Chikungunya: ¿Cómo prevenirlo? Por: Samir Kabbabe. PRODAVINCI.

Chikungunya-Cómo-prevenirlo-por-Samir-Kabbabe-6401

Chikungunya: ¿Cómo prevenirlo?

Por Samir Kabbabe.

La enfermedad producida por el virus del Chikungunya es trasmitida por mosquitos y se caracteriza por la abrupta aparición de fiebre y dolores articulares severos. Ocurre en brotes, como también en grandes epidemias de alta incidencia, y han ocurrido en Africa, Asia, Europa, Océano Pacífico e Índico y ahora en América.

Chikungunya en el mundo. El Chikungunya tiene origen en Tanzania, al este del Africa Central, país costero del Océano Indico. Se identificó el virus en animales reservorios como monos macacos, babuinos y chimpancés, aunque también en otros animales salvajes. Las deforestaciones y las penetraciones a las selvas, han permitido el paso de la infección del virus al ser humano (antropozoonotia), siendo el vector el mosquito Aedes, apareciendo el primer brote conocido en humanos al sur de Tanzania en 1.952. En 2.007 llegó a Italia y Francia.

Para el 2.013, según datos del Banco Mundial, de los casi diez mil millones de habitantes del planeta, el promedio de personas que se movilizan atravesando las fronteras diariamente, es de dos millones. Obviamente la globalización existe, comercial y culturalmente, pero también en la transmisión de enfermedades contagiosas.

Chikungunya-¿Cómo-prevenirlo-por-Samir-Kabbabe-640

Chikungunya en América. Entre 1995 y 2010, se identificaron en EEUU 106 casos en personas que se habían contagiado fuera de ese país. Entre Martinica, Guadalupe y Guyana fueron identificados 15 casos, todos importados, ninguno autóctono o de transmisión local.

Previendo su amenaza y para proyectar medidas que pudieran tomarse para mitigar una inminente epidemia, la OPS (Organización Panamericana de la Salud) convocó a una reunión de expertos en Julio del 2010, produciendo un documento donde se establecen las recomendaciones y guías, que publicaron en 2011 con el título Preparación y respuesta ante la eventual introducción del virus Chikungunya en las Américas. Es una publicación gratis, que se puede bajar e imprimir desde la página web de la OPS y de alta utilidad para cualquier médico clínico, epidemiólogo o autoridad sanitaria. Guerra avisada.

El 06 de Diciembre del 2013 se identificó el primer caso autóctono en el Caribe, específicamente en San Martin, aparentemente a partir de un turista venido de Asia. Comenzando por San Martin la enfermedad se ha diseminado a más de 25 territorios o países de América: Anguila, Antigua y Barbuda, Aruba, Bahamas, Barbados, Islas Vírgenes Británicas, Islas Caimán, Curazao, Costa Rica, Dominica, República Dominicana, El Salvador, Guyana Francesa, Granada, Guadalupe, Guyana, Haití, Martinica, Panamá, Puerto Rico, San Bartolomé, Saint Kitts y Nevis, Santa Lucía, San Martin, San Vicente, Granadinas, Surinam, Trinidad y Tobago, Islas Turcas y Caicos, Estados Unidos, Islas Vírgenes US y Venezuela. Hace seis días se identificaron los primeros casos en Colombia y hace dos días los primeros en Brasil.

Chikungunya-¿Cómo-prevenirlo-por-Samir-Kabbabe-640B

Para el 12 de Septiembre, la OPS tenía identificados 706.093 casos de Chikungunya en América. De ellos, 467.150 pertenecen a la República Dominicana, donde la epidemia comenzó en el mes de Febrero. De los 467.150 casos de la R.D. solo 84 están “confirmados”, con pruebas que demuestran la presencia del virus; el resto de los 467.066 se clasifican como “sospechosos”, que reúnen criterios para el diagnóstico y es así, se contabilizan porque en plena epidemia, es perfectamente válido y sensato que todo el que se presente con los síntomas fundamentales de la enfermedad, la tiene. No tiene mucho sentido gastar recursos escasos en la prueba en plena epidemia. La expectativa para la OPS es que la enfermedad del Chikungunya se disemine a nuevas áreas.

Chikungunya en Venezuela. El primer caso en Venezuela se documentó el 05 de Junio de este año. El 22 de Agosto el Min Salud informaba a la OPS de 195 casos, 125 de ellos de transmisión local, autóctonos. La diseminación se dio por Aragua, Carabobo, Vargas, Guárico, Distrito Capital, Lara, Miranda, Barinas, etc. Para el 12 Septiembre, según consigna el último boletín de la OPS, por los datos que aporta el Min Salud, el número de casos de Chikunya era de 303, todos confirmados por pruebas definitivas de laboratorio, que sólo las puede realizar el Instituto Nacional de Higiene (INH), sin que se hubiera reportado algún caso sospechoso. Cero sospechosos en Venezuela, cuando las emergencias y las consultas de los hospitales, clínicas y ambulatorios están saturadas de pacientes con los síntomas típicos del virus y que los médicos tenemos la responsabilidad y el deber de diagnosticar como “sospechosos”. El 17 de Septiembre, la nueva Ministra de Salud, la Dra. Nancy Pérez, informó a los medios, que se han confirmado 398 casos del virus en el país y hay más de mil enfermos que podrían haber contraído el mal. También se ha informado que dos personas han fallecido por esa causa.

El virus, el vector y la forma de transmisión. Hay tres subtipos del virus Chikungunya. El del Africa Occidental, el del Africa Este Sur Central (ESCA) y el Asiático, que es el que circula en América. Se asegura que la infección por uno de los tres virus genera inmunidad contra los otros subtipos, así que a diferencia del Dengue, puede padecerse una sola vez.

El Aedes aegyti y el Aedes albopictus son los vectores, los mosquitos que transmiten el CHIK. Son justamente los mismos mosquitos que transmiten el Dengue. Y están ampliamente distribuidos en toda América.

Es de señalar que en nuestro país, según el último boletín epidemiológico del MPPS, llevamos poco más de 45.000 casos de Dengue, 35% más que los 33.000 que tuvimos en 2013 para la misma fecha. Habiendo menos lluvias, si no se ha podido controlar el Dengue, pues, parece que tampoco se podrá controlar Chikungunya.

La forma de transmisión es antroponótica; es decir, a una persona infectada, con la enfermedad aguda, en plena enfermedad, con virus circulando en su sangre, la pica el mosquito, chupando su sangre con virus y al picar a otra persona sana, le inocula el virus y contagia la enfermedad. Esto es extremadamente importante saberlo, porque la prevención fundamental es evitar que el enfermo en fase aguda, con virus circulando en su sangre, pueda ser picado por mosquitos.

El período de incubación es usualmente de 3 a 7 días (rango de 1 a 12). En el 3 al 28% de los pacientes puede darse la infección con síntomas muy discretos o sin que éstos aparezcan. Los primeros síntomas, los de la enfermedad aguda, son fiebre de aparición brusca y dolor articular severo y debilitante, en articulaciones simétricas y más comúnmente en manos y pies. Otros síntomas frecuentes son dolor de cabeza, dolores musculares, artritis (dolor con inflamación), conjuntivitis, inflamación de la mucosa de la cavidad bucal, aftas, náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal y erupción (rash) rosada y granulosa con picor, habitualmente diseminada. Esta fase aguda dura de 3 a 10 días.

Chikungunya-¿Cómo-prevenirlo-por-Samir-Kabbabe-640C

En la fase aguda pueden aparecer algunos síntomas atípicos, raros, asociados con complicaciones neurológicas como meningoencefalitis, parálisis, trastornos de coordinación o trastornos sensitivos; complicaciones oculares como neuritis óptica y retinitis; cardiovasculares como arritmia, inflamación cardíaca e insuficiencia cardíaca; dermatológicas como ulceraciones, vesículas, oscurecimiento de la piel y alergia a la luz solar; renales como nefritis e insuficiencia renal; hematológicas como trastornos de coagulación con sangramiento, y otras complicaciones más como hepatitis, pancreatitis, neumonías e insuficiencia respiratoria. La mortalidad en la fase aguda es muy rara, pero puede suceder en los casos atípicos. Las complicaciones tienden a ser más frecuentes en recién nacidos, ancianos frágiles y personas con enfermedades debilitantes.

En la enfermedad aguda es importante la participación del médico, de modo que se puedan descartar enfermedades con síntomas parecidos pero con evolución y desenlaces distintos. Esas enfermedades son el Dengue (que incluso puede coexistir, concomitar con el Chikungunya), Malaria, Mayaro, Leptospirosis (Fiebre íctero hemorrágica), Rubeola, Sarampión, Enterovirus y Artritis Reumatoidea, entre otras.

En fase aguda es primordial descartar Dengue (aunque las pruebas diagnósticas no siempre están disponibles). Las diferencias y semejanzas las detallamos a continuación:

Imagen1

Desde el punto de vista del laboratorio, en Dengue bajan más los glóbulos blancos y las plaquetas, mientras que en Chikungunya no es frecuente que ésta bajen.

Enfermedad Sub Aguda. Después de los primeros diez días, la mayoría de los pacientes sienten mejoría y resolución de los síntomas, sin secuelas; pero hay un porcentaje variable (30 a 66%) que pasan a una segunda fase subaguda, permaneciendo con dolores articulares, o teniendo dolores articulares recidivantes, que van y vienen, en las articulaciones que se habían afectado y algunos hasta hacen artritis, junto con fatiga general, debilidad y síntomas depresivos, hasta por unos tres meses.

Enfermedad crónica. Se caracteriza por la persistencia de síntomas por más de tres meses. La frecuencia con que los pacientes reportan síntomas persistentes varía del 12% al 18% hasta los 18 meses y de 5 a 10% hasta 2 a 3 años después, e incluso algunos desarrollar artritis deformante y hasta incapacitante. La proporción de crónicos es variable según estudios de distintas poblaciones y brotes. Ya sabremos del porcentaje en nuestro país.

El impacto de tener Chikungunya no es banal. El Chikungunya pude dejar secuelas, limitaciones, discapacidades. No es un “Síndrome Febril Agudo” cualquiera. Una epidemia de Chikungunya tampoco es banal para una nación porque impacta en forma significativa en días de reposo y en la productividad y en la atención de enfermos con trastornos articulares crónicos.

Todo paciente tiene el derecho de conocer su diagnóstico, de saber qué tiene y cómo afecta su vida. Todo médico tiene el deber de informarle al paciente su diagnóstico. El dueño de la enfermedad es el propio paciente que la sufre.

Caso Sospechoso y Caso Confirmado. Todo caso de Chikungunya en la comunidad debe comunicarse de inmediato al funcionario de salud pública para permitir la ampliación de las medidas de control en la comunidad al nivel de distrito. La OPS establece claramente los criterios para la definición de los casos.

“Caso sospechoso” es cuando reúne criterios clínicos y epidemiológicos. Los criterios clínicos son: aparición abrupta de fiebre >38,5 y dolores articulares graves o artritis que no se explica por otros trastornos médicos, mientras que los criterios epidemiológicos son: residir o haber visitado zonas epidémicas, en las que se ha informado de transmisión 15 días antes de la aparición de los síntomas.

“Caso confirmado” es cuando el caso sospechoso tiene una prueba de laboratorio que demuestra la presencia del virus. En nuestro país, sólo lo confirma el MPPS.

Mortalidad por Chikungunya. La mortalidad es rara. Los expertos insisten en que ocurre en casos atípicos y afecta principalmente recién nacidos, ancianos frágiles o portadores de enfermedades debilitantes. Que los virus pueden mutar y tener expresiones distintas en algunas poblaciones, es cierto, pero también es cierto que los registros de los casos no siempre son precisos. Si tomáramos por ejemplo, las cifras de República Dominicana, de los casi 450.000 casos, sólo 6 pacientes han fallecido (1,3 por cada 100.000 infectados), pero si tomáramos las cifras de la Isla de Guadalupe, con 77.240 casos y 49 fallecidos o las cifras de la Isla de Martinica, con 61.680 casos y 55 fallecidos, la tasas de mortalidad serían de 63 y de 89 por 100.000 casos, respectivamente.

Tratamiento. No hay tratamiento específico. Sólo soporte con Acetaminofeno o Paracetamol para la fiebre y el dolor y, si no es suficiente, algún antiinflamatorio no esteroideo. La Aspirina podría utilizarse si se descarta Dengue. Los dolores articulares persistentes mejoran con los antiinflamatorios, con esteroides y también con el ejercicio y la fisioterapia.

Prevención. La clave para reducir el riesgo de Chikungunya es mantenerse lejos de sus vectores. Los mosquitos son los animales más letales del mundo para el ser humano (más que el propio ser humano). Dos millones de personas mueren cada año a consecuencia de sus picaduras. Más de 700 millones al año resultan afectadas en el mundo por Malaria, Dengue, Fiebre amarilla, Fiebre del Nilo, Fiebre del Río Rojo, etc.

Habitan por debajo de los 1.800 metros sobre el nivel del mar, es decir, en climas templados y calientes (prácticamente todo nuestro territorio nacional).

Por más medidas que se tomen, los mosquitos podrán picarlo; no todas las estrategias son suficientemente efectivas para que el riesgo sea nulo, pero se pueden tomar medidas para reducir el riesgo a un mínimo.

Los mosquitos son atraídos por el sudor del cuerpo y por el dióxido de carbono que se expulsa al respirar, por lo que el baño diario con agua y jabón para retirar el sudor, obviamente, es mandatorio.

Los mosquitos pican más de día que de noche. Sin embargo, la luz del sol y el calor también les estorban y como nosotros, buscan las sombras. En las noches, cuando no estamos vigiles, hay que asegurar protección; a los mosquitos les atraen algunos aromas de perfumes y lociones, por lo que hay que evitarlos al dormir. Hay que mantener puertas y ventanas cerradas; ellos buscan las temperaturas más templadas del interior de las viviendas. También tienen atracción por las luces de bombillos, lámparas y velas; hay que apagar las luces. El aire de los ventiladores les dificulta su libre desplazamiento pero también mantiene el polvillo circulando en el ambiente. Las temperaturas por debajo de 17°c no son favorables para el mosquito; si tiene aire acondicionado póngalo y cobíjese bien.

Si debe permanecer en áreas donde hay mosquitos, prefiera mangas largas, ropa de colores claros, y tejidos gruesos. Las sandalias sin medias no se recomiendan, es preferible el calzado y uso de medias no delgadas.

Los repelentes químicos de aplicación corporal y/o sobre la ropa, son muy útiles para la protección contra los mosquitos, sean en spray o en cremas. Casi todos contienen DEET (dietilmetilbenzamida) y ácido piperidincarboxílico, que son los más recomendados. Hay que repetirlos, pues a las cuatro o cinco horas, así como los protectores solares, pierden efecto. Evite contacto con los ojos, boca y lesiones en la piel.

Los repelentes naturales como la citronela y el eucalipto son más débiles que los repelentes químicos. Tomar una tableta diaria de Vitamina B1 (Tiamina) produce un olor corporal que espanta al mosquito (aunque también a cualquier otra persona). La aplicación de cremas con Vitamina B1 tienen igual efecto.

Los repelentes de ambiente como los espirales y plaquitas y otros que se ofrecen en el mercado también son efectivos y son más prácticos.

Los mosquiteros son muy seguros y es altamente recomendable su uso para evitar que quien está en fase aguda de enfermedad transmisible por mosquitos, pueda ser picado y permita la transmisión a otra persona, pero hay que verificar que no estén rotos, que estén bien instalados, que se cierren bien, y revisar, antes de cerrarlos, que no haya quedado un mosquito adentro.

Es importante saber que las larvas de los mosquitos crecen rápidamente en recipientes de agua mal tapados o en los que reciben agua de lluvia. Hay que remover el agua de los charcos, cambiar el agua de floreros o materos cada tres días, cambiar diariamente el agua de las mascotas y mantener tapados todos los recipientes o tanques de almacenamiento de agua.

Finalmente, ante una picadura evite el rascado con uñas que puede sobreinfectar la lesión. El calor o hielo local, en la zona de la picadura, son útiles. Cuidado con los antialérgicos tópicos, que con la luz solar producen quemaduras. Tampoco utilice antialérgicos orales sin prescripción médica.

La vacuna. Probablemente tengamos pronto una vacuna que protegerá contra el Chikungunya virus. Hasta los momentos, en la fase inicial de verificación, la misma ha mostrado ser segura, tolerable y efectiva para conferir protección. En el “The Lancet”, una revista médica inglesa del más alto prestigio que circula desde 1858, en su número del 15 de Agosto de 2014, se publicó un artículo que mostró este paso importante en el avance las ciencias médicas para combatir rápidamente este terrible virus emergente.

Por favor protéjase y proteja a los suyos. Trate de difundir esta información. Hable con sus familiares y amigos. Nuestra responsabilidad ciudadana va más allá de lo que corresponde a las del Estado y sus autoridades sanitarias. La participación activa ayuda a controlar y prevenir el Chikungunya, el Dengue, la Malaria y cualquier otra enfermedad.

FUENTE: Blog de Samir Kabbabe. Publicado en PRODAVINCI

Anuncios

Acerca de Sammy Landaeta Millán

Coronel de la Fuerza Aerea Venezolana, en Situación de Retiro, según resolución N°7446 de fecha 27 de julio de 2000 (Propia solicitud). Licenciado en Ciencias y Artes Militares (Opción Aeronáutica). Especialista en Administración de los Recursos de la Aviación. Maestria en el Empleo del Poder Aéreo. Diplomado Estado Mayor Conjunto N°14. Diplomado Curso Especial de Seguridad y Defensa para Ejecutivos. Piloto Aviador Militar. Piloto de Helicópteros Militares. Piloto de Helicóptero Comercial. Especialista en Busqueda y Salvamento. Edita desde la Gran Caracas. VENEZUELA, el blog LA PROTESTA MILITAR http://laprotestamilitar.blogspot.com
Esta entrada fue publicada en INTERNACIONAL, MEDICINA, SOCIEDAD y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.