a parar a cuentas encriptadas en bancos suizos, tortura y asesinato de opositores a su sistema de partido único. El Departamento de Seguridad Nacional de los EEUU aún califica al Frente Polisario como “grupo terrorista”.

Un personaje hecho a imagen y semejanza de su mentor, Fidel Castro, y no es el único: Yaser Arafat, Robert Mugabe y en general todos los caudillos africanos, que cuando se ven a través del lente hollywoodense lucen como pintorescos guerrilleros o románticos justicieros; pero sólo cuando se los enfrenta en la vida real puede advertirse su afán de poder, rapacidad, crueldad y vesania.

Pero los comentaristas americanos, tan agudos e incisivos en otros escenarios, incluso llegaron a criticar alguna falla de seguridad que permitió que este personaje se acercara tanto al Presidente de los EEUU; pero ninguno advirtió alguna estudiada señal, dirigida a la izquierda global, de que algo estaba cambiando en la visión de Washington.

Los latinoamericanos estamos curados de estas fantasías, sabemos por experiencia que estos frentes de liberación nacional encuentran su núcleo de plausibilidad en la lucha por la independencia, pero cuando por desventura llegan a triunfar, establecen tiranías que son infinitamente peores que los regímenes contra los que hayan insurgido.

Según la revista TIME la clase media venezolana es pendeja por su “capacidad para que los sectores políticos se burlen de ella sin que se den cuenta”, asimismo manifestaría “cero capacidad de asombro ante noticias horribles que la afectan”.

Tal cual el público norteamericano.

LA REBELIÓN DE LOS HARTOS

El Presidente Barack Hussein Obama II tiene la pretensión típica de los revolucionarios de que mundo puede inventarse ex novo, a partir de él en adelante. Esta concepción la expresa al decir que no se hace responsable por nada que haya pasado antes de que él hubiera nacido. Algo que sorprende no sólo por su inconsistencia sino porque nadie lo contradice, lo que supone un tácito consenso resistente al contraste con la realidad.

Por ejemplo, Obama asiste a los actos conmemorativos del fin de la Segunda Guerra Mundial y habla en representación del pueblo de los EEUU, aunque obviamente se trata de hechos ocurridos antes de que él naciera y sobre los que no tiene responsabilidad alguna. ¿Qué tendría él que decir al respecto? ¿Desembarazarse de lo hecho por otros?

Con lo cual es forzoso concluir que la primera declaración debe entenderse como referida a ciertos contextos y es verdadera sólo respecto de determinadas circunstancias, Obama sería un relativista ingenuo, que no predica ninguna doctrina sino que dice cosas circunstanciales que, en fin, no deben tomarse muy en serio porque mañana, en otra parte, dirá todo lo contrario de lo que hoy dice aquí.

Esto en una persona común y corriente es algo inquietante; pero en el Presidente de los EEUU es realmente aterrador. No sabemos a qué atenernos y esto es pésimo para la seguridad no digamos jurídica, sino física y material en general.

La Administración Obama le emite certificados de buena conducta al régimen de los Castro haciendo constar que no han apoyado actividades terroristas al menos en los últimos seis meses, aunque reconoce que docenas de miembros de ETA siguen refugiados en su territorio, por no mencionar prófugos de la justicia norteamericana, los macheteros de Puerto Rico, ni al directorio de las FARC y paremos de contar.

Pero esto no es nuevo, ni lo peor. Dice que las sanciones económicas no han funcionado contra el régimen de los Castro, por lo que lo procedente es inundar la isla de turistas que, no se sabe en virtud de qué efecto de demostración, van a democratizar al régimen.

Acto seguido, amenaza a Rusia con mayores sanciones económicas. Es difícil entender cómo es que unas sanciones que “no funcionan” con un pedacitico de isla que tienen ahí a 90 millas de la costa sí van a funcionar con un continente que los supera en territorio, población, que está al otro lado del mundo, con una extensa frontera con China, otra potencia económica, la más poblada del mundo y que tampoco es amiga de los EEUU.

Pero es que Obama llegó a la presidencia insurgiendo contra el unilateralismo y promoviendo un sistema de consultas con sus aliados, sobre todo en lo concerniente a la lucha contra el terrorismo, por lo que derogó la “guerra contra el terror” de Bush.

En su primera acción positiva y espectacular, en que las fuerzas especiales abatieron a Osama Bin Laden, declara que esa acción no fue consultada con sus aliados ni fue autorizada por el país huésped, Pakistán. Puede entenderse que el gobierno pakistaní no quisiera pagar el costo de la furia islamista, ni los supuestos aliados involucrarse en eso, pero, ¿cómo queda la prédica anti unilateralista, el consenso aliado, etcétera?

En medio del escándalo por la masacre de Charlie Hebdo declara que “la amenaza del terrorismo está siendo exagerada por la prensa”. Ante el subsiguiente ataque a un mercado Kósher condena a “violentos fanáticos quienes (…) fortuitamente asesinaron a un grupo de personas en un almacén de París”.

Un vocero de la Casa Blanca, John Earnest, debió aclarar que “el adverbio que eligió el Presidente (fortuito) fue utilizado para indicar que los individuos que fueron asesinados en ese terrible incidente no fueron asesinados por quienes eran (judíos) sino por donde se encontraban de  manera fortuita”. Ante la consternación general la remató diciendo: “Estos individuos no fueron seleccionados con nombre y apellido, ese es el punto”.

Quizás parezca insultante trasladar la escena a Charleston, Carolina del Sur y decir que las nueve personas asesinadas en la Iglesia Metodista Episcopaliana Afro-Americana no fueron asesinadas por quienes eran (negros) sino por donde se encontraban de manera fortuita. Ciertamente, estas personas tampoco fueron escogidas por nombre y apellido.

En el caso de la destrucción de las armas químicas de Bashar Al Assad, Obama siempre aclara que se están destruyendo las armas químicas “declaradas”, con lo que queda en el aire la idea de que hay otras armas químicas “no declaradas” que no están siendo destruidas, pero esas ya no entran dentro de su famoso pacto de no intervención.

Respecto del genocidio armenio lo que se le critica no es que en la conmemoración del centenario optara por no hablar de “genocidio”, con el argumento de no ofender a  Turquía, un aliado de la OTAN, que hasta ahora lo niega tercamente, eso lo entiende cualquiera; sino haber hecho campaña denostando de los que “no llaman las cosas por su nombre” y comprometiéndose a hacerlo él cuando llegara a la presidencia, lo que, por supuesto, tampoco hizo.

En Guantánamo Obama naufragó en los mitos de la izquierda, de acuerdo con los cuales esa es la única cárcel que hay en Cuba y quizás sea la peor del mundo. Amnistía Internacional se dedicó a demonizar esos uniformes color naranja con los que ahora visten a los decapitados por EI, sin que AI diga nada. Uniformes que envidiarían los presos de las cárceles venezolanas, por ejemplo, que están descalzos, semidesnudos y que en una sola requisa resultan muertos en mayor número que todos los que hayan pasado alguna vez por Guantánamo, sin que AI, otra vez, diga nada, ni Pepe Mujica pida ninguno para protegerlo en Uruguay.

La lista de desatinos e incongruencias de la Administración Obama podría hacerse agotadora e interminable, pero hay algo que ofende particularmente a los venezolanos y es que haya decidido ignorar una realidad geopolítica de la que lo único discutible es si debe llamarse Venecuba o Cubazuela, lo que pone de manifiesto que no hace una política de acuerdo con la realidad sino que pretende acomodar la realidad a su política.

Después del tira y encoge con las sanciones que no son sanciones contra una lista de funcionarios que se quedó en preliminar, la grave amenaza a la seguridad nacional que terminó no siendo amenaza, la pregunta que recorre al país y debería interesar a todo el mundo es: ¿Qué hacen con toda la información que recaban de los “testigos protegidos” desertores del castro-chavismo?

Si están guardando información no se sabe para qué ni para cuándo, mientras tanto, ¿no se configuran delitos de obstrucción a la justicia, encubrimiento e incluso complicidad con crímenes de lesa humanidad?

Los representantes de la Administración Obama se reúnen con los capitostes castristas, luego con sus sátrapas cubazolanos, con mazos de cartas bajo la manga, suministrados por secuaces que gozan de impunidad en EEUU a cambio de información turbia y  comprometedora, negociando no se sabe qué ni en beneficio de quién.

¿Eso es legal según las leyes americanas? ¿Quién les dio a estos sujetos esa patente de corzo para decidir ellos a quién se juzga y a quién no; contra quién van a usar esa información privilegiada y a quién van a dejar indemne?

Sabemos que Obama hizo su carrera en Chicago. ¿Quién podía imaginar que iba a establecer el paraíso del gángster?

Luis Marín

28-06-15

REMISIÓN:

De: Luis Marin <lumarinre@gmail.com>
Fecha: 28 de junio de 2015, 17:08
Asunto: EL CASO EBER

Anuncios

Acerca de Sammy Landaeta Millán

Coronel de la Fuerza Aerea Venezolana, en Situación de Retiro, según resolución N°7446 de fecha 27 de julio de 2000 (Propia solicitud). Licenciado en Ciencias y Artes Militares (Opción Aeronáutica). Especialista en Administración de los Recursos de la Aviación. Maestria en el Empleo del Poder Aéreo. Diplomado Estado Mayor Conjunto N°14. Diplomado Curso Especial de Seguridad y Defensa para Ejecutivos. Piloto Aviador Militar. Piloto de Helicópteros Militares. Piloto de Helicóptero Comercial. Especialista en Busqueda y Salvamento. Edita desde la Gran Caracas. VENEZUELA, el blog LA PROTESTA MILITAR http://laprotestamilitar.blogspot.com
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.