Juventud, divino tesoro. Por: Humberto Seijas Pittaluga. ND.

hspíndiceJuventud, divino tesoro

10 Febrero, 2015

Rubén Darío toma las palabras del título como un ritornello para quejarse de que la mocedad es algo que se va para no volver pero aun así, “terco, / mi sed de amor no tiene fin, / con el cabello gris, me acerco / a los rosales del jardín”. Yo, estas palabras las quiero emplear para reconocer los muchos méritos que han cosechado y siguen cosechando los muchachos de mi patria en esa lucha férrea, prolongada, cívica y ejemplar que han estado desarrollando en su afán de lograr que Venezuela retome las sendas del progreso, de la libertad y de la excelencia.

Los que estamos en la tercera edad, y que tenemos más calva que “cabello gris” del que hablaba el poeta nicaragüense, saludamos sin recelos esas iniciativas frescas, vigorosas, de estos representantes de la actual generación y convocamos a los que los superan en edad pero que no llegan, como nosotros, a la molestam senectutem de la cual habla la canción universitaria, para que los acompañen en esas iniciativas, especialmente en las marchas y protestas de calle. En estos momentos, son esenciales para hacer república y para tratar de lograr la libertad de tantos muchachos injustamente detenidos por reclamar sus derechos.

Me gustó mucho ver, ¡por fin!, a Salvatore Lucchese libre y junto a su familia. Más me gustó que haya salido anhelante de justicia y no sediento de venganza. Y mucho más, que sus primeras palabras a la prensa fuesen para decir que no se sentía feliz de estar en la calle, que solo llegará a estar contento cuando todos los estudiantes que son rehenes del régimen sean liberados, que al logro de esa iniciativa va dedicarse en el futuro inmediato. Se sabe víctima de un atropello judicial, más abyecto por ser cometido por personas que saben de derecho pero que ponen la juridicidad por debajo de las instrucciones nefandas que reciben del régimen. Porque, digámoslo otra vez: la Sala Constitucional no tiene capacidades penales, según el Código Penal, un arresto no puede ser mayor de tres meses, todos los venezolanos sindicados de alguna falta o delito tienen tres instancias para defenderse de las acusaciones, ni siquiera en tiempos de guerra se aceptan los juicios sumarísimos. Todas esas aberraciones las sufrieron Lucchese, Scarano y Ceballos.

Los “magistrados” (hay que usar comillas al nombrarlos) de esa sala, empezando por la Reina del Botox, saben que abusaron de su poder. Y creen que podrán hacerlo eternamente. Pero el poder sempiterno no existe sino en Dios, todos los demás poderes son perecederos, si no, que lo diga el tipo aquel, a quien no dejan descansar. Llegará el día en el que Venezuela vuelva a ser un país de progreso, un Estado de derecho, donde los mandatarios no sean pichones de hegemón, en el cual las sentencias se apeguen tanto a la letra como al espíritu de las normas y en el que los ciudadanos podamos vivir en paz, sin escaseces, sin esbirros y sin temores.

Por todo eso es por lo que luchan los jóvenes actualmente. El Día de la Juventud no debe ser más el ridículo y cada vez más esmirriado desfile en La Victoria organizado por el régimen mediante el carreteo de “jóvenes” que no se montan en el autobús si no les garantizan un pago por marchar con una franela roja, debe ser inmensos caudales de muchachos y muchachas rebosando las principales calles y plazas del país, entonando canciones, mostrando pancartas, reclamando el futuro que les corresponde y que este régimen les ha arrebatado.

Son miles los pecados y delitos cometidos por los actuales mandatarios (que se creen mandantes), pero uno de los más graves es haber obligado a emigrar a tantos graduados de tercer y cuarto nivel, que hacen falta en el país, porque no ven porvenir en una tierra en la que más vale el carné del PUS que un título universitario. Quienes me leen desde antes saben que no los critico. Me duele que se vayan, pero los entiendo. Y lo único que les deseo es la mejor suerte, porque el bagaje intelectual, la fortaleza mental y la voluntad para enfrentar al mundo hostil que les espera afuera y lograr triunfar ya lo tienen. Tanto mérito tienen los que se van con un motivo loable como los que se quedan voceando sus reclamos y exigiendo sus derechos a no seguir apenas sobreviviendo por la incapacidad, la rapacería y la obcecación de unos funcionarios ineptos y no muy legítimos en razón de sus desempeños. Y, por lo que se rumora acerca de la fecha de la muerte del intergaláctico inmortal, como que ni muy legales serían también.

En estos días, ¡todos los honores y preces para nuestro jóvenes! ¡A darles todos los apoyos que sirvan para facilitarles su desenvolvimiento como seres pensantes, críticos del actual estado de cosas! Ellos desfilarán cantando estrofas en criollo que nada han de desmerecer a las del Gaudeamus Igitur que escucharán en el futuro, cuando se gradúen: “Pereat tristitia, / pereant osores. / Pereat diabolus, / quivis antiburschius, / atque irrisores”. (Acabe la tristeza, / acaben los que odian. / Sucumban el diablo, / cualquier otro monstruo, / y quienes nos escarnecen).
hacheseijaspe@gmail.com

FUENTE: Noticiero Digital

Anuncios

Acerca de Sammy Landaeta Millán

Coronel de la Fuerza Aerea Venezolana, en Situación de Retiro, según resolución N°7446 de fecha 27 de julio de 2000 (Propia solicitud). Licenciado en Ciencias y Artes Militares (Opción Aeronáutica). Especialista en Administración de los Recursos de la Aviación. Maestria en el Empleo del Poder Aéreo. Diplomado Estado Mayor Conjunto N°14. Diplomado Curso Especial de Seguridad y Defensa para Ejecutivos. Piloto Aviador Militar. Piloto de Helicópteros Militares. Piloto de Helicóptero Comercial. Especialista en Busqueda y Salvamento. Edita desde la Gran Caracas. VENEZUELA, el blog LA PROTESTA MILITAR http://laprotestamilitar.blogspot.com
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.