LA PROTESTA MILITAR:¡QUE SE JODAN! Por: Jpaquín Chaffardet.

41474_587024824_2223_n.jpg
08-10-2012
PARA MIS AMIGOS
¡QUE SE JODAN!

Resulta incomprensible que Chávez haya sido relecto. Resulta insólito que un país que día a día sufre el crimen galopante, la ineficiencia de los servicios públicos, el engaño permanente, el desabastecimiento de alimentos básicos, haya relegido al responsable de la debacle nacional. Eso sin tener en cuenta la destrucción de las industrias básicas, de la agricultura, de PDVSA, y de todo el aparato productivo.

La campaña de Capriles fue un sacrificio personal que no condujo a la victoria de la luz sobre la oscuridad. No deseo para mis hijos ni para mi familia, la vida en la oscuridad. El esfuerzo de Capriles ha sido loable. Pero si los venezolanos, mayoritariamente, prefirieron la oscuridad y el desastre nacional. Allá ellos. Yo no los acompaño en ese deseo, ni me siento parte de esos venezolanos. Por el contrario, me siento avergonzado por ellos, los repudio. No puedo compartir sus anti-valores ni sus decisiones. Me siento totalmente ajeno a esa Venezuela de la sumisión, el militarismo, la corrupción, el jalabolismo, el conformismo y la limosna.

Serán seis años más de atropellos, abusos, muertes y asalto al tesoro público por parte de la boliburguesía. Serán seis años más de promesas y ofertas incumplidas. Serán seis años más de justicia corrompida. De atropello a los derechos humanos. De un gobierno de ladrones. Serán seis años más de hambre y miseria. Serán muchos años más de retroceso. Pero si eso es lo que los venezolanos quieren, lo que los venezolanos desean, que así sea. Que lo sufran y bastante. Pero que no vengan luego a llorar las consecuencias.

Los pueblos a lo largo de la historia han mimado, consentido, elegido y relegido a dictadores y tiranos de toda ralea. Pueblos supuestamente cultos, como el alemán eligieron a Hitler. Por eso, nada de extraño tiene que un pueblo no tan culto ni desarrollado como el alemán quiera a un farsante como presidente por veinte años.

Siempre he sostenido y creído que Chávez representa el espíritu de buena parte de nuestra población: abusador, irrespetuoso de la ley y el orden, chabacano, vulgar, promotor de la irresponsabilidad social y de un simplismo primitivo en sus razonamientos. Desgraciadamente son vicios comunes a la mayoría de los venezolanos.

El militarismo venezolano, en el sentido de admiración por los uniformados, es un cáncer que acompaña a la sociedad venezolana gracias a Bolívar y a los feligreses del enfermizo culto a su personalidad. Chávez ha sabido manipular esa deformación de la cultura venezolana que lo llevó al poder. Me molesta mucho cuando oigo a Chávez y casi todos los políticos nuestros decir que “somos los hijos de Bolívar”. Que vaina más cursi y ridícula. Yo no soy hijo, ni sobrino, ni primo, ni un carajo de Bolívar. El primer narciso y dictador producido por mi Caracas.

Me mueve a risa cuando oigo a los dirigentes de nuestra sociedad hablar del “espíritu democrático de los de los venezolanos” que no es sino un mito más. Y recuerdo como la admiración por los dictadores de uniforme llevó a la enmienda constitucional Nº1 para impedir la elección de Marcos Pérez Jiménez. Gruesos sectores de la población admiraban y deseaban la vuelta del dictador en los años setenta.

Los boliburgueses como los Ruperti, los Salazar Carreño, las Rondón de Sansó, los Víctor Vargas, los Diosdado, las Barbies de la Robolución, etc., deben estar hoy felices. Brincando en una pata. Las Barbies estarán dispuesta a bajarse las pantaletas ante Merentes o ante Isea y los Ruperti o los Salazar ha revolcarse en una cama con Rafael Ramírez por un puñado (grandote) de billetes. Lo que sea para continuar como voraces sanguijuelas saqueando a la Nación a cuatro manos.

Los apagones continuarán pero no importa. Los muertos en las calles de ciudades y pueblos continuarán pero no importa mientras no les toque a ellos, lo importante es la dádiva miserable de la “misión” que al menos les da para la cerveza o el negocio que los convierte en magnates. No importa que no haya empleo, al fin y al cabo trabajar es una ladilla, trabajar es para los burros. No importa que las calles, los puentes y las carreteras se caigan a pedazos, yo no tengo carro dicen los pelabolas y los maganates dicen yo tengo mi Learjet o mi Bombardier. ¡Que se jodan los que tienen carro! No importan que el hampa, cabroneada por el gobierno mate a 20.000 al año, lo que me importa es que me den mi vainita cada semana mientras no me maten a mi, dicen los pelabolas y los magnates dicen: a mi no me preocupa porque tengo camioneta blindada y 10 guardaespaldas. No importa que el gobierno no construya viviendas, yo me conformo con mi rancho. No importa que no hagan escuelas porque por mandar a mis hijos a la escuela no me dan un carajo. No me importa que Chávez regale los dineros de los venezolanos a otras naciones porque en definitiva a mi no me tocaría nada de ese billete.

Además, el comandante-presidente-líder-de-la-robolución, no anda con mariqueras de que si la constitución o las leyes, él es un arrecho, anda por la calle del medio. ¡Así, así, así es que se gobierna! El slogan político más apegado a la mentalidad del venezolano.

Estimados amigos, debo confesarles la verdad: nací en Venezuela, en una Venezuela y en una familia que me decía que debía vivir con dignidad. No escogí nacer en Venezuela. Pero me tocó semejante vaina. No comparto los valores de una población que escoge para dirigir sus destinos a un atorrante como Hugo Chávez. Que le rinde culto a un adefesio moral semejante. A mi edad, en exilio, no dispuesto a someterme a la prisión ordenada por este hijo de puta y en cierto modo compartida por unos cuantos millones de hijos de puta, lo más probable es que nunca más regrese a la que creí y amé como mi patria. A la que le dedique lo que podía dedicarle. Pero la realidad me dice que me equivoqué. Por lo menos la mitad de los venezolanos no merecen mi respeto ni compartir la misma nacionalidad conmigo. O ellos no son venezolanos o yo no soy venezolano. Pónganlo como quieran. No creo en reconciliación ni en lágrimas de cocodrilo.

¡¡¡Escogieron a Chávez hasta el 2019, que se jodan!!!

Prefiero la dureza del exilio que la ignominia de la sumisión a semejante cretino vegetativo.

Joaquín Chaffardet

jchaffardet


Publicado por Blogger para LA PROTESTA MILITAR el 10/08/2012 05:46:00 p.m.

Anuncios

Acerca de Sammy Landaeta Millán

Coronel de la Fuerza Aerea Venezolana, en Situación de Retiro, según resolución N°7446 de fecha 27 de julio de 2000 (Propia solicitud). Licenciado en Ciencias y Artes Militares (Opción Aeronáutica). Especialista en Administración de los Recursos de la Aviación. Maestria en el Empleo del Poder Aéreo. Diplomado Estado Mayor Conjunto N°14. Diplomado Curso Especial de Seguridad y Defensa para Ejecutivos. Piloto Aviador Militar. Piloto de Helicópteros Militares. Piloto de Helicóptero Comercial. Especialista en Busqueda y Salvamento. Edita desde la Gran Caracas. VENEZUELA, el blog LA PROTESTA MILITAR http://laprotestamilitar.blogspot.com
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.