FASCISMO DEL SIGLO XXI. Por: Rubén Monasterios.

El chavismo es el más corrupto de los gobiernos habidos en toda la historia de Venezuela; es evidente el descarado enriquecimiento de chavistas y sus relacionados que hasta ayer eran pobres. El poder está en manos de una camarilla de individuos que se respaldan recíprocamente en sus abusos, torpezas y saqueos. Las denuncias bien documentadas no son tomadas en cuenta.

Rubén Monasterios
Qué pasa en Venezuela
FASCISMO DEL SIGLO XXI

Casi unánimemente los observadores de la realidad venezolana califican de fascista el régimen iniciado por Chávez y continuado por Maduro, su sucesor designado “a dedo” y aprobado por los Castro de Cuba. ¿Es una exageración de sus opositores?

El fascismo presenta una serie de características que se repiten en todos los regímenes de tal tipo, desde el original impuesto en Italia por Mussolini, hasta algunos de factura más reciente como de Pinochet en Chile; veamos cómo aparecen en la Venezuela sometida al chavismo en la siguiente check list del fascismo.

Pensamiento único.
Chávez se opuso frontalmente al pluralismo ideológico; declaró que en Venezuela debían existir solamente un pensamiento político y un partido: los suyos.
Nacionalismo exacerbado.
Desde los tiempos del dictador Pérez Jiménez (mandato 1952-58) no ha habido un régimen más “patriotero” que el chavista; hasta los músicos de las orquestas sinfónicas tienen que usar una chaqueta con los colores de la bandera. A propósito de encender el sentimiento patriótico a su favor, en una crisis Chávez blufeó con una pretendida guerra con Colombia y movilizó tropas hacia la frontera; es el único gobierno que ha hecho semejante alarde en cosa de medio siglo.
Subordinación de los poderes públicos al Ejecutivo.

En Venezuela todos los jueces y la mayoría de los legisladores literalmente hacen los mandados ordenados por el presidente.
Desprecio por los Derechos Humanos.
La represión es severa, constante y con “gas del bueno” como dijo Chávez. Las policías y la Guardia Nacional allanan, apresan ciudadanos, torturan y arremeten contra manifestaciones pacíficas; como muestra: más de cuarenta muertos por las fuerzas represivas chavistas en las últimas protestas pacíficas. Por primera vez en décadas en Venezuela hay presos políticos, sometidos a condiciones infrahumanas. Se practican expropiaciones arbitrarias. El chavismo repudia a las Organizaciones No Gubernamentales de DDHH nacionales e impide a las internacionales actuar en el país. En Venezuela no hay libertad de prensa; los escasos medios opositores restantes son acosados sistemáticamente; editores y periodistas amenazados y agredidos impunemente. En Venezuela existe declarada discriminación ideológica: quien no se declara chavista no consigue ningún beneficio ni mucho menos trabajo en las empresas del Estado, que es el principal empleador del país.

Manipulación del miedo como recurso de control.
Se ha perdido la cuenta de las denuncias del gobierno de intentos de magnicidio y otras conspiraciones, sin haber presentado pruebas en ningún caso. El chavismo se vale del terrorismo de estado con el fin de amedrentar a la población; dispone de fuerzas de choque solapadas, los llamados “colectivos”, grupos de hampones armados y provistos de motocicletas que dominan en los barrios populares y agreden las manifestaciones pacíficas de los ciudadanos, contando con el respaldo de la Guardia Nacional y de las policías. Probablemente la blandura con el hampa desatada también sea un recurso terrorista del mismo propósito. La simpatía del gobierno con los delincuentes es evidente: es el único país del mundo donde una ministra de Justicia se hace retratar abrazada con los llamados “pranes”, los capos delincuentes que controlan las prisiones.
Propaganda falaz.
El chavismo ha hecho suyo el lema del nazi Joseph Gobbels: “Una mentira repetida se vuelve verdad”.
Identificación de “chivos expiatorios”.
El fascismo jamás es responsable del desastre económico y social; los culpables son los “enemigos del pueblo”; en Venezuela estos son la “burguesía apátrida”, el “imperialismo”, la oposición en general financiada por el Departamento de Estado de USA, o el ex presidente colombiano Álvaro Uribe.

Militarismo.
Casi todos los altos burócratas son militares, muchos de ellos activos. La colectividad castrence cuenta con numerosos privilegios; el número de generales y almirantes no corresponde con el tamaño de la fuerza armada.

Culto a la personalidad.
El retrato de Chávez, su firma, sus frases están en todas partes en dimensiones gigantescas; los beneficios otorgados al pueblo se hacen ver como un regalo suyo; la propaganda lo presenta al nivel del Libertador Simón Bolívar. Se estimula su veneración; su imagen figura en los altares santeros populares al lado de otros personajes de la llamada en Venezuela Corte Malandra.
Desprecio por la intelectualidad y las artes.
Los subsidios a grupos artísticos fueron suspendidos, excepto los concedidos a los declaradamente afectos al gobierno, cuyas obras son “supervisadas”. La universidades públicas están económicamente restringidas y acosadas, imposibilitando su desarrollo. No hay respaldo a la ciencia; los proyectos de investigación de ciencia pura son ridiculizados. La meritocracia ha sido suplantada por la obediencia. La estupidez, la ineficiencia y la vulgaridad son privilegiadas.

Elecciones fraudolentas.
A partir de la primera elección presidencial ganada lícitamente por Chávez en 1998, todas las demás, en todos los niveles de la administración pública, están bajo sospecha de fraude.
Amiguismo y corrupción.
El chavismo es el más corrupto de los gobiernos habidos en toda la historia de Venezuela; es evidente el descarado enriquecimiento de chavistas y sus relacionados que hasta ayer eran pobres. El poder está en manos de una camarilla de individuos que se respaldan recíprocamente en sus abusos, torpezas y saqueos. Las denuncias bien documentadas no son tomadas en cuenta.

ILUSTRACIÓN: Alberto Rodríguez Barrera.

REMISIÓN:
De: Alberto Rodriguez chinorodriguez1710 [Disidentes_de_Altamira] <Disidentes_de_Altamira>
Fecha: 3 de junio de 2014, 9:29
Asunto: [Disidentes_de_Altamira] FASCISMO DEL SIGLO XXI rm ilustrado [8 Attachments]

Anuncios

Acerca de Sammy Landaeta Millán

Coronel de la Fuerza Aerea Venezolana, en Situación de Retiro, según resolución N°7446 de fecha 27 de julio de 2000 (Propia solicitud). Licenciado en Ciencias y Artes Militares (Opción Aeronáutica). Especialista en Administración de los Recursos de la Aviación. Maestria en el Empleo del Poder Aéreo. Diplomado Estado Mayor Conjunto N°14. Diplomado Curso Especial de Seguridad y Defensa para Ejecutivos. Piloto Aviador Militar. Piloto de Helicópteros Militares. Piloto de Helicóptero Comercial. Especialista en Busqueda y Salvamento. Edita desde la Gran Caracas. VENEZUELA, el blog LA PROTESTA MILITAR http://laprotestamilitar.blogspot.com
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.